15 de noviembre de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

KIRCHNER: MENTIRAS Y DOBLE DISCURSO

Por: Alternativa Socialista.

24 de febrero de 2007

Aunque todavía no se haya definido quién será el candidato de la Casa Rosada para las elecciones, si será el presidente o su esposa, es evidente que el presidente ordena toda su actividad por la campaña electoral. Y en este sentido hay tres temas que lo desvelan porque cruzan la situación política: los precios, los salarios y el tema de derechos humanos.

Precios. El aumento de precios de los productos básicos que consumen millones de trabajadores y sectores populares se desbocó a pesar de las listas acordadas a fuerza de subsidios con los empresarios. Tanto es así que estos productos aumentaron mucho más que los que no figuran en la lista de precios controlados o llamados libres. La reacción del gobierno frente a lo que es una mala noticia en este año electoral fue matar al cartero. Decretó la intervención del INDEC, y quedó a la vista de la población que, si ya no se podía confiar mucho en los índices de ese organismo por la metodología que usaba, de ahora en adelante todos los números serán dibujados.

Si no pueden o no quieren bajar la pobreza, la indigencia, la inflación, la desocupación, etcétera, la tarea de la interventora del INDEC será esconder todos estos problemas debajo de la alfombra. Kirchner mantiene y aumenta los subsidios a los empresarios, no aplica la Ley de Abastecimiento, no ataca las causas de fondo de la inflación, elige el camino del engaño y la falsedad para que aparezca en la tapa de los diarios, aunque día a día sea más difícil llegar a fin para el pueblo trabajador.

Salarios. De la mano de la inflación y el aumento de precios en los productos básicos va la necesidad de un aumento general de emergencia que involucre a todos los trabajadores, privados y estatales, en blanco y en negro, a los jubilados y a los planes sociales de los desocupados.

Pero la política de Kirchner en sociedad con Moyano, la CGT y los principales dirigentes de la CTA y los sindicatos es la de volver a poner un techo para el aumento salarial a los privados que están en blanco. Ni siquiera habla de los trabajadores en negro que son el 60% de la fuerza laboral y cuyo salario no supera los 400 pesos de promedio. Tampoco habla de las jubilaciones y profundiza el ataque a los planes sociales y la asistencia antes que pensar en aumentar los miserables 150 pesos que cobran desde el 2002 las familias desocupadas.

Pero se esta acumulando presión entre los trabajadores. Acosados por el aumento de precios y los bajos salarios, se preparan, y en muchos casos ya empezaron, luchas por aumento de salarios, como por ejemplo en los hospitales de la provincia de Buenos Aires. Mientras que las declaraciones de Moyano de que estaría por un 30% de aumento salarial todavía no tiene ninguna medida de lucha general que la acompañe.

Por su parte los empresarios siguen acumulando ganancias extraordinarias. Entre bajos salarios y subsidios estatales nunca ganaron tanta plata como ahora. Por eso en cada reunión de trabajadores, asambleas o cuerpos de delegados hay que empezar a exigir un aumento general de salarios acorde a la canasta familiar verdadera, no la dibujada por el gobierno. Lo mismo que un aumento de las jubilaciones y planes sociales. Al tiempo que se sale a la lucha por las reivindicaciones propias.

Derechos Humanos. Kirchner quiere presentarse como el gobierno de los derechos humanos. Su esposa en un reciente viaje a París casi como Jefe de Estado, firmó un tratado de respeto a los derechos humanos con 58 países. Esta es una acción mediática sin efecto práctico, como cuando mandó descolgar el cuadro de Videla. Y es así porque el gobierno no anula los indultos a los genocidas, no termina de poner todo el poder que tiene al servicio de la aparición con vida de Julio López, sigue manteniendo en las fuerzas de seguridad y policiales a los funcionarios que actuaron bajo la dictadura, etcétera.

Lo mismo ocurre con la causa de la Triple A. El gobierno quiere hacer una utilización electoral, pero si de verdad quisiera avanzar podría abrir inmediatamente todos los archivos reservados, tanto de la SIDE y los organismos de “inteligencia”, del Parlamento y el Poder Ejecutivo. Allí están los nombres, los cargos, todos los datos de los responsables materiales y políticos de esos hechos aberrantes.

Sobre la base de esta situación es que los luchadores debemos definir la tareas que tenemos por delante. En primer lugar la denuncia de las maniobras que el gobierno está haciendo con las listas de los precios y exigir la aplicación de la Ley de Abastecimiento, al mismo tiempo que apoyamos las luchas por salarios y exigimos un plan de acción a las direcciones sindicales para conseguir un aumento general de salarios a nivel de la canasta familiar. Desarrollar una enorme campaña por lograr una gran movilización unitaria el 24 de marzo próximo.

Lamentablemente algunos organismos de derechos humanos intentan dividir, alentados por el gobierno, esa jornada. El gobieno quiere capitalizar electoralmente la memoria. Hay que impedirlo, porque el 24 de marzo es de todos. Hay que pelear para lograr la unidad, así lograremos que sean juzgados y castigados todos los genocidas, sus socios y los integrantes e ideólogos de las bandas fascistas como la Triple A.