24 de mayo de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > La patada del zurdo

LA OPCIÓN DE LA «IZQUIERDA» PERUANA ES LA VERGÜENZA DEL OPORTUNISMO.

Por: El Zurdo.

22 de mayo de 2006

A escasos días de la segunda vuelta electoral, el panorama político peruano no podía ser más deprimente, y es que la población peruana está obligada por ley a elegir entre el genocida con partido (léase APRA) y el militarcillo aventurero.

La «izquierda» peruana, luego de la tremenda paliza recibida en las últimas elecciones, está tratando de arrimarse a cualquiera de los palos del gallinero electoral. Los izquierdosos de «Patria Roja» ya han visto con los ojos de zorro que se manejan al candidato militar Ollanta Humala para darle su empujoncito en la pugna electoral y así tratar de ganarse alguito, ¡claro! se les está escapando la mamadera y no están dispuestos a perderla.

La izquierda caviar también está masturbandose intelectualmente con la opción nacionalista folklórica de Ollanta Humala.

Por su parte los desperdigados arribistas seguidores de Acción Popular, PPC, etc; están haciendo lo imposible por llevar al sillón electoral al genocida Alan García Pérez.

Y nuevamente se repite el panorama de los períodos electorales en el Perú, la población tiene que asistir hipnotizada a éste hediondo ejercicio que impone la democracia de los poderosos, las elecciones.

Dentro de esto resulta mucho más crítico el comportamiento de aquellos que siempre pretendieron luchar al lado del pueblo, de las masas y que hoy por hoy inclinan su voto por un ex-militar, que no dudó en callar con las balas del orden burgués a los campesinos rebeldes en el Alto Huallaga.

Y que la «izquierda» peruana no esconda la cara cuando se enfrente la historia. Los izquierdosos peruanos serán cómplices como lo fueron con la elección de Fujimori a quién no dudaron en entregarle su voto (dizque para cerrarle el paso a Mario Vargas Llosa).

Ahora pretenderán decir que ¡el menor de los males es elegir a Ollanta Humala!

El pueblo peruano tiene que saber manifestarse frente a la actual crisis política peruana y rechazar completamente éstas elecciones. El pueblo no puede ser cómplice directo eligiendo con su voto a cualquiera de los genocidas que hoy por hoy pugnan por el sillón presidencial en el Perú.

El pueblo peruano debe saber manifestarse dignamente y ponerse al margen de las elecciones, basta ya de silencio cómplice.