25 de agosto de 2014
edicion 439
Información y análisis de América Latina y del mundo

COREA DEL NORTE: ¿GUERRA NUCLEAR?.

Por: Cesar Zelada.

Viernes 27 de octubre de 2006

La explosión de una bomba nuclear en un bunker subterráneo en Corea del Norte ha acaparado la atención mundial. El Centro de Investigación Sísmico de Australia alega que se trata una bomba de 1 kilotón (equivalente 1.000 toneladas de TNT). El ministro de defensa ruso, Sergei Ivanov, dijo que osciló entre 5 y 15 kilotones. La bomba que EEUU arrojó sobre Hiroshima en 1945 fue de 12,5 kilotones. Más allá de la magnitud de la bomba, lo cierto es que esta prueba nuclear ha desatado las protestas histéricas de la Casa Blanca y a puesto de nuevo en la agenda mundial la posibilidad de una guerra nuclear en el futuro.

Es así como se entiende la presión de los neoconservadores, agrupados en el Instituto Americano de Empresas (que todavía tienen influencia a través de Rumsfeld y Cheney), que plantean a la Casa Blanca responder enérgicamente y mostrar que cualquier desafío tendrá su consecuencia. Hasta el mismo Premio Nobel de la Paz 2002, Kim Dae Jung, declara que, ’...Los neoconservadores de Estados Unidos no quieren la paz en esta región...’

Sin embargo, los neoconservadores carecen de fuerza política en Washington debido a su fracaso en la invasión de Afganistán e Irak. Por ahora, parecería que los sectores moderados norteamericanos con su política de sanciones multilaterales a Corea a través de la ONU es la más aceptada por Bush. Más aun cuando este ultimo declaró que Irak se parece a Vietnam. Esto demuestra, por un lado, la crisis política en la que se encuentra el régimen republicano y, por otro, la hipocresía del imperialismo (que masacró a más de 200.000 civiles con bombas nucleares en Japón; y que permite que la India, Pakistán, Israel, etc. tengan capacidad nuclear).

Entonces, la política del régimen de King Jong Il, sacando las lecciones correctas de la invasión a Irak (ocupada por no tener capacidad nuclear), expresa que es mejor tener bombas nucleares a no tenerlas. En este marco es que el régimen post soviético de King realiza las pruebas nucleares para demostrar su fuerza militar al imperialismo. Además, Corea del Norte tiene el quinto ejercito más grande del mundo (1.2 millones) y tiene el apoyo político de la potencia económica de China.

Lamentablemente, parece que esta ofensiva militar por parte de King no tiene nada que ver con un llamado a derrocar al imperialismo y luchar por la revolución socialista en el mundo (que con bombas nucleares no se logrará). Más bien, parece ser una respuesta firme, en términos de política exterior, para evitar ser derrocados como Saddam Hussein y así perder sus privilegios como dirigentes burocráticos.

Esto lo decimos porque si bien es cierto el régimen ’socialista’ norcoreano todavía mantiene la economía planificada (que a permitido un desarrollo de la economía a través de la inversión en masa en la industria pesada, incluida la maquinaria agrícola), este régimen se funda bajo el modelo político de la burocracia soviética de los 50s. Es decir que todo el poder quedó concentrado en King Il Sung y el Partido Coreano del Trabajo (PCT), y no bajo la consigna leninista de la democracia obrera (1-ningún funcionario puede recibir un salario superior al de un trabajador calificado; 2- no al ejército permanente sino el pueblo en armas, etc). Fue esta misma tesis política del socialismo en un solo país (llamado en Corea Juche- autosuficiencia- que según Kim Jong-Il, forma parte del ’kimilsungismo’), que aisló al gobierno y los trabajadores norcoreanos, y que llevó a la mala gestión de la economía y la muerte de millones de personas por hambre en los 90s.

Según la página web del Republica Popular de Corea del Norte: ’Los líderes [Kim Il-Sung y Kim Jong-Il] son el sol de la nación y la humanidad’. El país incluso tiene su propio calendario Juche donde el ’año uno’ es el año en que Kim Il-Sung nació, 1912 (antagónico a la política bolchevique de 1917 de tornar el calendario ruso al calendario occidental para empalmar con las luchas del proletariado internacional). Este es un ejemplo extremo del llamado ’culto a la personalidad’. Incluso la palabra ’marxismo-leninismo’ fue sustituida por Juche en todas las publicaciones del partido comunista e incluso en la Constitución de Corea del Norte en los años setenta.

Esta degeneración del PCT también se expresa en su giro político a la economía capitalista. Como decía en The Guardian (3/12/2003), Hazel Smith de la Universidad de las Naciones Unidas de Tokio: ’Los extremos de pobreza y riqueza están creciendo como las relaciones de mercado que cada vez son más definidas en la economía. Ahora no hay economía socialista, pero tampoco gobierna la ley del mercado. Esa es la base de la corrupción’. Además, el estado norcoreano tiene su propia ’Hong Kong’ en la frontera con China y, es socio de varias empresas capitalistas chinas, rusas, tailandeses y japonesas. En julio de 2002, el sistema de racionamiento y distribución que proporcionaba electricidad y comida gratuita a los trabajadores, terminó, atentando con la economía planificada.

Por otro lado, la influencia de China sobre Corea del Norte es fuerte. ’’Creo que los productos de China suponen el 70 por ciento del mercado de Pyongyang, los productos locales suponen un 20 por ciento y el 10 por ciento restante es compartido por productos de Japón o Rusia’, declaró Xu Wenji, un profesor del Instituto de Investigación del Noreste de Asia de la Universidad de Jilin.

De esta manera, el destino del régimen de King Jong Il esta ligado al de China. Corea del Norte, depende mucho de China para satisfacer las necesidades de su pueblo. Por lo tanto, China tiene la palanca para presionar al régimen norcoreano y empujarlo en la dirección que desee. Esta palanca económica es más poderosa que cualquier bomba atómica.

Así las cosas, una guerra nuclear, parece ser algo no probable en el corto plazo (aunque por la propia personalidad y crisis política del gobierno de Bush no se puede asegurar nada).

El odio del imperialismo a Corea del Norte parece ser limitar la influencia de China en el Asia. Por ahora, la Casa Blanca esta pidiendo al régimen ’comunista’ chino que aplique sanciones a su vecino. Pero esto no será tan fácil. Un colapso del régimen ’socialista’ norcoreano implicaría un efecto negativo en el régimen político chino.

Lo más probable es que Hu Hintao utilice su enorme influencia sobre King Jong Il para que Corea del Norte siga la ’Larga Marcha’ de China al capitalismo.