15 de julio de 2017

INICIO > LATINOAMERICA > Ecuador

Ecuador: petróleo y elecciones.

Por: Jane Monaham (BBC).

6 de octubre de 2006

Como parte del ambiente electoral que se vive en Ecuador, los temas relacionados con el sector petrolero toman la palestra. Más aún cuando esta industria tiene un rol dominante en la política y economía de esa nación.

Pese al reciente incremento de los precios del petróleo y el hecho de que Ecuador es el segundo proveedor de crudo a Estados Unidos en América Latina, el país sudamericano aún tiene una onerosa deuda externa.

A las obligaciones inherentes de ese endeudamiento se suma el persistente problema de la pobreza, cuya tasa alcanza el 60%.

Factores excepcionales han afectado la producción de petróleo de Ecuador.

El más dramático ha sido la reciente decisión del presidente Alfredo Palacios de cancelar el contrato de la compañía estadounidense, Occidental Petroleum.

Occidental operaba en pozos petroleros ubicados al nororiente del Amazonas, área que produce casi 100 mil barriles de crudo diarios, cerca de 20% de la producción del 2005.

Incremento global

La absorción de las operaciones de Occidental fue apoyada por los sindicatos y las organizaciones indígenas.

Esto ha representado el mayor choque entre el gobierno ecuatoriano y la empresa privada en muchos años.

A esta incertidumbre que experimentan las compañías extranjeras en la nación andina, se suma la decisión del Congreso de aumentar los impuestos aplicados a las empresas privadas productoras de petróleo de 20% a 50%.

Sin sorpresa, críticos del gobierno, entre los cuales se encuentra la Asociación Nacional de Compañías Petroleras, reaccionaron contundentemente.

Ellos consideran que las medidas gubernamentales tienen motivaciones políticas y son un ejemplo de que un país en vías de desarrollo no respeta los contratos firmados.

Voceros de la compañía nacional, Petroecuador, dijo que la nueva ley no reemplazará contratos existentes y sólo reflejará el reciente aumento de los precios del petróleo.

"Nuestro argumento con las compañías extranjeras de petróleo es que como los precios han aumentado y nosotros somos los dueños de ese recurso, deseamos estar seguros de que los ecuatorianos se beneficiarán de ello", dijo Fernando González, presidente de Petroecuador.

Rene Ortiz, cabeza de la Asociación de Compañías Petroleras en Quito, dijo que mientras las empresas extranjeras de energía están preparadas para aceptar contratos bajo el esquema "50/50" en Venezuela, en Ecuador la situación es otra.

"Los altos costos en Ecuador no lo vale", señaló Ortiz y predijo que "la nueva ley será abandonada por el gobierno que vendrá".

Nuevos contratos

Sin embargo, en lo que va de campaña presidencial ningún candidato en Ecuador ha sugerido que cambiará la nueva legislación y ninguno ha indicado que revertirá la decisión del gobierno de Palacios concerniente al contrato de Occidental Petroleum.

Los ministros de Finanzas y Energía de Ecuador han enfatizado que la absorción de las operaciones de esa compañía no es ni confiscación ni nacionalización, sino que la medida guarda relación con la violación del contrato y el cumplimiento de la ley.

Pese a este contexto, en agosto, el Centro por la Resolución de Disputas de Inversión, un ente que actúa como árbitro y es uno de los brazos del Banco Mundial, rechazó una demanda hecha por Occidental para suspender las actividades de Petroecuador en sus áreas de operación.

Como consecuencia, el gobierno tiene ahora las manos libres para discutir contratos con otras compañías que estén interesadas en la concesión.

Ellas incluyen las empresas Repsol de España, Petrobras de Brasil, Pemex de México y la Corporación China de Petróleo.

Declinando acciones

Todavía no está resuelto cómo se gastará el ingreso extra de $2 mil millones en los próximos 12 meses. Suma que es una de las consecuencias de la aplicación de la nueva ley y de la comercialización del petróleo que fue extraído de las zonas donde Occidental solía operar.

Tampoco se ha respondido cómo otros ingresos de la industria petrolera, que conforman el 40% de las ganancias por exportaciones y una tercera parte de los impuestos, serán invertidos.

Bancos de inversión extranjera y organizaciones multilaterales, como el Banco Mundial, arguyen que Ecuador deberá continuar pagando su deuda externa, que se acerca a los $11 mil millones. Este monto ahora absorbe más de un tercio del presupuesto anual.

Pero los candidatos presidenciales, partiendo de los conservadores y llegando a la tendencia izquierdista representada por el ex ministro de economía, Rafael Correa (ahora al frente de las encuestas de opinión), desean que la deuda externa sea renegociada, con el objeto de invertir en salud, educación y desarrollo tecnológico.

También hay un conflicto de intereses en el gobierno entre el deseo de maximizar los ingresos por motivo del petróleo y la necesidad de Petroecuador de incrementar sus inversiones, producción y áreas de perforación.

La producción de crudo en Ecuador aumentó en 31% entre 2001 y 2005, lo cual también reflejó un incremento de la producción de las compañías privadas. Sin embargo, la participación de Petroecuador en la producción cayó de 58% al 38% por lo anticuado de sus maquinarías, lo reducido de su presupuesto y la carencia de inversión en áreas de mantenimiento.

"Petroecuador se ha convertido en el producto de mayor rentabilidad para el gobierno", comentó Eduardo Naranjo, quien maneja las relaciones institucionales de la compañía nacional.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)