24 de agosto de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > TEXTOS SELECCIONADOS

DIOS Y DARWIN EN LA CABEZA DE LOS AMERICANOS

Por: David Brooks.

17 de junio de 2007

(La Jornada). Cada vez más estadunidenses hacen suya la versión bíblica de la creación de los seres humanos en vez de la teoría de la evolución de Charles Darwin, reveló una nueva encuesta aquí, aunque otro grupo también muy importante cree lo opuesto, lo cual refleja una confusión masiva sobre los orígenes de todo en este país.

Tal vez esto ayude a explicar por qué a veces las noticias de Estados Unidos parecen poco racionales y con un tinte anterior a la Edad de las Luces, y es que aquí parece continuar una sagrada batalla milenaria en la cual se rehúsa aceptar que algunas cosas han cambiado desde que se escribió la Biblia.

Casi todos los precandidatos presidenciales han tocado el tema de su "fe", y ninguno se atreve a rechazar la religión como ingrediente indispensable de su vida. En un reciente debate, tres de los precandidatos republicanos expresaron que no creen en la teoría de la evolución de Darwin.

Siempre ha sido borrosa la supuesta división de Iglesia y Estado en este país, pero con un "renacido" (born again) en la Casa Blanca y más de una década en que la "derecha religiosa" ha incidido directamente en la política del país, Dios es ahora un político estadunidense a quien nadie puede ignorar.

El uso de temas con trasfondo religioso - el aborto, el matrimonio gay, los "valores familiares"- como parte clave de las estrategias político-electorales continúa determinando gran parte de la agenda nacional de este país. Para el Partido Republicano, en particular, esto se ha convertido en un eje central (a pesar de la oposición de un sector moderado) de su misión política con el triunfo de George W. Bush: la victoria mayor de esta tendencia.

Pero los políticos -como los actuales precandidatos presidenciales- también están respondiendo a su base real.

Un resumen de encuestas recientes de Gallup difundido esta semana revela que más estadunidenses creen en la versión bíblica conocida como "creacionismo", que en la teoría de la evolución en torno al origen de los seres humanos.

O sea: muchos piensan que los humanos fueron creados por una fuerza divina en algún momento durante los últimos 10 mil años que en la teoría de Darwin, según la cual son resultado de millones de años de procesos de evolución biológica.

Y resulta que cuando líderes republicanos expresan apoyo a la versión creacionista están "sintonizados" con sus bases. La encuesta de Gallup reveló que 68 por ciento de los republicanos no cree en la teoría de la evolución. De hecho, como señala la firma, "hoy ser religioso en Estados Unidos está fuertemente relacionado con partidismo, con mayor probabilidad de que los estadunidenses más religiosos, en general, sean republicanos que independientes o demócratas".

Sin embargo, como comentó hoy un periodista estadunidense a La Jornada, los resultados de Gallup en verdad sólo demuestran que "los estadunidenses están igualmente confundidos sobre el origen de la especie humana como sobre cualquier otro tema".

Es casi imposible explicar este fenómeno, que "más bien demuestra -como comentó el periodista- ,que la mayoría cree tanto en lo que aprendió durante la semana en la secundaria sobre la evolución, como lo que afirmaba su predicador en los servicios religiosos de los domingos".

O todo lo contrario. El hecho es que la mano de Dios es muy misteriosa, pero para muchos políticos éste es otro punto que pueden manipular para sus intereses... muy terrenales.