10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

BOLIVIA: VIOLACION DE LOS DERECHOS DE REFUGIADOS PERUANOS

El caso Cantoral Benavides.

8 de noviembre de 2011

A través de la presente reiteramos nuestra preocupación por la situación que vive el refugiado peruano en Bolivia, José Antonio Cantoral Benavides, quien se encuentra detenido por las autoridades desde el 1º de agosto último sin que se le haya seguido proceso regular de acuerdo a la legislación boliviana e internacional adoptada por el Estado Plurinacional de Bolvia. El Consejo Nacional del Refugiado (CONARE) ha determinado que Cantoral Benavides abandone el país en un lapso de 90 días, plazo que se cumpliría el 5 de noviembre.

Cantoral Benavides fue detenido junto con sus compatriotas Williams Antonio Minaya, Hugo Walter Minaya y Blanca Riveros Alarcón quienes fueron expulsados irregularmente por las autoridades bolivianas y entregados a la policía peruana en la localidad fronteriza de Desaguadero el 5 de agosto pasad. Aunque sólo se les encontró textos de contenido marxista y volantes contra el alza de los precios de la gasolina en Bolivia en diciembre pasado el gobierno boliviano los acusó en un principio de instigación a la comisión de un delito y de organizar células de la guerrilla peruana “Sendero Luminoso”.

Una serie de derechos del señor Cantoral Benavides han sido vulnerados. Desde su detención no se le ha seguido un debido proceso. Fue retenido en las dependencias de la Dirección General de Migraciones del Estado boliviano durante más de 20 días, a pesar que esta medida cautelar no está contemplada en el Código de Procedimientos Penales de Bolivia, ni tampoco existe en los procesos de expulsión de extranjeros que establece el Régimen Legal de Migraciones. Además, durante este lapso no se le realizó ninguna denuncia fiscal y/o acusación formal al detenido, el mismo que no ha tenido derecho a defensa. Recién el 26 de agosto último habría aparecido una orden de arresto domiciliario en su contra. Las autoridades bolivianas hasta la fecha no han resuelto las apelaciones que ha formulado el refugiado peruano en el ejercicio de su derecho a la defensa.

De otro lado, informes médicos realizados tanto por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia y el Instituto de Terapia e Investigación sobre las secuelas de la Tortura y Violencia Estatal en Bolivia, dan cuenta que el ciudadano Cantoral Benavides fue sometido a malos tratos y tortura.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Costa Rica ha solicitado al Estado boliviano medidas cautelares para impedir la expulsión de Cantoral Benavides. La situación del refugiado peruano ha despertado la preocupación también de otras organizaciones y personalidades en América Latina y Europa como Amnistía Internacional, la Comisión Andina de Juristas y la Asociación Iberoamericana de Jueces. Tal es el caso, asimismo, de la congresista del parlamento alemán (Bundestag), Ulla Jellpke, quien le escribió una carta a la CONARE indagando por la situación del refugiado detenido.

La parlamentaria alemana Jellpke escribió en su carta a la CONARE que “...entendemos que la acusación de terrorismo y asociación ilícita que pende sobre el detenido se basa en el hallazgo de panfletos críticos al gobierno boliviano. Esto no debería constitutuir delito alguno y representaría un atentado contra la libertades de pensamiento y expresión y contra el derecho a la participación política que están plenamente reconocidos en la Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia y en tratados internacionales. Por lo mismo, resulta preocupante que se le pretenda expulsar de Bolivia al señor Cantoral Benavides que cuenta con el estatus de refugiado en base a esta acusación. Esto último constituiría, además, una violación contra la Convención de Ginebra de 1951 sobre los derechos de los refugiados”. Tanto esta misiva de la parlamentaria alemana Ulla Jellpke como la carta que le enviamos a la CONARE el 12 de agosto pasado no han obtenido aún respuesta de esta institución. Queremos, a su vez, enfatizar que ninguna de las gestiones que viene realizando nuestra organización pretende atentar contra la soberanía del Estado Plurinacional de Bolivia, siendo el único objetivo precautelar los derechos y garantías individuales del refugiado peruano en Bolivia José Antonio Cantoral Benavides, pues consideramos que el referido ciudadano está expuesto a una situación de alta vulnerabilidad.

Por la presente reiteramos nuestro pedido al Estado Plurinacional de Bolivia para que se le restituyan todos sus derechos civiles y como refugiado al refugiado peruano José Cantoral Benavides y que se le garantice un debido proceso de acuerdo a los principios de un estado de derecho.

Grupo por los Derechos Políticos y Sociales en América Latina

Berlín Germany.