24 de agosto de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

BOLIVIA: MOVILIZACION POPULAR EN DEFENSA DE LA ECONOMIA POPULAR

1ro de febrero de 2011

Movilizaciones en la sureña ciudad boliviana de Llallagua, en protesta porque los comerciantes no han reducido los precios de la canasta básica tras la derogación del incremento a la gasolina, derivaron hoy en violentos saqueos en tiendas de abarrotes.

Las manifestaciones fueron convocadas por la Federación de Cooperativas del Norte Potosí y la Federación de Ayllus en defensa de la economía popular y contra el alza indiscriminada en los precios de los alimentos.

En una concentración en la Plaza del Minero, los trabajadores criticaron a los comerciantes por el aumento de precios después del gasolinazo, el pasado diciembre, pero no los normalizaron tras su abrogación, justo el último día del año pasado.

Campesinos de las poblaciones de Chullpa y Sicoya saquearon tiendas de abarrotes de Llallagua, poco después que una marcha de mineros los atacó con piedras, palos y detonantes de dinamita. Algunos de los campesinos y mineros fueron obligados por los dirigentes sociales a devolver lo sustraído, reportó radio católica Pío XII.

Según la agencia Afp, una fuente policial informó que los agentes no salieron de la comisaría para no empeorar la situación, debido al gran número de manifestantes, y señaló que delincuentes se infiltraron en la manifestación.

Los manifestantes decidieron en su concentración dar 24 horas a los comerciantes para que los precios bajen a los niveles anteriores al gasolinazo.

Dirigentes de los ayllus, en declaraciones a la radio Pío XII, lamentaron lo sucedido y expresaron haber sido rebasados por sus bases, deslindando responsabilidades.

El alcalde de Llallagua, Tomás Quiróz, del opositor Movimiento Sin Miedo, lamentó lo sucedido y demandó de los campesinos y mineros mayor cordura.

El principal dirigente de las Juntas Vecinales, Jaime Poquechoque, dijo que los destrozos deben ser repuestos por ambos sectores, aunque protestó por el incremento de los productos de la canasta familiar, pero aclaró que con movilizaciones violentas y destrozos no se logrará nada.

Por lo pronto, el gobierno del presidente Evo Morales, destinará unos 50 millones de dólares para la producción y acopio de alimentos con el fin de evitar una crisis alimentaria por la sequía e inundaciones en las tierras bajas en el este del país, informó el ministro de Economía, Luis Arce.

A todo esto, miles de bolivianos se lanzaron a una feria en La Paz para comprar bienes materiales en miniatura, en el inicio de la festividad andina Alasita (cómprame, en aymara) para rendirle tributo al Ekeko, dios andino de la abundancia.