10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

“PRIMERA DAMA” PERUANA LA IMAGEN DE UN PAIS EN RUINA POLITICA

El Diario Internacional.

31 de diciembre de 2011

Nadine, es el nombre de la “primera dama”. Ella es esposa de Ollanta Humala y su rol es hacer lo que otras “primeras damas” han hecho cuando el marido llegó a la presidencia. En realidad estas mujeres no son nada. Su rol es hacer el ridículo, y hacer la comedia de las buenas “damas”, que hacen el bien caritativo y se mezclan con la mendicidad de la población pobre. Nadine (nombre en francés copiado de una telenovela). Estas mujeres, así lo presenta la prensa ramplona y mercenarizada del Perú, como si fueran inteligentes, desprendidas del dinero, activas, y listas para hacer el bien común. Son virtuosas como la famosa Santa Rosa.

Estas mujeres santas o santificadas, ya no les interesa la “relación carnal” con el presidente marido. Su rol es soportar todo. Ahí están los casos de “madame Eliane Karp”, la famosa “primera dama” de Alejandro Toledo, quien hacia creer que era capaz de hablar con los muertos, dioses y fantasmas. Decía que hablaba varios idiomas, entre ellos el quechua y aymara, pero curiosamente no entendía ni pío de política. Otro caso fue la “primera dama” de Alan García Pérez. Pobre mujer, fue presentada como la “esposa perfecta”. Pilar Nores, se hizo famosa cuando su marido el “gordo” Alan García, le obsequio públicamente (en la televisión y todos los medios) la llegada de un nuevo hijo, fruto de sus carnavales sexuales fuera del matrimonio. Y Pilar Nores, la santa “primera dame”, lo acogió con cariño y resignación franciscana.

No hay que olvidar tampoco a la "primera dama" de Alberto Fujimori. Susana Higuchi, fue la que en parte financió la campaña electoral de su marido que apenas ganaba para vivir. Al inicio de la presidencia de Fujimori todo marchó bien para ella. Se dedicó con ahínco a distribuir ropa usada según ella para “ayudar a los pobres”. Se presentaba públicamente agarrada de la mano de su marido presidente, y la televisión los mostraba como la perfecta pareja presidencial. Hasta que un día, entre ella y Fujimori se interpuso Vladimiro Montesinos. Ahí se inicio el calvario de Susana Higuchi. Su marido comenzó a tratarla peor que a un perro, y hasta fue conducida a los sótanos del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN). Declarada loca fue amarrada en una cama de metal, donde cada día Fujimori y Montesinos le aplicaban inyecciones para mantenerla drogada. Su vida de “primera dama” le salió caro y se volvió un infierno. Hasta su hija, la “famosa” Keiko Fujimori la abandonó y declaró a los medios oficiales que su madre estaba trastornada.

Asi llegamos ahora a la santa “Nadine” “primera dama” del militar Ollanta Humala. Ella, como las anteriores santas que pasaron por palacio, cree saberlo todo, incluso la política. Pobre mujer, no sabe lo que les espera. Ella acaba de decir que comparte la indignación nacional por salida de terroristas. Según esta santa, en el río Ene (VRAE) “las fuerzas del orden son blanco del terrorismo, a los sentenciados por ese delito se les está permitiendo salir del país”. Se refirió a Lori Berenson, una norteamericana presa durante muchos años acusada de pertenecer al MRTA.