10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

CUBA: AVANZA EL CAPITAL PRIVADO

XINHUA

31 de enero de 2012

El gobierno cubano prevé este año un incremento de 240.000 trabajadores no estatales, los que sumados a los actuales 357.000 superarán el medio millón, informó la Gaceta Oficial de la República.

"Se incrementará la ocupación en 70.000 trabajadores, lo que resulta de una disminución de 170.000 empleados en entidades estatales y el aumento de 240.000 en otras formas no estatales", señaló el Plan de la Economía para 2012, aprobado en diciembre último por el Parlamento y recién publicado por la Gaceta Oficial.

Los 240.000 previstos para este año, más 357.000 registrados al cierre de 2011, sumarían unos 600.000 "trabajadores por cuenta propia", como se denomina en la isla a quienes laboran fuera del sector estatal.

En el año que recién terminó, el gobierno comenzó a aplicar un programa de "actualización del modelo económico", que incluye un aligeramiento de las plantillas estatales con la salida del sector de 1,5 millones de empleados públicos.

Desde octubre pasado, el empleo en el sector no estatal (privados y cooperativistas) aumentó de 142.000 a 357.000, aunque el 82 por ciento de los nuevos ingresos fueron personas sin vínculo laboral o jubilados y sólo 18 por ciento procedió de aquellos cuyo empleo estatal fue cancelado, informó en diciembre el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

El Plan anual prevé que en este año 170.000 cubanos pasen a "otras formas no estatales", sector que debe asimilar además 70.000 personas que comienzan la vida laboral.

Hace apenas unas semanas, barberos y peluqueros estatales fueron convertidos en privados, luego de que el gobierno les arrendara sus antiguos lugares de trabajo, una experiencia que este año se comenzó a aplicar con reparadores de equipos electrodomésticos, calzado y otros oficios, mientras se estudian fórmulas para aplicar en otros servicios.

De acuerdo con el concepto económico que impulsa ahora el gobierno cubano, el estado debe eliminar gastos excesivos de manera urgente sin afectar los grandes beneficios sociales en salud pública y educación, que son de acceso gratuito y universal.

La semana anterior entró en vigor un decreto gubernamental, anunciado en diciembre, que permite dar subsidios a las personas no solventes para que compren materiales de construcción o paguen la mano de obra con el fin de reparar, reconstruir o levantar sus casas con esfuerzo propio.

Ese es el primer paso en la anunciada decisión oficial de eliminar paulatinamente los subsidios "a productos" que benefician a la población en su conjunto, para pasar a otros "a personas" que apoyan solo a quienes lo necesitan, un camino por el que las autoridades planean avanzar en este 2012.

En noviembre, el Banco Central anunció el inicio del otorgamiento de créditos "para desarrollar el sector de la economía no estatal, incrementar la producción agropecuaria, e impulsar la rehabilitación o reparación de viviendas por esfuerzo propio", tres de las necesidades más apremiantes del país.

De manera paralela, la entidad bancaria dio a conocer una reglamentación para que los trabajadores independientes o campesinos puedan cobrar por servicios o productos brindados a empresas o entidades estatales.

De esa manera los contratistas recibirán el pago en pesos cubanos en una variedad de modalidades que va desde el efectivo, pasando por la transferencia bancaria, hasta la carta de crédito y la letra de cambio, luego de que las dependencias acuerden mediante contratos los servicios o bienes necesarios.

La medida complementa otra recién anunciada que permite a los productores agrícolas, cooperativistas o empresas agropecuarias, vender sus productos a los centros turísticos de manera directa sin la mediación estatal.

Todas esas medidas forman parte de un programa de "actualización del modelo económico" que impulsa el presidente Castro y fue refrendado en abril último por el VI Congreso del Partido Comunista con la aprobación de una "hoja de ruta" con más de 300 disposiciones.