15 de julio de 2017

INICIO > LATINOAMERICA > Venezuela

El Libertador de Arvelo (film)

Por: Simón Rodríguez Porras.

12 de noviembre de 2014

(La clase. Venezula). La representación cinematográfica de la vida de Bolívar realizada por Alberto Arvelo ha suscitado mucha discusión pública. Difícilmente podría ser de otra manera, por el tema tratado en la película, la promoción gubernamental que ha recibido, y las dimensiones de la producción, la más cara en Latinoamérica hasta la fecha. Gran parte de la discusión ha girado en torno a las falsificaciones históricas del guión. Dado el contexto en el que sale a la luz esta producción, es muy importante observar el discurso que subyace a la narración cinematográfica, y sus connotaciones ideológicas. Lo importante de las deformaciones históricas, omisiones, exageraciones o invenciones del guión, es el sentido que ellas adquieren en el discurso del que son tributarias.

Siendo una obra de ficción, sin embargo se percibe un doble juego, pues “El Libertador” comienza mostrando cifras y fechas históricas, lo que sugeriría que se está ante la representación de hechos reales. Y culmina con un fusilamiento de Bolívar, versión que sin estar respaldada por evidencias fue defendida por el presidente Chávez como una verdad ocultada por las oligarquías. Lamentablemente, no pocos espectadores tomarán a la película como un relato histórico.

¿Cómo está construida esta ficción? Bolívar es el centro gravitatorio único de la historia. Los demás personajes, escuetos, se definen con relación a él, un héroe que obra prácticamente solo. Las relaciones sociales, las fuerzas económicas que inciden en el proceso independentista, permanecen invisibles; las contradicciones sociales se naturalizan, aparecen como parte del paisaje. La población misma, las clases y castas que la conforman, no tienden a actuar de acuerdo a intereses propios. Los esclavos apenas intervienen en la trama, siendo un baile la secuencia más significativa en la que aparecen como grupo definido. Sus parlamentos son monosilábicos. Estamos ante una narración que responde al más reaccionario positivismo.

El racismo, la opresión y la explotación del sistema de castas colonial tuvieron una importancia central en el proceso de la independencia. No por accidente las mayorías oprimidas en la primera hora del proceso independentista enfrentaron a los blancos criollos que eran el opresor directo y cotidiano. Oficiales independentistas como Campo Elías, realizaron campañas para capturar a esclavos fugitivos. El propio Bolívar fusiló a Piar, uno de los militares patriotas más geniales, por motivaciones fundamentalmente racistas.

Para reforzar la invisibilización de las contradicciones sociales y económicas de la época, la película de Arvelo muestra el apoyo británico al independentismo, la participación de irlandeses en las filas patriotas, pero no muestra el apoyo haitiano a Bolívar, brindado a cambio de su promesa incumplida de libertar a los esclavos en Venezuela. Engañosamente, el libreto hace que Bolívar plantee que está a favor de la igualdad, y no solo de la de los hombres blancos, mientras que nada muestra de las expectativas de los esclavos y los pobres que participaron en la lucha.

No hay otros personajes de interés: Miranda es un viejo obtuso, Rodríguez un pesado moralista, Sucre un fiel acatador de órdenes, Páez un cobarde, y a Pedro Camejo se le ve por dos segundos. Manuela Sáenz y María Teresa del Toro demuestran cierta inteligencia, pero su único rol en la película es el de compañeras sentimentales de Bolívar. Hay que decir que el propio Bolívar es bastante chato. Como orador resulta limitado, la metáfora del “diluvio de libertad” que emplea repetidamente en la arenga más importante de la película es lamentable. Tampoco se le muestra como estratega militar, pues en las batallas pone a su ejército a embestir de frente contra el enemigo sin mayor planificación, incluso participa directamente en las batallas como un soldado más, contra toda lógica y sentido estratégico. Como político no parece tener muchas luces, dejándose manipular por un banquero inglés que luego fraguaría su supuesto asesinato, o liberando a Santander en aras de una solución política cuyo contenido permanece desconocido para el espectador, para inmediatamente planificar un golpe militar, en un bandazo inexplicable.

Los planteamientos más avanzados de Bolívar, como su rechazo al rol opresor de EEUU en el continente, o su apuesta por la unidad americana, no tienen relevancia en la película. El único virtuosismo de este Bolívar es una voluntad que nunca flaquea, una disposición permanente a batirse a tiro y a espada contra sus enemigos. El suyo es un ímpetu que arrastra por pura fuerza tras de sí a miles de personas incondicionalmente; sin conocer derrotas porque hasta cuando lo fusilan él es quien da la orden. Lejos de la declarada intención de los realizadores de mostrar a un Bolívar humanizado y alejado del mito, se le baja de un pedestal para encumbrarlo en otro igualmente inhumano.

Podríamos concluir que no es equivocado el elogio que le dedica el presidente Maduro a la película por presentar “el Bolívar más chavista que ha habido”. Así es, por la concepción de la historia que transmite, una historia hecha por un único héroe gigantesco que borra los conflictos de clases y de castas, al que el pueblo proporciona numerosos extras para obedecerle en una marcha enérgica hacia delante, sin pausas o vacilaciones. Un Bolívar salido del molde del discurso del poder actual, y por ello vacío de todo contenido revolucionario.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)