18 de mayo de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

ESPAÑA: 24 AÑOS EN LAS MAZMORRAS DEL ESTADO FASCISTA

Josefina García Aramburu, hospitaliza.

21 de diciembre de 2006

(Socorro Rojo Internacional, 21 de diciembre). La situación médica de nuestra camarada Josefina García Aranburu se ha complicado de nuevo y la han tenido que ingresar de nuevo en el Hospital 12 de Octubre de Madrid desde la prisión de Alcalá-Meco.

Su estado de salud es tan sumamente delicado que apenas ha podido aguantar dos meses en el presidio. Pero el Estado fascista, aunque se le llena la boca de paz y otras buenas palabras, no persigue más que el exterminio de los los presos políticos, acabar poco a poco con las escasas fuerzas físicas que aún les restan después de décadas de encierro injustificado.

En el caso de nuestra heroica camarada Josefina, el deterioro de su situación es consecuencia directa de la peregrinación por las cárceles francesas y españolas y del brutal trato padecido. Sin embargo, su moral no se ha resentido ni ún ápice, sigue con el ánimo muy alto y con ganas de salir a la calle para continuar en la lucha. Es un ejemplo de integridad y de coraje para todos los antifascistas.

Los médicos del hospital ya advirtieron a la prisión que el único tratamiento válido para Josefina es su liberación de la cárcel porque para una dolencia cardiaca como la que ella padece cualquier situación de reclusión la agrava, como efectivamente estamos comprobando.
Como ya advertimos a finales del verano, a cardiopatía de la camarada se le ha unido una hernia discal causada por el forcejeo mantenido con la Gendarmería en el Palacio de Justicia de París durante su juicio, del que fue expulsada violentamente varias veces, dislocándole uno de los brazos.

Los médicos han advertido que debe ser operada también de la hernia, ya que le causa dolores intensos por todo el cuerpo.
El 5 de setiembre se celebró en la Audiencia Nacional el juicio de apelación sobre su libertad, que había sido denegada antes por los jueces Garzón y Marlaska. El Fiscal pidió que continuara en prisión porque no se había entregado voluntariamente a las autoridades sino que habían tenido que pedir la extradición a Francia. Se olvidaba que, una vez cumplida su pena de cárcel en Francia, no fue puesta en libertad sino trasladada a uns prisión española para prolongarla y que no pretenden otra cosa sino hacer que cumpla dos penas sucesivas por los mismos hechos, lo que es contrario a todas las leyes del mundo.

También dijo que había un riesgo de que se fugara y volviera a la lucha clandestina. Entonces el abogado le recordó que estaba ingresada en un hospital después de tres anginas de pecho que había tenido justo un mes antes y que era imposible no solamente la fuga sino incluso que se pudiera mover de la cama.

Su abogado defensor calificó la situacion de prisión de gratuita y desproporcionada, una situación que jamás se había conocido ni siquiera en los peores tiempos y que carecía de cualquier respaldo legal, incluso de las leyes españolas, porque ya había cumplido su condena y que todo eso constaba en los papeles judiciales de Josefina.
Josefina fue ingresada el pasado 14 de agosto en el Hospital 12 de Octubre de Madrid procedente de la prisión de Alcalá-Meco después de padecer tres anginas de pecho consecutivas.

Nada más llegar al aeropuerto de Barajas y llevada a los calabozos de la Audiencia Nazional tuvo que ser examinada por el médico forense porque su situación era muy grave, con riesgo más que evidente de ataques al corazón. Tanto el médico forense como el juez Marlaska pudieron ver los informes médicos y la medicación que Josefina traía desde Francia.
A Josefina se le tiene como verdadero rehén por una condena y delito que ya tiene cumplido, con lo cual su situación se convierte en el secuestro de una persona con una grave enfermedad. ¿Hablarán de paz y tolerancia sus secuestradores y exterminadores?.

Fina estuvo presa 20 años en España, siendo brutalmente torturada, por su militancia en los GRAPO. Tras su puesta en libertad, se volvió a incorporar a la lucha política, pasando a la clandestinidad como militante del PCE(r). Fue detenida en 2002 en París y juzgada en Francia. Cumplida su condena en el país galo, donde fue torturada y golpeada en su juicio, cosa que agravó aún mucho más su precario estado de salud, fue ilegalmente extraditada a España, donde no tiene ninguna causa pendiente y por lo tanto se le tiene secuestrada por delitos ¡¡que ya tiene cumplidos!!

Esa es la terrible situación: más de 24 años de cárcel, con la salud totalmente rota por su estancia en prisión y las torturas a la que ha sido sometida, con la condena no sólo totalmente cumplida, sino sin causas abiertas. Callar esta situación de extrema gravedad de esta revolucionaria presa, es contribuir con el exterminio a que son sometidos los presos y presas políticas. Si queremos la paz, ¡luchemos contra la guerra sucia carcelaria!.

Carta sobre su informe médico, 27 de marzo de 2006.

Hace tres años y medio, poco después de entrar en la cárcel, me diagnosticaron una obstrucción de la aorta del orden de un 50 por ciento de diámetro. Señalaros que debía tener un control anual para seguir su evolución. El último informe (diciembre 2004, hace mas de un año) señala: importante infiltración de la aorta subrenal, infiltración moderada de la red arterial de los miembros inferiores, sin lesión hemodinámica, placas no calcificadas regulares de las bifurcaciones y del bulbo de las carótidas internas sin estenosis traducido al castellano significa, más o menos, que estamos ante una obstrucción de la aorta, aunque la sangre pasa bien y que hay algunas placas en arterias de piernas y cuello que no son muy importante, principalmente porque no están calcificadas. En cualquier caso, se aconseja que se le controle anualmente mediante un dopler (una especie de ecografía).

A raíz de este último informe, el cardiólogo pide una prueba de esfuerzo que no logré superar por agotamiento y dolor interno en las piernas. Vistos los resultados, el mismo cardiólogo pide que se me realice una centigrafía miocárdica con thalium persantine y, entre tanto, me prescribe una medicación en prevención de una posible angina de pecho.

En dicha prueba, se señala que hay un estrechamiento del segmento infero-apical y del septum infero-basal (al aplicar el persantine, liquido que te inyectan en goteo por vena y que es el correspondiente a una situación de esfuerzo) cuantitativamente no significativo, pero que mejora en estado de reposo (sobre todo, en el inferior). ¿Pequeña isquemia?. Con esta pregunta, concluye el informe del Hospital de la calle (julio del 2005). Y me añaden una nueva medicación para el corazón.

Durante y, sobre todo, después del juicio, me fui sintiendo más floja de día en día, con la tensión siempre excesivamente baja. Lo achacábamos a un agotamiento excesivo por el trabajo desplegado en relación con el juicio y por la tensión de esas tres semanas, pero yo ya estaba de vacaciones y cada vez me sentía peor.

En dos ocasiones (octubre y enero 2006) fuertes dolores en brazo izquierdo y pecho. La primera vez, el médico de urgencias me dijo que era un problema de ansiedad, me ofreció calmantes para el dolor y pastillas para dormir. Lo rechacé y me volví a la celda con mi dolor. Días después, y dado queel dolor del brazo no cesaba pedí consulta médica ordinaria y se me diagnosticó que el dolor podía ser consecuencia del trato que me habían dado los gendarmes durante el juicio. Y, efectivamente, la radiografía confirmó tenía un pinzamiento en las vértebras C4 - C5 (cervicales).

En Enero, me volvió el dolor intenso de brazo y pecho y el médico de urgencias que esta vez (afortunadamente para mí, bastante más profesional), tras hacerme el electro de rigor y compararlo con los anteriores, me dijo que era igual al de octubre (cuando el anterior médico de urgencias). Y que, a diferencia de los demás, ambos mostraban una ligera anomalía. Mostró, además, su desacuerdo con algunos aspectos del expediente médico y, por su cuenta, pidió que me hicieran una coronografía, cuyo resultado es el que ya sabéis: Angor spastique (no sé cómo traducirlo en castellano). Según lo que me han explicado, las arterias irrigan bien la sangre al corazón en condiciones normales de calma y reposo, pero dos de ellas se contraen cuando hago un esfuerzo, cuando estoy muy en tensión (también le pueden afectar, por ejemplo, cambios bruscos de temperatura).

Enero y febrero han sido, junto con diciembre tres meses bastante duros porque me han cambiado de medicación ni recuerdo ya el número de veces a causa de las bajadas de tensión. Eso es probable que me provocara hasta una bajada en picado de glóbulos blancos y rojos (casi a la mitad en un solo mes). Ahora, en la analítica que me han hecho aquí, me han diagnosticado una anemia ferropénica, sin embargo, los glóbulos blancos se han recuperado.
Resumiendo todo este pequeño lío:

- Obstrucción de la aorta en un 50% de diámetro con algunas placas no calcificadas en piernas y cuello.
- Angor spastiesque cuando hago esfuerzos o estoy en tensión.
- Problemas con la medicación. Debería tomar una mayor dosis de algunos de los medicamentos del corazón, pero mi tensión arterial (normalmente baja) no lo tolera porque cae en picado.
- Anemia ferropénica (falta o mala asimilación del hierro). Hematíes, hematocritos y ferritina bajos.

A la semana de llegar aquí a España, me pidieron una salida preferente (con carácter más o menos urgente) al cardiólogo. Ya ha pasado un mes sigo sin que me saquen (soy FIES y eso complica las cosas es la explicación que han dejado caer). Y eso cuando tendría que estar ya en la calle (lo mismo que Marcos Regueira o que Xaquin González cuando lo extraditen) porque yo ya he cumplido la condena en Francia por el mismo delito por el que me acusan aquí, lo que hace aún más intolerable la situación. Pero en fin, así están las cosas y habrá que presionar para que, en cumplimiento de sus propias leyes, me pongan en la calle antes de que mi situación empeore.

Un inmenso abrazo para todos-as.