10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

¿INVERSIONES ANUNCIADAS O CONTRATOS REALES?

Por: Herbert Mujica Rojas.

30 de septiembre de 2007

Especial para El Diario Internacional.

Expresó el director ejecutivo de Proinversión, Agencia de Promoción de la Inversión Privada, David Lemor, que: "En energía e industria petroquímica, obviamente a base del gas, ya tenemos inversiones bastante importantes en el Perú y se han anunciado inversiones adicionales en petroquímica por un monto aproximado de 6,000 millones de dólares". Según Andina "agregó que la petroquímica es uno de los sectores que tiene mayores oportunidades de atraer nuevas inversiones privadas y que está empezando a fortalecerse con el anuncio simple de que el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Perú y Estados Unidos está a punto de ratificarse".

¡Deo gratia, el TLC es la nueva piedra filosofal del Perú! Lemor sostuvo estas opiniones durante sus participación en el foro Desafíos de los Tratados Comerciales organizado por la Sociedad de Comercio Exterior (Comex) que, como es archisabido, democráticamente ha escogido ya como panacea al TLC.

Es importante seguir la línea de lo que dice Lemor, quien subrayó -siempre según Andina- que "la firma de nuevos TLC asegura mantener las condiciones favorables para la inversión extranjera que ya existe en el Perú y que se basan en la igualdad de condiciones para inversionistas extranjeros y nacionales, permitir su acceso a la mayoría de sectores económicos y no exigir requisitos de desempeño. Además, hay libertad para la transferencia de capitales y se mantiene la posibilidad para extranjeros y nacionales de suscribir convenios de estabilidad jurídica que tienen carácter de contrato ley para garantizarles seguridad y facilidades en el impuesto a la renta".

Cualquier lector, hasta el menos avisado, puede preguntarse: ¿es lo mismo anuncio que contrato real, tangible, con garantías para el Estado concedente y exigencias al o a los concesionarios de manera que NO le saquen la vuelta al Perú? Con el criterio de Lemor se podría también anunciar ¡no los 6 mil millones! sino ¡10, 15, 20 mil millones! Entonces ¡a otro perro con ese hueso! Si hasta para gastar US$ 10, las empresas transnacionales auditan hasta el último nickel ¿de dónde nos saca esta paparrucha de los anuncios ante la "simple" suscripción del TLC? ¿o cree que todos son bobos como los empleados que tienen que decir sí porque para esos les pagan en Proinversión?

Nótese que Lemor ha incidido en un tema asimétrico per se y fácil de demostrar. No es lo mismo Halliburton que todas las empresas latinoamericanas juntas reunidas para el tema económico que fuera. ¿Cómo puede haber igualdad entre inversionistas nacionales y extranjeros? ¿y que puedan tener amplias libertades para meterse en cualquier sector económico? ¿incluye eso a los cuarteles, el negocio de armas, la venta de los fondos marinos con la milla 13 y la adhesión de Perú a la Convención del Mar? ¿la irrestricta concesión de los aeropuertos, como lo ocurrido con los doce de provincias que se entregaron a una firmita de poca monta como Swissport-GBH?

Con oronda satisfacción señala Lemor que no se exigirá requisitos de desempeño. Entonces, ¿cualquier día nos damos con la sorpresa que la federación de narcotraficantes e industrias conexas de cualquier país, invierte en una AFP aquí y le pone el marbete de peruana y tiene igualdad de condiciones? ¿qué saben los burros de alfajores? ¿Y para ello se necesita una Sunat más genuflexa aún y a cargo de una secuaz de Pedro Pablo Kuczynski y así se disimula, con empresas de bebidas gaseosas, la importación de productos farmacéuticos en mal estado y por decenas de millones de dólares? Señor Lemor ¿cree que todos en el Perú son tan estúpidos?

Los contratos de estabilidad jurídica son sinónimo no de inversión y tranquilidad para ellos, sino legalización del robo y blindaje contra cualquier reclamo popular que impugne los crímenes contra el medio ambiente y la dilapidación de recursos no renovables en gas, petróleo, flora y fauna como viene ocurriendo en múltiples partes del país y que hoy, so pretexto del TLC con Gringolandia, su propagandista palurdo Lemor, nos quiere vender con envoltura de regalo.

¡Estos son también derechos humanos de segunda, tercera e infinitas generaciones! Cuando los intelectuales y quienes están enterados callan, cometen el abyecto crimen del silencio que es peor que los fusilamientos a que someten a los países las patotas económicas y financieras que tienen el poder real a través de los gobiernos en Latinoamérica. Así de simple.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!