10 de noviembre de 2019

INICIO > LATINOAMERICA

PERÚ: ¿QUIÉN ES EL SALVAJE DE LA SELVA PERUANA?

Por: Francisco Vásquez Carrillo.

8 de junio de 2009

Recibido del autor. 6 de junio.- El 5 de junio en Baguas, con la muerte de 12 policías y 25 nativos; Alan García y el APRA nos han recordado que en el Perú: “Los caballos de los conquistadores/… (en los) fragores/decisivos del combate,/los caballos con sus pechos arrollaban a los indios y seguían adelante/¡Los caballos (son) fuertes!/¡… (Son) ágiles!”. Insuflado de violencia han justificado la muerte de indios y cholos por igual.

El Presidente de la República nos trae a la memoria, que valen más las insignias imperiales (firma del TLC) que los pedidos de los “chunchos”. Y “Acaso no fueron los blancos venidos de España/que nos dieron muerte por oro y por plata…”; la época del oro y la plata, el caucho ha pasado.

Ahora la riqueza peruana para los novísimos “conquistadores” se encuentra anclado en el Decreto Legislativo N°1090 que ofrece el mejor aprovechamiento de los recursos forestales con fines comerciales o industriales que son otorgables a concesión en subasta pública, hasta 10,000 hectáreas, por un plazo hasta de 40 años renovables. Mejor negocio y entrega de los recursos silvestres no puede existir.

El siglo XXI, es el periodo signado para la guerra por el agua, por el oxigeno. Se ha entregado el subsuelo, la ictiología marina, el esfuerzo y rabia india y chola; ahora queda lo más preciado para la humanidad: la selva. Los norteamericanos pretenden tomar mediante la ONU la administración de la Amazonía, porqué no confía, que la mayor reserva mundial se encuentre en manos de “salvajes”. Como no prosperaron, pretenden lograrlo con la firma de un TLC civilizada.

Han respirado soberbia por los indicadores azules de la macroeconomía; con desparpajo se quiso hacer creer de un blindaje económico ante la crisis financiera de Wall Street; lograron amainar ánimos térmicos a causa de los impúdicos petroaudios involucrados la élite aprista con un Yeude Simon. Empero a Alan García, le es difícil abandonar su inclinación ideológica natal al fascismo y al desgobierno con su abierta marca neoliberal.

Los frecuentes errores, como la práctica “confiscación” del Canal 5, le convocaban a cometer un horror. Los intereses económicos sobre la Amazonía ha primado sobre la política, y éste se ha antepuesto sobre la civilidad; viniendo sobre todo de indígenas “retrógradas” con mucha razón.

Una provocadora Ministra Mercedes Cabanillas ha tildado de “delincuente” y responsable de los hechos al líder indígena Alberto Pizango y exige orden de detención y le caiga todo el peso de la Ley, creyendo que con un encarcelamiento o la muerte de otro dirigente nativo: Santiago Manuin va solucionarse el problema.

El tema de la Ley de la Selva, sabe a un trasfondo que va más allá de normas y aplicación de la ley provocando muerte de humildes policías; el transfondo estriba en la desesperación por aplicar la firma del TLC, en la exigencia civil para convocar a una nueva Constitución Política. Gravita en dilucidar la eficacia del caballo conquistador y definir el bocado del “perro del hortelano” con empresas transnacionales o con el Estado.

Un desconocido y desubicado Yeude Simon, ha declarado que hay que asumir la defensa de 28 millones de peruanos y no de unos pocos (indígenas). En nombre de peruanos; apristas ni “humanistas” pueden aniquilar a peruanos. Aquí no únicamente han muerto policías peruanos y unos indígenas; aquí han muerto conciudadanos peruanos y por igual indigna. La solidaridad y el luto son compartidos como un compatriota.

Santiago Manuin, nos indicó: “La tierra es sagrada, ahí están nuestros espíritus. El bosque, el aire, el cerro son nuestros hermanos. Ellos dependen de nosotros y nosotros dependemos de ellos”. Se despejarán las carreteras, se lloraran por los caídos, se debatirá en el Congreso; no obstante el caballo del conquistador continúe y el can del hortelano pise el oriente, la selva seguirá en peligro y los peruanos estaremos a punto de perder la riqueza más codiciada por empresarios voraces: la conservación y desarrollo sostenible de la Amazonía peruana•