15 de agosto de 2020

INICIO > LATINOAMERICA

PERU: UNA DEMOCRACIA DE PAPEL

Por: Paco Muguiro Ibarra S.J.

2 de febrero de 2013

Lo que acabamos de padecer los ciudadanos/as del país con la subida de los sueldos de los congresistas, otorgado por ellos mismos, nos demuestra que nuestra democracia es de papel. Porque uno de los tres poderes del Estado que ya de por sí estaba desprestigiado terminó dándose el tiro de gracia. Se ha terminado de deslegitimizar. ¿Con qué criterios van a dar leyes que favorezcan la inclusión cuando ellos se están dando medidas que excluyen más todavía? Así que a nuestros congresistas el pueblo les paga un sueldo de 15.000 soles, 20 veces mayor que el salario mínimo de 750 nuevos soles, que ojalá ganaran todos los peruanos/as, pero además, para no dañar este sueldazo, se les entregaba la cantidad, nada despreciable, de siete mil soles más, para sus viáticos. Con ello recibían unos 22.000 soles, lo que supone 30 veces el salario mínimo. Pues señores esa cantidad que traducida en dólares asciende a 8.300 $ les parece insuficiente para realizar su trabajo de servidores del bien común, y deciden, sin vergüenza, y frente a los reclamos justos, no escuchados de aumentos salariales, de muchos sectores del Estado, añadir a su sueldo 7.000 nuevos soles. Ahora es 42 veces más alto que el salario mínimo y 20 veces más alto que el de un docente, al cual se le niega el derecho a huelga por reclamar un aumento salarial...

Esta subida no es justificable aunque hicieran un buen trabajo, pero lo malo es que el trabajo que hacen es deficiente y malo. No se ponen de acuerdo para elegir a un Defensor del Pueblo, no han sido capaces de completar los miembros del tribunal constitucional, la corrupción aumenta y estamos considerados entre los 10 primeros países de 26 como los más corruptos; la brecha entre los niños pobres y los ricos es la más alta del mundo de 179% y seguridad ciudadana no existe ni siquiera en las cárceles de Alta Seguridad, donde los delincuentes más peligrosos se escapan, como acabamos de ver en el caso de Gringacho, y en La República de ayer, 6 de Enero, se decía que se estaban tomando medidas estrictas para que no se escapara de la cárcel de Alta Seguridad de Piedras Gordas el temible delincuente llamado “Viejo Paco”. Y si esa es la seguridad de las prisiones de Alta Seguridad, díganme a mi qué seguridad le queda al ciudadano/a de a pié. Y si repasamos qué pasa con la salud o la educación a nivel nacional veríamos que está por los suelos.

Si ante estos problemas no resueltos, por falta de un mínimo trabajo de calidad política, además se suben el sueldo contra toda la opinión pública, nos va a parecer que mejor no haya Congreso, y de eso a que llegue un líder carismático y lo cierre hay solo un paso y con aprobación de la mayoría de los ciudadanos/as, Lo que hace de nuestra democracia una democracia de papel.

La sociedad civil debería tomar acciones contra todos los congresistas y no recibirlos nunca cuando lleguen a sus regiones, prescindir de ellos totalmente, para que no usen de argumento nuestro servicio, ponernos por turno a lavar la bandera nacional delante del Congreso todos los días, hasta que se reduzcan lo que se han subido, y hacerlo organizadamente con los 24 congresistas que recapacitaron y dicen que no los van a cobrar. Es nuestra obligación porque lo hacen con nuestro dinero y con pocos resultados.