23 de abril de 2017

INICIO > LATINOAMERICA > Argentina

ACUERDO CGT-PATRONES Y GOBIERNO: EL SALARIO DEL HAMBRE.

11 de agosto de 2006

Por:Socialismo o Barbarie.

La fijación del salario mínimo es el último acto del acuerdo antiobrero entre el gobierno, la burocracia y la patronales que garantiza la tasa de ganancia empresaria más alta en la historia argentina y que el crecimiento récord de los últimos años esté apoyado sobre las espaldas, el sudor y el salario de los trabajadores. Algo empieza a cambiar en Kraft-Terrabusi
El viernes 28/07 el “Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo”, por consenso, subió en cuotas el salario mínimo. Éste se incrementará de 630 a 760 pesos a partir de agosto; se elevará a 780 desde septiembre y, finalmente, en noviembre será de $800 en bruto. A esto hay que descontarle cerca del 13% de cargas previsionales y sociales, es decir, que un trabajador sin hijos cobrará en mano en noviembre cerca de $691. Más allá de cómo el gobierno, los empresarios y la burocracia prestaron los números (agregaron $120 de asignación por dos hijos y una doceava parte correspondiente al aguinaldo), de todas formas, se dibuje como se dibujen los números, no cambia el contendido de las cosas: un reparto de la torta que condena a los trabajadores a vivir en la pobreza.

Según los datos oficiales, cerca de 770.000 trabajadores se “beneficiaran” de este incremento: aquellos a quienes sus mínimos de convenio estén por debajo de esa cifra. Pero esta miseria ni siquiera es aplicable a 4,5 millones de trabajadores en negro: quedan afuera cerca del 44% de los trabajadores en relación de dependencia. Para este sector, la política oficial del gobierno la dictó el ministro Tomada rogándoles a los empresarios que tienen trabajadores en negro que “no despidan a los empleados que pidan un aumento al mínimo”...

Tanto la CGT como la CTA (que finalmente no firmó el acuerdo) fueron a reclamar un salario mínimo que sea igual a la canasta de pobreza. Su propuesta consolida la fragmentación de los trabajadores en tres grandes categorías: los indigentes (con un ingreso que no supera los $370); la media del hambre en que están incluido la mayoría de los trabajadores del país (la canasta de pobreza alrededor de los $860) y los asalariados “privilegiados” que cobrarían cerca del salario mínimo: es decir, alrededor de $2.000.

Recordemos que la Ley de Contrato de Trabajo da una clara definición de los que es el salario mínimo: es “la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte, esparcimiento, vacaciones y previsión”... Hoy, la misma CGT estima el salario mínimo en $1.900 y la CTA calcula este valor en unos $2.200.

Enfrentar a la burocracia. Apoyar a los que luchan. Por un básico de $2.200

“El consenso que se alcanzó en el Consejo de Salario es resultado del equilibrio y el dialogo maduro que mantuvieron las partes en la negociación”, dijo Tomada en el acto de la firma. En realidad, la fijación del salario mínimo es el último acto del acuerdo antiobrero entre el gobierno, la burocracia y la patronales que garantiza, entre otras cosas, que la patronal se quede íntegramente con la productividad, que garantiza la tasa de ganancia empresaria más alta en la historia argentina y que el crecimiento récord de los últimos años esté apoyado sobre las espaldas, el sudor y el salario de los trabajadores. Este acuerdo antiobrero comenzó poniendo un techo del 19% a los reclamos salariales y un cepo a las luchas que empezaban a darse a principio de año. Ahora, se le intenta poner un punto final a la discusión salarial y se la condiciona para el año próximo.

Sin embargo y a pesar de este acuerdo, se está desarrollando en forma tan profunda como molecular, un proceso de recomposición que se manifiesta en el surgimiento de una nueva generación obrera que está haciendo sus primeras “armas” y eligiendo nuevos delgados honestos y luchadores.

El desarrollo de estas experiencias, sumado a apoyar a los que están luchando, como es el caso de los docentes en Córdoba, los trabajadores de la salud de esa misma provincia y otros, es la forma concreta de luchar contra el acuerdo antiobrero de la burocracia, el gobierno y la patronal, junto con una fuerte campaña por un básico que sea un mínimo de dignidad, es decir, no inferior a los $2.200, y no un “mínimo” que se convierte en máximo de $850 de hambre y pobreza.


Kraft-Terrabusi: Algo empieza a cambiar

Por Trabajadores de la alimentación del MAS. Socialismo o Barbarie, periódico,03/06/08

En el último mes ha empezado un nuevo proceso que comienza a dar pelea para reventar las leyes laborales menemistas, las mismas que el gobierno de K mantiene alegremente, las que permiten el manoseo constante de los trabajadores, tomándonos como descartables, superexplotándonos al máximo durante unos meses o años y desechándonos luego sin pena ni gloria. Todo esto pasa en total sintonía entre la patronal y el sindicato (Daer), que no han movido un pelo durante este tiempo para enfrentar esta situación.

Hace unas semanas, ha pasado un hecho histórico en la fábrica: se ha logrado arrancarle un paro a los burócratas del sindicato, que concurrieron a una asamblea general para discutir qué medidas llevar adelante contra el despido de dos compañeros. Ante la presión y decisión de los nuevos delegados y de todos los compañeros presentes, fueron acorralados y obligados a tomar esa medida.

Fue así como por más de una hora se logró pararle la producción al monstruo imperialista Kraft, ejerciendo la gran herramienta de la clase obrera: la asamblea de base abierta y democrática y la acción directa de la huelga. Ante esto, la patronal firmó con la burocracia un acuerdo de reincorporación y un acta donde se harían responsables ante cualquier ataque a los trabajadores que pueda desatar la patronal, con lo que se levantó la medida. Pero, fieles a su tradición, ante el despido dos días después de estos compañeros, salieron a argumentar que eran “faltadores y que era imposible defenderlos”...

Pero esto no quedó ahí. La patronal y los burócratas tienen terror a las asambleas convocadas por los jóvenes delegados y a la participación democrática de todos los trabajadores, y con razón, porque para los intereses que ellos defienden, que no son los nuestros, esto va de contramano.

Intentando frenar esto y con la soga al cuello del paro, llegamos a la finalización de más de 30 contratos de compañeros, que fueron efectivizados en su totalidad, como no ocurría hace años; fue un hecho comentado y discutido en todos los sectores y tomado con gran alegría por los compañeros.

Algunas conclusiones que debemos empezar a sacar son, entre otras, que con la unidad de todos los trabajadores (efectivos, contratados, agencia y tercerizados) podemos doblarle el brazo a la patronal y a sus cómplices del sindicato. Debemos empezar a animarnos a participar y dar pelea por nuestros reclamos junto a los delegados que se pongan a la cabeza de nuestra lucha para terminar con los atropellos de esta multinacional que se llena los bolsillos día a día superexplotando a los trabajadores.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)