10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

BRASIL: EL PARTIDO DE LOS TRABAJADORES (PT) DE LULA SE DIVIDIDE

José Sarney (ANSA)

2 de septiembre de 2009

El Partido de los Trabajadores (PT), del presidente brasileño Luiz Lula da Silva, está dividido debido al apoyo que el bloque de senadores petistas dio al senador José Sarney, acusado de corrupción, y se teme que ese respaldo desgaste la imagen de la agrupación de cara a los comicios presidenciales de 2010.

Lula se reunió ayer con la dirección del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de Sarney, para avanzar en la alianza hacia las elecciones del año próximo, en la que el PT probablemente postulará a Dilma Rousseff como candidata presidencial.

Pero el pacto entre el PT y el PMDB, fortalecido tras el apoyo dado por el partido de Lula a José Sarney, contra quien hay 11 denuncias de corrupción, genera cuestionamientos.

El secretario general del PT, José Eduardo Cardozo, declaró que antes de formalizar un acuerdo con el PMDB, es necesario llegar a un entendimiento "con partidos de izquierda" con los que hay "más" afinidad "programática", publicó hoy Correio Braziliense.

Varios dirigentes del PT han manifestado en los últimos días sus disidencias sobre una coalición con el PMDB, partido donde además de Sarney hay otros dirigentes son sospechados de irregularidades.

El diputado petista Nilmario Miranda sostuvo que el PT necesita tener independencia de Lula, para evitar el desgaste que supone apoyar a figuras como Sarney.

A pesar de las críticas a la alianza con el PMDB el titular del PT, Ricardo Berzoini, reiteró que ésta es prioritaria en la estrategia para conquistar la victoria en las elecciones de 2010, que serán las primeras desde 1989 en las que Lula no será el postulante del PT.

Lula cuenta con una popularidad del 67% según una encuesta publicada hace dos semanas en el diario Folha de Sao Paulo, que registró un aprobación del 16% para la precandidata Rousseff. De todos modos el sector "pragmático" liderado por su titular Berzoini y el presidente honorario del PT, que es el propio Lula, parece contar con más fuerza que el grupo "programático", informa la prensa local.

Dos senadores petistas, Marina Silva y Flavio Arns, renunciaron al partido la semana pasada luego de expresar su desacuerdo con Lula, quien ordenó impedir las investigaciones contra Sarney.

Marina Silva declaró que está pronta para afiliarse al Partido Verde y lanzar su candidatura a la presidencia en 2010 para enfrentar a la probable candidata Dilma Rousseff, apoyada por Lula.

Entre tanto otro senador del PT, Eduadro Suplicy, mostró ayer su desacuerdo con la posición de Lula en el Plenario de la Cámara Alta.

Suplicy, senador por San Pablo y uno de los parlamentarios más votados de Brasil, interrumpió un discurso de Sarney y le pidió explicaciones sobre las acusaciones en su contra.