10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

EVO Y SU DEFENSA CERRADA A LOS MILICOS

Centro de Estudios Populares.

3 de enero de 2011

El pasado 13 de diciembre una vez más Evo Morales salió en defensa de sus Fuerzas Armadas que vienen siendo cuestionadas por negarse a abrir sus archivos dentro de la investigación de muertos y desaparecidos en los gobiernos militares.

Los parlamentarios del partido de Morales entregaron el 17 de noviembre la Orden Parlamentaria al Mérito Democrático que lleva el nombre “Marcelo Quiroga Santa Cruz”, precisamente las Fuerzas Armadas fueron las que asesinaron a este luchador social. Este hecho fue cuestionado duramente por los familiares de Quiroga y de otros desaparecidos, sin embargo, el 13 de diciembre, Evo saludó la condecoración a las FFAA.

¿Cómo ha justificado esta vez Morales? Ha repetido el gastado discurso de que estas Fuerzas Militares ya no son las de antes, porque ahora defienden la democracia y los recursos naturales. Pero Evo no se ha referido solo a la actualidad sino busca cambiar la historia de esta nefasta institución.

Refiriéndose al proceso de investigación que lleva adelante el poder judicial sobre los archivos militares Morales ha dicho que “no existen esos archivos”, “fueron destruidos en la dictadura de García Meza y Arce Gómez”. A pesar de que existe una orden judicial de abrir los archivos el alto mando militar se opone a obedecer, pero Evo arguye que “no hay nada que ocultar ahora”. De esta forma pretende que los familiares dejen de reclamar justicia, pretende negar el derecho a estos a saber qué pasó con sus seres queridos, pretende negar el derecho al pueblo de saber la verdad sobre estos sucesos históricos, es tan perversa la lógica de Evo Morales que incluso ironiza “seguramente algún juez o fiscal, con miras a las elecciones a tribunos, supremos, quieren proyectarse” (sic).

No contento con este desprecio a la justicia histórica, el presidente del Estado Plurinacional, en el afán de hacer punto final y caso cerrado a este proceso añade “en época de dictaduras, en el monte iban a botar a los muertos”; ¿quiénes botaban a los muertos en el monte? ¿Acaso no se debe investigar esto o los familiares deben sentirse satisfechos con esta declaración de Morales sobre el posible destino de sus familiares?

El ejército boliviano ha sido y es un instrumento de las clases dominantes para garantizar la configuración de clases sociales y la salud del viejo Estado, experto en derrotas, sus únicos triunfos han sido el atacar a las masas populares. El Ejército en su formación está marcado por la huella nazi, hecho que ha sido ampliamente documentado por diversos investigadores e historiadores. Tenemos casos emblemáticos como el periodo del sanguinario General Hugo Bánzer o el periodo de la narco dictadura con García Meza. Esta historia no se borra de un plumazo; el “nacionalismo revolucionario” del MNR quiso construir una historia de militares nacionalistas, a esta versión recurre Evo cuando trata de limpiar la cara de las FFAA, pero va más allá. Sobre todo el historial de crímenes que lleva en sus hombros las FFAA, Evo Morales lo señala como “algunos pasajes lamentables, no porque querían las Fuerzas Armadas sino eso obedecía a algunas decisiones políticas internas y externas”.

Algunos masistas han argumentado la misma defensa de los milicos, “ellos han sido víctimas de sus superiores que les daban órdenes”, han dicho, incluso justificando la muerte de dirigentes mineros o dirigentes políticos de oposición que se han dado no necesariamente en gobiernos militares; estas justificaciones nos recuerdan, salvando las distancias, los argumentos nazis en la corte de Nuremberg, “solo recibíamos órdenes” decían; “obedecían a decisiones políticas” dice Evo.

Cada vez es más evidente en qué consiste la mutua defensa entre los militares y Evo. Los primeros juran lealtad al gobierno garantizando su continuidad en tanto Evo limpia la cara a una de las instituciones que históricamente representa lo más nefasto que ha tenido el país.