24 de mayo de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

LA RESISTENCIA PALESTINA ANUNCIA SU REARME

IAR Noticias |

21 de enero de 2009

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) anunció este lunes que sigue dispuesto a rearmarse a pesar de las amenazas de Israel de suspender el alto el fuego en la Franja de Gaza si reinicia su equipamiento con cohetes y demás tipos de armas.

Otros grupos, en cambio, anunciaron que no suspendieron sus lanzamientos de cohetes contra las ciudades israelíes. En tanto, proporcionados por la ONU, surgían más datos de la dimensión humana de la masacre tras el alto el fuego, mientras en Israel, surgen críticas, no por la matanza irracional de civiles, sino por el fracaso de la operación de exterminio militar.

"Quieran lo que quieran, la fabricación de armas para la guerra santa es nuestra misión y sabemos cómo adquirirlas", afirmó en rueda de prensa un portavoz de las Brigadas Ezzedin al-Qassam, el brazo armado de Hamás, Abu Ubaida.

Asimismo, aseguró que "todas las opciones están abiertas" si Israel no retira sus fuerzas de la Franja de Gaza en el plazo de una semana, tal como exigió ayer Hamás tras declarar un alto el fuego temporal.

Israel, que ha declarado un alto el fuego unilateral (considerado una derrota por la ultraderecha del Likud), amenazó con reanudar las operaciones militares si Hamás sigue introduciendo armas en la Franja de Gaza.

Mientras las Brigadas Ezzedin al-Qassam, de Hamás y las Brigadas Al-Aqsa, de Al Fatáh, han reafirmado su compromiso con el alto el fuego "por el interés de los civiles palestinos", otros grupos, como el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y uno que se hace llamar Brigadas de Hezbolá en Palestina, siguen lanzando proyectiles contra Israel, según la agencia de noticias palestina Maan.

Las Brigadas de Hezbolá en Palestina -grupo armado palestino no vinculado a la milicia libanesa- aseguraron este lunes en un comunicado haber lanzado dos cohetes contra Israel.

Asimismo, destacaron que desde el inicio del primer alto el fuego unilateral declarado el pasado domingo han lanzado cinco cohetes contra Israel.

Tanto las Brigadas de Hezbolá en Palestina como las Brigadas de Abu Ali Mustafa, el brazo armado del FPLP, insisten en su derecho a la resistencia.

Mientras, el alto el fuego ha permitido conocer la dimensión de la tragedia humana producida por la masacre militar.

Según informó la agencia humanitaria de noticias de la ONU, IRIN, la operación militar "Plomo Sólido" del Ejército israelí causó la muerte de más de 1.300 personas y la destrucción del quince por ciento de los edificios de la Franja de Gaza, además de una profundización de la catástrofe humanitaria en que se encuentra la Franja.

Los partes oficiales palestinos coinciden en la cifra de 1.300 muertos, entre ellos 400 niños y más de 200 mujeres, y más de 6.000 heridos. Este lunes fueron rescatados de entre los escombros más de 100 cadáveres.

El número de víctimas mortales, según la agencia de la ONU de apoyo a los refugiados palestinos (UNWRA), podrían aumentar en las próximas horas.

Policías de Hamas se desplegaron este lunes en las calles y los bancos abrieron nuevamente sus puertas, un día después del cese de una sangrienta ofensiva israelí de 22 días en Gaza.

Según las agencias que siguen operando en Gaza, la mayoría de los civiles que huyeron de sus hogares a lo largo de estas tres semanas han empezado a regresar, cargando todos sus bienes a lomos de burro.

No obstante, muchos de ellos no tienen adónde ir, porque, según estimaciones del Ejército israelí y de fuentes palestinas que operan sobre el terreno, durante la operación fueron destruidos el quince por ciento de los edificios de la Franja de Gaza y las infraestructuras han causado daños de diversa consideración.

Las usinas sionistas de la prensa internacional (de la misma manera que deformaron y/o escondieron la masacre) ya iniciaron una campaña de acción psicológica para "culpar" a Hamás y a las otras organizaciones por la magnitud de la destrucción los muertos, con el evidente propósito de dividir la población palestina de la resistencia.

Motorizada desde Egipto, las EEUU y la potencias sionistas ya iniciaron una operación orientada a "reinsertar" a Abbas(su cómplice) en Gaza bajo la argumentación de un "gobierno de unidad" con Hamás.

Asimismo ya está en marcha un Plan B diplomático en la ONU para aislar y "desarmar" a Hamás, que incluye el despliegue de una fuerza internacional para controlar las fronteras en reemplazo de las fuerzas israelíes.

Esa maniobra incluye un movimiento de presión para arrancarle concesiones a Hamás (aprovechando su situación de debilidad) con la financiación de la reconstrucción de Gaza y la apertura de los pasos fronterizos.

No obstante el escenario de destrucción y de catástrofe humanitaria, producido por 22 días de bombardeos indiscriminados en áreas habitadas por civiles, ninguna potencia (salvo los gobiernos de Irán, Cuba, Venezuela) condenó explícitamente o denunció a Israel por genocidio o por crimen de lesa humanidad.

La misma situación se repite en Israel, donde la sociedad, los medios de comunicación y los sectores del poder, ya se abalanzaron sobre el gobierno de Olmert por no haber conseguido los objetivos mínimos de la operación militar de exterminio lanzada el 27 de diciembre pasado.

Unas horas antes de proclamarse el sábado el cese del fuego unilateral por parte de Israel, los partidos de la ultraderecha israelí encabezados por el Likud acusaron al gobierno de haber desperdiciado la oportunidad, cesando el fuego sin haber logrado los objetivos mínimos que se habían planteado tres semanas antes: interrumpir el lanzamiento de misiles contra Israel y el contrabando de armas y explosivos a la Franja de Gaza.

El ultrahalcón sionista Benjamin Netanyahu, dijo: "Tenemos un ejército fuerte que logró golpear duramente a Hamas, pero la tarea no terminó. Hamas aún gobierna en Gaza y continúa contrabandeando por la frontera con Egipto, de donde recibe nuevos misiles para sus arsenales secretos".

Netanyahu puntea los sondeos para las elecciones de febrero, y su posible ingreso a la conducción del Estado judío de Israel ya se vislumbra como el ingreso de otro proceso de "solución militar" en la martirizada y empobrecida Franja de Gaza.

Las críticas que este lunes crecían en la prensa israelí no se referían a la destrucción de Gaza y a la matanza de civiles, sino al "fracaso" de la operación "Plomo Sólido" para terminar con la estructura político-militar de Hamás y las lanzaderas de cohetes palestinos a Israel.