10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

GARCÍA Y LA NUEVA ARQUITECTURA MILITAR AMERICANA EN SUDAMÉRICA

José Cornejo.

14 de septiembre de 2010

Luego de haber manifestado la necesidad de un "Eje del Pacífico" entre Colombia, Perú y Chile, para contrarrestar a lo que denominó "el izquierdista Eje del Atlántico", refiriéndose a Venezuela, Brasil y Argentina; el presidente peruano Alan García, en una entrevista a la cadena CNN en español, solicita la presencia militar americana en el Perú para combatir el narcotráfico.

El presidente Alan García manifestó que está dispuesto a aceptar ayuda militar de Estados Unidos para combatir al narcotráfico siempre y cuando este apoyo consista en el entrenamiento de personal militar y ayuda logística. “En todos los temas que sean humanos y universales, yo no hago cuestión de soberanías y patriotismo, es decir, si los estadounidenses quisieran poner tropas de entrenamiento como tienen helicópteros y entrenadores de satélite y de comunicaciones aquí, en buena hora”, declaró el jefe de Estado a la cadena CNN en español.

García Pérez también se refirió al presidente Obama y la ayuda económica que EE.UU. le ha brindado a Perú en comparación con la que se asignó a Colombia. “Yo le dije una vez al presidente Obama ‘la culpa es suya’ porque usted ha puesto todo el dinero en Colombia. (en referencia al plan Colombia), mientras en el Perú ha puesto cero”.

Intentemos interpretar estas declaraciones dentro de un contexto mayor, que es tal vez la que les da sentido.

En primer lugar. ¿Por qué tiene el Perú que alinear su política exterior en términos ideológicos?

¿Esta es una propuesta de García, o es una recomendación del Departamento de Estado, que busca contrarrestar la presencia creciente de alternativas políticas independientes, soberanas y de integración regional, que dificultan sus ambiciones imperiales en nuestro continente?

¿Cómo después de alagar y propiciar las inversiones brasileñas en el Perú, García puede argumentar, que por ejemplo Brasil, es una amenaza ideológica para el Perú?

En segundo lugar, es ampliamente reconocido, que el Plan Colombia, en lo que se refiere a la lucha contra el narcotráfico es un fracaso. En vez de disminuir, la producción de cocaína en Colombia ha aumentado; y ....

.... lo que encubre el Plan Colombia y el discurso de la "lucha contra el narcotráfico" es la voluntad manifiesta de los EEUU de afirmar su presencia militar en nuestra región, para amenazar y desestabilizar gobiernos considerados hostiles.

Los EEUU, ya cuentan en el Perú, con una serie de facilidades que le dan un amplio acceso a una presencia militar significativa en la amazonia peruana.

Debido a sus dificultades económicas internas, en los últimos años han venido reduciendo su apoyo económico a las políticas antidrogas, exigiendo una mayor contribución nacional. Pedirle a los EEUU un "Plan Perú", equivalente al Plan Colombia, es una cortina de humo para justificar una mayor presencia militar americana en el país, dado que es de conocimiento público, que los EEUU desdel el 2007 han venido reduciendo de manera sistemática su ayuda militar a Colombia.

El pasado 2 de febrero, el presidente Obama pidió reducir en U$ 55 millones de ayuda a Colombia en el presupuesto del 2011. En el contexto de una segunda ola de crisis y el ingreso de la economía americana en una segunda recesión de incierta duración, es pedirle "peras al olmo", exigir un Plan Colombia, para el Perú.

¿Entonces, a que está jugando García? Por un lado, propone alinear la política internacional del Perú, no en función de sus intereses nacionales, si no en términos ideológicos, posicionándose como un fiel servidor de los intereses americanos en nuestra región.

En segundo lugar, lanza un grito de auxilio, solicitando una mayor presencia militar americana en el Perú, a contra corriente de la dinámica iniciada por el UNASUR, que busca resolver los problemas de seguridad en nuestra región de manera autónoma, para debilitar las injerencias extranjeras.

Estas manifestaciones del presidente García, debemos analizarlas en el contexto mayor, de las modificaciones a la arquitectura de su presencia militar en el mundo, que está realizando el Departamento de la Defensa americano (DoD).

En un reciente artículo de Navy Times, se comentaba el rediseño en el despliegue de sus fuerzas navales en estos momentos de austeridad económica.

(1) El artículo revela la información de que el DoD propone cerrar la base naval de Norfolk en el norte de los EEUU y cede de la 2nda flota, porque esta no es más necesaria a los nuevos desafíos que se le presentan a los EEUU. El artículo cita las declaraciones de un analista de seguridad, Norman Polmar, que afirma que: “Our interests now are Africa, South America and the Middle East, not the North Atlantic.” (Nuestros intereses están ahora en Africa, Sud America y el Medio Oriente, no en el Atlántico Norte).

Lo que llama la atención en este análisis, es la lógica de "guerra fría" que subyace a la decisión de cerrar la base y desmembrar la 2nda flota, en función de los nuevos intereses estratégicos de los EE.UU.

¿Cuáles son los intereses estratégicos de los EEUU en Sud América?

Al parecer son los mismos que busca defender con tanto sentido "humanos y universales" el presidente García, que le sirven de justificación, para abandonar una política internacional soberana y patriótica, y caer en el más repugnante servilismo.

Si los EEUU quieren ampliar sus tropas en el Perú, García les abre "humana y universalmente" las puertas.

(1) http://www.navytimes.com/news/2010/08/navy-rumors-surround-second-fleet-fate-083010w/

(Pagina 13