22 de julio de 2014
edicion 437
Información y análisis de América Latina y del mundo

MORTALIDAD INFANTIL POR DESNUTRICIÓN EN ARGENTINA

Mariana Bosio (PCT)

Martes 5 de abril de 2011

La nota (parte de ella) que se encuentra a continuación, fue escrita en octubre del 2010. Escrita con dolor, bronca, e indignación. Los mismos sentimientos que renacen ante cada injusticia social.

Hace escasos días, los medios de comunicación informaban acerca de seis nuevas muertes infantiles por desnutrición en Misiones. En este mismo momento, acaban de anunciar un séptimo e inocente fallecimiento. Claro que el panorama no es alentador ante una noticia así, más aún si tenemos en cuenta el venidero aumento de la inflación y consecuente incremento de la pobreza.

Es por ello que creí conveniente agregar estos nuevos datos a lo ya escrito hace meses, pero aún vigente… escrito, como dije antes, con dolor, bronca, indignación; pero también con el convencimiento de que otra realidad es posible. Una realidad justa y digna para las mayorías populares.

Está en nuestras manos cambiar esta perversa suerte para muchos.

"Hago lo que hago porque quiero a la justicia. Si bien yo nací en una familia de pequeños propietarios y no he experimentado la injusticia que sufre tanta gente, tantos trabajadores, sé que no sólo lucha contra ella quien la padece, sino también quien la comprende. Claro que la represión la hemos sufrido nosotros también. Pero lo fundamental es que todos los que tenemos un concepto de justicia y equidad, debemos luchar para construir una nueva sociedad que permita al hombre salir de la enajenación a que lo conduce este sistema que afecta hasta el derecho de vivir. La mortalidad infantil, el analfabetismo, la deficiencia sanitaria, la falta de vivienda son parte de este sistema injusto." (Agustín Tosco)

Infancias pobres: Mortalidad infantil por desnutrición en argentina

La nutrición, sabemos, es esencial - durante la gestación y posteriormente en los dos y tres primeros años de vida - para el desarrollo cerebral humano. El crecimiento del cerebro se desarrolla fundamentalmente durante los últimos tres meses dentro de la panza de la mamá. Por ende, podemos afirmar, que la desnutrición prenatal y la sufrida durante los tres primeros años de vida del niño, impide el normal y correcto crecimiento de su cerebro; pero no sólo eso (como si ya fuera poco), sino que además de detenerlo, lo disminuye. De esta forma, la nutrición del niño en edad prenatal y hasta los 3 años de edad, constituye un lugar importante, imprescindible para el desarrollo de su aprendizaje y su desarrollo infantil. Cada uno de los casos de niños desnutridos presenta serios trastornos, entre otros, en lo cognitivo.

Quienes somos docentes podemos ver en nuestras aulas, la forma en que la mala nutrición influye en el proceso de aprendizaje, tanto en el cansancio físico, debilidad, como así también en la falta de atención. Teniendo en cuenta lo alarmante de las consecuencias que acarrean los trastornos alimenticios en chicos que no tienen acceso a lo básico para la subsistencia, duele saber que estos no son solo datos informativos, sino que una importante parte de nuestra población de pequeña edad lo sufre día a día y en muchos casos no llegan a adultos para poder dar testimonio de ello.

En Argentina, la mortalidad infantil es del 13,8 por mil, afectando principalmente las provincias que integran el noreste y noroeste de nuestro país, encabezado por Formosa con un 22,9 por mil. Los factores rondan en la situación socioeconómica, necesidades básicas insatisfechas, deficiencia en el sistema de salud, falta de acceso a servicios como el agua potable.

Ocho de cada diez niños y adolescentes no poseen los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades mínimas en las provincias norteñas. Según “el Centro de Estudios de Nutrición Infantil […] el 35% de la población no puede acceder a los alimentos básicos, aunque destine a ello el 66% de sus ingresos” ( La Gaceta de Tucumán – 12 de junio de 2010).

Frente a estos números que se manejan oficialmente, Abel Albino (médico pediatra y presidente de CONIN - Cooperadora para la Nutrición Infantil ), aseguró en una entrevista en junio de 2010, que dichas cifras (las cuales alarman), son estadísticas que en su manejo "se manosea y bastardea todo. Lo que podemos decir es que la mortalidad infantil es un indicador indirecto de desnutrición". Agregó además: "Si tenemos mortalidad de 20 niños por cada mil nacidos vivos, tenemos que tener desnutrición en 20 de cada mil chicos. Si comparamos este índice con el de Chile, que tiene el 7,5 por mil, es altísimo. Tenemos unas 3 veces más mortalidad que Chile, siendo un país con 100 veces más de posibilidades que Chile".

Es difícil digerir el cinismo con el que pueden expresarse lo más vil, corrupto y mezquino de los representantes de la política burguesa. En octubre de 2010, la indignación fue provocada por las declaraciones del gobernador kirchnerista de Misiones, Maurice Closs. Los medios de comunicación (burgueses también, pero opositores por cierto) hacían pública la escandalosa y, por sobre todas las cosas, dolorosa cantidad de niños desnutridos y fallecidos, por dicha problemática, en la provincia de Misiones. Lo cierto es que se registran en esta provincia cerca de 6.000 chicos con cuadros de desnutrición y en lo que respecta al año pasado, fueron 206 los chiquitos fallecidos (cifras oficiales limitadas a la población infantil).

Al respecto, Closs afirmó, luego de confirmar los 6.000 casos en la provincia: "Obviamente que algunos de estos chicos se nos van a morir porque la mortalidad infantil es un problema, es una realidad y este plan justamente lo que busca es identificar cada caso". Como si fuera poco, agregó luego: "Este año ya se murieron 206 chicos, pero el año pasado a estar altura se habían muerto 253". Parece poco importarle que esos números, que aparentan ser fichas de un juego macabro, son niños fallecidos por hambre de su provincia: muertes clara y políticamente evitables. Lo que sí aparenta comprender, pero callar muy bien, es el pago autorizado de más de 2,8 millones de pesos a Peugeot Citroën Argentina, por la compra de autos 0Km para funcionarios; o los 118.580 pesos destinados a dos comerciales para el Gobierno de Misiones (“Mito Realizado II” y “Orgullo”).

Lamentablemente, la realidad misionera no difiere de la de otros puntos del país. Hoy, a poco más de un mes de comenzado este año, los noticieros de todo el país dieron a conocer el séptimo fallecimiento infantil por desnutrición en doce días, en la comunidad wichi de Salta. Los casos registrados pertenecen a niños cuyas edades oscilaban entre 6 meses y 3 años de vida. Cada uno de estos chicos fue atendido bajo un cuadro de desnutrición y deshidratación (por falta de acceso al agua potable) en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal.

No es casualidad que haya sido el mismo pueblo de Tartagal quien en marzo de 2010, al salir a la ruta nacional 34 a reclamar por puestos de trabajo, fuera violentamente reprimido por la policía de Urtubey. El gobernador kirchnerista – tras la repercusión mediática de la violencia ejercida sobre los trabajadores desocupados del lugar – se comprometió, poco tiempo después, a cumplir con los reclamos. Casi un año después, en enero del corriente, debieron salir nuevamente a reclamar por los puestos acordados con la gobernación… ¿El resultado? una nueva y violenta represión. Hace un año, el pueblo tartagalense quería terminar con el problema del desempleo y la pobreza en el lugar, pero en lo que va del 2011 son 7 los chicos muertos.

En la misma provincia en la que 1 de cada 8 chicos menores de 5 años están desnutridos, se sostiene la mayor tasa de desocupación. Aún así, los miembros de la gobernación de Salta sostienen que la mala situación socioeconómica de las comunidades aborígenes, se debe a “factores culturales” de las mismas. Para el vicegobernador Andrés Zottos, “no se trata de una problemática social, sino cultural”.

La desnutrición infantil es una realidad que se extiende a todo el país. El lento genocidio que provoca el hambre se está llevando a futuro, además de las miles de pequeñas vidas, la capacidad de aprender, de expresarse y de desarrollar competencias para la reflexión crítica en quienes hoy la padecen severamente. Según Juan Carr (Red Solidaria y Centro de Lucha contra el Hambre) ocho niños menores de cinco años mueren por día en la Argentina a causa de la desnutrición.

En su último discurso (9/2/11), Cristina Fernández manifestó que se en los medios se habla de inflación, pero que en realidad lo que hay es “una inmensa distorsión y dispersión de precios”

Cuando la discusión gubernamental radica en cómo administrar la economía, la balanza jamás se inclina favorablemente para los pobres. Mientras el oficialismo y la oposición "de derecha", a principios del 2010, mantenían la discusión acerca de los fondos para el pago de la Deuda Externa y si éstos debían provenir o no de las reservas del BCRA, ninguno se opuso a pagarla. Para el corriente año, se aprobó por decreto la suma de 7.504 millones de dólares para el pago de la misma.

Los subsidios a privados, el Club de París, la millonaria Deuda ilegítima y fraudulenta... todo ello sostenido por la explotación a la clase trabajadora, por las riquezas que ésta produce, por el hambre que gran parte de nuestro pueblo sufre.

Se hace necesaria la inmediata implementación de medidas de emergencia que aseguren urgentemente el desarrollo nutricional del gran número de chicos desnutridos de las provincias más afectadas y de todo nuestro país.

Lo producido por nuestra clase, hasta el momento, solo ha servido para enriquecer las grandes cuentas bancarias de quienes viven del sudor ajeno. La realidad de los sectores más pobres se complejiza día a día y la ayuda jamás llega. Es indispensable seguir en pie de lucha por un cambio de raíz que garantice la dignidad y liberación de nuestro pueblo.

Hasta la Victoria SIEMPRE

¡Venceremos!