24 de agosto de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > La patada del zurdo

ALAN GARCÍA PÉREZ: LO QUE SE VIENE.

Por: El Zurdo.

22 de julio de 2006

Dentro de 8 días Alan García se convertirá en el nuevo presidente del Perú para el período 2006-2011. La gente de la calle que votó por el que aún llaman “caballo loco” tiene profundas esperanzas que Alan García “no cometa los errores de su gobierno pasado”. La población se refiere al período de gobierno de 1985-1990 en el que la situación económica fue la peor pesadilla que le tocó vivir a los peruanos.

Todos recuerdan aún los momentos en que era imposible encontrar un kilo de arroz o un tarro de leche y la despegada diaria del precio de los alimentos. La gente también recuerda a García Pérez por su política hipócrita frente a la agricultura en la que mientras daba créditos a los agricultores, al mismo tiempo facilitaba a los grupos de poder (léase la burguesía nacional) para que puedan importar arroz o maíz con grandes beneficios y subsidiados por el Estado lo que los convertía en competidores sin contrincantes en el mercado. En ese sentido la población nunca iba a comprar arroz nacional a precio elevado (el precio elevado de los productos agrícolas peruanos era lógico por los costos de producción), la población prefería comprar arroz o maíz importado pues era de mejor calidad y a precio mucho más barato (el arroz importado era subsidiado por el gobierno), éso fue lo que creo Alan García. Y esa es una de las razones por las que la agricultura en su gobierno fue una verdadera desgracia y los agricultores pasaron de ser campesinos ricos a campesinos pobres con tierras. Y los verdaderos campesinos pobres, los sin tierra, tuvieron que convertirse en sobre-explotados dadas las condiciones económicas de los campesinos ricos. Es decir la crisis se acentuó.

La crisis fue terrible en Perú y un sólo artículo nunca será suficiente para describir tanta desgracia junta, sin embargo queremos resaltar un aspecto fundamental dentro de todo ésto. Se trata del hecho que Alan García es recordado por la población por lo que venimos de describir en los primeros párrafos.

Sin embargo, la población parece haber olvidado o no se siente concernida por algo más relevante aún dentro de la política de gobierno que adoptó Alan García.

Alan García Pérez debe ser recordado antes que nada por sus grupos paramilitares, por sus escuadrones de la muerte por las matanzas en los penales de Lima, por las fosas comunes, por los crímenes selectivos y las matanzas descaradas contra poblados enteros en las zonas alejadas de la gran Lima, es decir en el otro Perú, en el Perú que los peruanos desconocen y que hasta parece apestarles. El ejército peruano bajo el comando de Alan García Pérez asesinó con clara conciencia de lo que hacían. Los militares bajo el comando y órdenes de García Pérez no cometieron excesos, NO! A eso no se le puede llamar solamente “excesos” los militares peruanos ejecutaron las ordenes que les impuso su comando. Los militares peruanos fueron asesinos a sueldo y sabían lo que hacían. Alan García Pérez fue un genocida al mando de un ejército de civiles y militares que tenia como objetivo destruir todo indicio de rebelión en el Perú y poco importaba el costo elevado de muertes de civiles inocentes. Al final de cuentas, como ya lo dijimos, poco importaba en la ciudad que los diarios hablen de un campesino muerto (cuando lo hacían), al final y al cabo para la ciudad, los serranos huelen mal y tienen cara de terrucos. Esa es parte de la gran fractura social que vive el Perú y que sirvió, y sigue sirviendo para que los gobiernos apliquen su política de exterminio masivo usando para ello las fuerzas armadas.

Alan García Pérez protegió y defendió la formación de las células apristas clandestinas dedicadas a identificar a los presuntos terroristas en las universidades y en los poblados peruanos. Muchas de éstas celulas funcionaron por cuenta propia, porque estaban protegidos y se sentian inmunes con el lenguaje guerrero que utilizaba Alan García.

Uno de los jefes de esos escuadrones apristas fue el muy conocido “chito” Ríos, el mismo que casi se mata al pretender poner una bomba en el local de El Diario (1). Es así como se producieron cientos de dinamitazos en casas de dirigentes populares y que decenas de estudiantes universitarios desaparecieron y fueron ejecutados por las células apristas que juraban le hacían un gran bien al país, luchando a nombre del Partido Aprista Peruano y eliminando “terroristas” que “destruian la democracia”.

Alan García Pérez armó todo un aparato para luchar contra la subversión y el hombre de encargarse del trabajo sucio fue Agustín Mantilla. Fue Mantilla el “héroe” aprista que asumió el rol de encargarse de crear las células apristas, las misams que fueron adiestradas por militares peruanos y que recorrían el Perú entero identificando y señalando a los que el ejército debia matar, pues en el período de Alan Garcia Pérez las cosas funcionaron así.
Agustín Mantilla sabia que se quemaría en ése cargo y sabia que debía asumir el rol de carnicero pero estaba dispuesto a sacrificarse por el Partido Aprista Peruano.

Del mismo modo funcionó el ejército, sin olvidarse que siempre estuvo bajo las órdenes de Alan García Pérez. La comandancia general del ejército creo una estructura subterránea que era la encargada de secuestrar, torturar y asesinar a los sospechosos de terrorismo, a estudiantes y profesores universitarios de posiciones radicales, a dirigentes obreros de tendencia izquierdista y finalmente a militantes y combatientes del Partido Comunista Peruano que caian en sus manos.

Alan García Pérez es un genocida y eso no se debe olvidar, es eso lo que el pueblo peruano debe tener muy en cuenta pues eso es lo que se viene.

Notas.

(1) En realidad éste trabajo era hecho por un grupo de operaciones especiales del Servicio de Inteligencia del Ejército. En ésta ocasión le dieron el trabajo al “chito” Ríos. Pero el “chito” Ríos fracasó en su tentativa, dos apristas que lo acompañaban en ésta acción murieron despedazados por la explosión, la bomba que iban a poner en El Diario explotó dentro del propio carro que conducían. La bomba se activó cuando el carro que conducía el “chito” Rios se metió en uno de los millones de baches que existen en Lima.