24 de agosto de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

MUDANZA I FUE UNA MATANZA

Por: Óscar Chumpitaz C.

28 de enero de 2007

Informe de la Policía Nacional determina que ex presidente Alberto Fujimori y la cúpula policial y militar cometieron homicidio calificado en penal Castro Castro. Acusados por terrorismo fueron ejecutados después de rendirse.

La mañana otoñal del miércoles 6 de mayo de 1992, el sol -tan esplendoroso como en un día de verano salió desde muy temprano en Lima. Apenas había trascurrido un mes del autogolpe de Alberto Fujimori y su cúpula militar. Los asaltantes del poder, digitaban desde Palacio de Gobierno y el ‘Pentagonito’ el destino de los peruanos.

Ese día, los diarios de circulación nacional llenaban sus portadas con noticias poco gratas: "Fracasa negociación de la OEA para restablecer democracia’, ‘Gobierno estudia restitución de la pena de muerte’, ‘Piden extraditar a ex ministro aprista Vásquez Bazán.

La dictadura actuaba a su antojo. No obstante, nadie intuyó que aquel día, especialmente soleado, se iniciaría una sucesión de hechos violentos que culminarían con un caso que sería conocido después como La matanza de Castro Castro.

Dirigentes Senderistas

A 14 kilómetros y medio del Palacio de Gobierno, en Canto Grande -zona este de Lima metropolitana- un centenar de reclusos acusados de pertenecer a Sendero Luminoso, se declararon en rebeldía en el penal Miguel Castro Castro. Se oponían a que las 135 mujeres confinadas en el pabellón 1-A fueran trasladadas a la cárcel de Chorrillos.

Entonces purgaban prisión en ese reclusorio confesos dirigentes de SL: Elvia Zanabria, Tito Valle, Janet Talavera, Yovanka Pardavé, Julia Olivos, Ramiro Ninaquispe, Deodato Juárez Cruzatt, Víctor Auqui, José Aranda. Había 436 varones y 135 mujeres presos por terrorismo.

Indagación imparcial

Una minuciosa e imparcial investigación desarrollada por detectives de la División de Investigación
Criminal (Dirincri) entre los años 2002 y 2004, ha puesto al descubierto lo que ya se sospechaba: La dictadura fujimorista se aprovechó del traslado de las reclusas para exterminar a la cúpula senderista presa.

La República da a conocer por primera vez este informe policial que narra, paso a paso, lo que ocurrió en el penal Miguel Castro Castro el 6 de mayo del 92 y los tres días siguientes y que terminó con 41 muertos.

El atestado Nº 121-04-Dirincri PNP señala como presuntos autores del delito de homicidio calificado
al ex presidente Fujimori; al ex ministro del Interior, Juan Briones; al ex director PNP, Adolfo Cuba; al ex jefe de la División Nacional de Operaciones Especiales, Federico Hurtado; al ex jefe de la Unidad Estratégica , Abraham Malpartida; y al ex director del Castro Castro, Gabino Cajahuanca.
La exhaustiva investigación fue sustentada en base a testimonios, exámenes forenses, análisis de balística, protocolos de necropsia, etc. El cúmulo de pruebas demºostraría que las fuerzas de seguridad cometieron un exceso en el uso de armas y explosivos y que el operativo fue organizado y dirigido por la cúpula militar de Fujimori.

Plan "Mudanza I"

La decisión de trasladar a las internas por terrorismo -según el documento, se tomó a nivel del Poder
Ejecutivo, ante la falta de control, pérdida de principio de autoridad y hacinamiento en el penal, dice el informe.

A través del entonces ministro Briones se dispuso que la Policía, a cargo del general Adolfo Cuba, ejecute la operación. Esta misión, por línea de comando, fue delegada al general PNP Miguel Barriga, jefe de la Jefatura de Apoyo a la Justicia y fue este oficial quien ordenó la confección del plan de operaciones "Mudanza I".

El ex presidente Alberto Fujimori supervisó el operativo desde un helicóptero de la Policía que sobrevoló el penal durante los tres días del operativo. Era informado en detalle de cada paso que daba la Policía para doblegar a los reclusos y restablecer el control en el penal.

Día 6 de mayo.

La madrugada del 6 de mayo (2:00 am), la fiscal Mirtha Campos y los adjuntos Emilio Alfaro, Marcelino Sánchez y Espíritu Torero llegaron al cuartel Los Cibeles, en el Rímac. Fueron llamados mediante el oficio Nº 463-JA-O-PNP para participar en el traslado de 135 internas de Castro Castro a Santa Mónica.

A las 3:00 am de dirigieron a Canto Grande. Una hora más tarde iniciaron el plan "Mudanza I", pero cuando intentaron ingresar al pabellón 1-A encontraron las entradas bloqueadas. El comandante Elmer Hidalgo, previa autorización, abrió un boquete con explosivos. El grupo de policías (80 efectivos y 100 alumnos PNP) a cargo del coronel Teófilo Vásquez y los fiscales entraron, pero fueron atacados con explosivos caseros. Dos tiros alcanzaron al suboficial José Hidrogo Olano.

Murieron 14 internos.

Día 7 de mayo El general Alfredo Vivanco declaró que acompañó al general Federico Hurtado al "Pentagonito" para una reunión con los generales Nicolás Hermosa, Briones Dávila, Julio Salazar y Adolfo Cuba. Allí recibieron la orden de controlar el motín en 48 horas. Si no lo lograban, entraría el Ejército.

Día 8 de mayo

El grupo operativo al mando del capitán José Malaga, tomó en la madrugada la parte alta del pabellón 4-B. Para poner fin al conflicto, ese día se concretó una reunión entre los delegados Fiorella Montaño,
Alejandro Oliva y otros con los mandos policiales y la fiscal Mirtha Campos. No se llegó a ningún acuerdo.

Murió el interno Rubén Chihuán.

Los coroneles PNP Jesús Konja y Jesús Pajuelo refieren que ese día llegó al penal Roberto Huamán Azcurra, al mando de 10 hombres.

Día 9 de mayo

Se tomó la decisión de culminar la operación y se designó al mayor Jesús Konja Chacón para que, al mando de su grupo, ingresen al pabellón 4-B con cargas explosivas.

Entre las 16:00 y 17:30 horas los agentes llegaron al primer piso y colocaron una carga C-4. La detonación remeció los cimientos. La concentración de humo, tierra, falta de aire, agua y el hacinamiento, produjo entre los internos un aturdimiento, desesperación y temor a morir. Estos se rindieron y decidieron salir del pabellón 4-B hacia "El Gallinero".

Según los sobrevivientes iban en grupos, abrazados, cantando lemas senderistas, con dirección al portón que da al pasadizo que lleva a la "Tierra de Nadie". Allí fueron acribillados por disparos efectuados por uniformados con el rostro cubierto, que estaban en los techos. Algunos de los internos que sobrevivieron a esa masacre o terminaron heridos, luego fueron seleccionados y llevados a la ’cocina’ donde fueron ejecutados, concluye la Policía.

Operativo fue una secuela del 5 de abril

1) AUTOGOLPE. El gobierno de Fujimori interrumpe el régimen democrático. En ese marco, un mes después, se aprueba el operativo "Mudanza I" dirigido a eliminar a los miembros de la cúpula de SL que estaban en Castro Castro . Lo ha revelado el propio Martín Rivas en su testimonio publicado en "Ojo por ojo", del periodista Umberto Jara.

2) MINISTERIO PÚBLICO Y PODER JUDICIAL. Ambos organismos fueron copados por la dictadura de Fujimori y Montesinos con magistrados como Blanca Nélida Colán.

3) "TRINCHERAS LUMINOSAS". SL había convertido los penales, en donde estaban presos sus militantes y cabecillas, en centros de adiestramiento bajo su control. Un video que mostraba los desfiles con bosques de banderas y clases de adoctrinamiento fue filtrado por el SIN a los medios televisivos. 4) CADENA DE HECHOS. La decisión de trasladar a las internas sentenciadas por terrorismo en el penal Castro Castro al de Santa Mónica fue la última de una serie de hechos que terminaron con el operativo.