4 de junio de 2017

INICIO > EUROPA > Italia

JESUCRISTO, EL IMBÉCIL.

Blog Materialista y ateo, sin dogmas

6 de abril de 2015

El Texto aquí reproducido fue publicado originalmente en God is imaginary y traducido por Cortito y al pie.
Dese cuenta de que Jesús fue un imbécil
Muchos cristianos tienen una cálida y amorosa imagen de Jesús. Jesús es el "Príncipe de la Paz" y el "Cordero de Dios" a sus ojos. Jesús es un ser perfecto y sin pecado. ¿Pero esta imagen es correcta? Si nunca hubieras oído de Jesús antes, y decidieras que querrías saber sobre él, leyendo la Biblia, ¿qué clase de persona descubrirías? El diccionario define como imbécil a una "persona estúpida, grosera o despreciable". Otro diccionario lanza también la palabra "engreído", y luego define engreído como "vacío, creído de sí mismo e inconscientemente tonto". Dadas estas definiciones, ¿podemos hacer el caso de que Jesús fue un imbécil? Veamos lo que encontramos cuando leemos la palabra de Dios. Una persona hipócrita es ciertamente un imbécil. A nadie le gusta un hipócrita, porque los hipócritas son engreídos tontos. Y Jesús parece tener un problema con la hipocresía. Por ejemplo, una de las frases más famosas de Jesús es "Ama a tus enemigos", como él lo dice en Mateo 5:43-45:

"Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo."

Reitera el mensaje en Lucas 6:27-28:

"Pero yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian. Bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman."

Esto parece demasiado simple. ¿Y no esperarías que Jesús amara a sus enemigos? Sí, eso esperarías, a menos que él fuera un hipócrita. Sin embargo, lo que encontramos en Marcos 16:15-16 es sorprendente. Nos muestra cómo Jesús trata a sus enemigos:

Entonces les dijo: "Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.

¿Estas son "buenas" noticias? Jesús no ama a sus enemigos en absoluto. De hecho, ni siquiera es necesario que seas su enemigo -aún aquellos que no "crean" en Jesús son condenados a tortura eterna en un lago de fuego. Este nivel de hipocresía es el tipo de cosas que esperarías de un imbécil. Para más ejemplos de hipocresía y contradicción, trate de comparar Mateo 5:16 con Mateo 6:1, o Juan 14:27 con Mateo 14:34, o 2 Reyes 2:11 con Juan 3:13, o Éxodo 33:11 con Juan 1:18, o Marcos 9:40 con Lucas 11:23.

De la misma maneras, una persona que rompe sus promesas es un imbécil. Podemos ver que Jesús rompe promesas mirando Marcos 11:24:

Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán.

En Juan 14:12-14 encontramos lo mismo:

Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aun mayores, porque yo me voy al Padre. Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.

Cuando una persona dice "pidan cualquier cosa en mi nombre, y lo haré", ¿qué quiere decir? Presumiblemente, Jesús quiere decir que si pides algo, él lo hará. ¿Qué otra cosa posiblemente puede querer decir, a menos que esté siendo deshonesto? Y Jesús no lo dice una vez. Dice lo mismo una y otra vez. En Mateo 7:7: "Pidan, y se les dará". En Mateo 17:20: "Nada será imposible para ustedes". En Mateo 21:21: "Si crees, recibirás cualquier cosa que pidas en oración". Te puedes haber dado cuenta, sin embargo, que Jesús está mintiendo. Puedes rezar por toda clase de cosas y nada sucederá. Todos lo sabemos. Una persona que rompe sus promesas de esta manera, es claramente un imbécil.

¿Qué hay si Jesús cuenta historias que son completamente falsas? Por ejemplo, tomemos Mateo 4:8 como ejemplo:

El demonio lo llevó luego a una montaña muy alta; desde allí le hizo ver todos los reinos del mundo con todo su esplendor.

El problema con esta historia es que la Tierra debería ser plana para que funcione. Desde una montaña alta, es imposible ver "todos los reinos". Aún de pie sobre el Monte Everest, la montaña más alta de la Tierra, lo más lejos que podrías ver son 250 millas hasta el horizonte. Sin embargo, sabemos que en el tiempo de Jesús, había reinos prósperos en China, India, Sudamérica, Europa, etc. Así que, claramente, esta historia no pudo haber ocurrido. La gente que es así de deshonesta es imbécil.

Otra forma fácil de ver que Jesús es un imbécil, es reconocer su intolerancia. En Mateo 15:22-26, encontramos esta sugerente conversación:

Entonces una mujer cananea, que salió de aquella región, comenzó a gritar: "¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio". Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: "Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos". Jesús respondió: "Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel". Pero la mujer fue a postrarse ante él y le dijo: "¡Señor, socórreme!" Jesús le dijo: "No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros".

Jesús llama perra a esta mujer, porque ella no es de la nacionalidad correcta. Eso es tanto ridículo, como un claro indicio de que él es un imbécil.

Si tú eres una persona que roba las cosas de otra gente, eres un imbécil. En Marcos 11:1-3, encontramos esta transacción:

Cuando se aproximaban a Jerusalén, estando ya al pie del monte de los Olivos, cerca de Betfagé y de Betania, Jesús envió a dos de sus discípulos, diciéndoles: "Vayan al pueblo que está enfrente y, al entrar, encontrarán un asno atado, que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo; y si alguien les pregunta: "¿Qué están haciendo?", respondan: "El Señor lo necesita y lo va a devolver en seguida"...

¿Cuántas veces has visto a un imbécil decir "préstame esto y te lo devolveré en un minuto", para nunca más volver a ver a esa persona otra vez? Es una estafa común. Y eso es exactamente lo que hace Jesús. Los discípulos toman el asno, pero si buscas en las escrituras, verás que nunca se preocupan por devolverlo. ¡Guau! -qué imbécil.

Por cierto, ese no es el único lugar en la Biblia en donde Jesús roba algo. En Mateo 8:24-34, Jesús roba una piara completa de cerdos, y los mata a todos.

¿Te has dado cuenta que en muchos casos Jesús es infantil y emocional, en lugar de reflexivo? Las personas que actúan así son imbéciles. Aquí hay un ejemplo, de Mateo 18:7-9:

¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Es inevitable que existan, pero ¡ay de aquel que los causa! Si tu mano o tu pie son para ti ocasión de pecado, córtalos y arrójalos lejos de ti, porque más te vale entrar en la Vida manco o lisiado, que ser arrojado con tus dos manos o tus dos pies en el fuego eterno. Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo y tíralo lejos, porque más te vale entrar con un solo ojo en la Vida, que ser arrojado con tus dos ojos en la Gehena del fuego...

Esta declaración es totalmente ridícula, en varios niveles diferentes. Primero, algo como una mano no puede "ser para ti ocasión de pecado" -tu cerebro causa el "pecado". Todas las personas inteligentes saben eso. Por lo tanto, arrancarte el ojo o cortarte tu mano es inútil. Si tienes un problema con el "pecado" y estás por amputarte algo para resolverlo, necesitarías amputarte tu cerebro, ya que es allí donde todos los "pecados" se originan.

Pero si piensas un poco más profundamente, te das cuenta de que Jesús ha equivocado completamente el remedio real. Si estás teniendo problemas con comportamientos improductivos, lo que necesitas hacer es o educarte o rehabilitarte. Deberías hacer eso hablando con un consejero o viendo a un terapeuta. La amputación es una prescripción absurda, y todas las personas inteligentes lo saben. Jesús no sólo es un imbécil -es un idiota. Da consejos que son completamente inútiles, e imprudentemente peligrosos también.

Aquí hay otro arrebato emocional, en Marcos 11:15-16:

Cuando llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el Templo y comenzó a echar a los que vendían y compraban en él. Derribó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas, y prohibió que transportaran cargas por el Templo.

¿Esto es hacer una cosa inteligente? ¿Es la clase de comportamiento que esperarías de un adulto pensante y racional? No, es el comportamiento de un niño. Seguramente, el todopoderoso hijo de Dios pudo haber pensado un mejor plan que derribar las mesas en un único arrebato emocional.

En Marcos 11:12-14 encontramos otra reacción emocional:

Al día siguiente, cuando salieron de Betania, Jesús sintió hambre. Al divisar de lejos una higuera cubierta de hojas, se acercó para ver si encontraba algún fruto, pero no había más que hojas; porque no era la época de los higos. Dirigiéndose a la higuera, le dijo: "Que nadie más coma de tus frutos". Y sus discípulos lo oyeron...

Luego aprendemos que el árbol está muerto. Veamos, El hijo de Dios está hambriento, Se acerca a una higuera, El árbol está fuera de estación y no tiene frutos. Jesús quiere frutos, Entonces, mata el árbol... ¡Qué imbécil total! ¿Por qué no agitó su mano todopoderosa para que aparecieran los higos? ¿O qué tal pedir prestada una pasa a alguien y transformarla en 5.000 canastos de higos? Sólo un verdadero imbécil mataría algo por despecho.

Aquí hay un ejemplo final. Digamos que realmente quieras molestar a la gente que te rodea. Una forma para hacerlo sería contradecirte constantemente. Por lo tanto, encontramos a Jesús diciendo esto en Lucas 14:26:

"Cualquiera que venga a mí y no me ame más que a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta a su propia vida, no puede ser mi discípulo"..

Ok, entonces si odiamos a todos, podemos ser discípulos de Jesús. Ese es un gran mensaje de alguien que le dice a cualquiera "ama a tus enemigos" y "ama a tu prójimo como a ti mismo". Y no olvides que uno de los mandamientos es honrar a tu padre y a tu madre. ¿En qué quedamos, Jesús? Si queremos ser tus discípulos, ¿debemos amar a nuestros enemigos, a nuestros prójimos y nuestros padres, o deberíamos odiarlos? Sólo un imbécil crearía un conjunto totalmente contradictorio de requisitos como esos.

¿Qué pasa si deseas vida eterna? ¿Qué necesitas hacer? Presumiblemente, necesitas odiar a todos y a la vida misma. Entonces, en Lucas 10:25-28, encontramos otro requisito:

Y entonces, un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?"
Jesús le preguntó a su vez: "¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?"
Él le respondió: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo".
"Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida".

¿Esto es verdadero? ¿Si haces esto, tendrás vida eterna? Realmente, no es verdad. En Lucas 18:18-22, Jesús dice:

18 Un hombre importante le preguntó: "Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?"
Jesús le dijo: "¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno. Tú conoces los mandamientos: ’No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre’".
El hombre le respondió: "Todo esto lo he cumplido desde mi juventud".
Al oírlo, Jesús le dijo: "Una cosa te falta todavía: vende todo lo que tienes y distribúyelo entre los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. Después ven y sígueme".

Las respuestas de Lucas 10 y Lucas 18 son totalmente diferentes. Esto claramente quiere decir que Jesús va cambiando de parecer a medida que anda. Que es lo que haría un imbécil.

Luego, en Juan 6:53-58 encontramos un requisito adicional:

Jesús les respondió: "Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente".

Esto suena grotesco, ¿no es así? Y contradice totalmente lo que Jesús recién le ha dicho a los tipos de Lucas 10 y Lucas 18. ¿Y qué tal Mateo 18:2-3?: Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo:

"Les aseguro que si ustedes no cambian o no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos".

¿Cómo, exactamente, uno se "vuelve como niños"? Por ejemplo, los niños pequeños frecuentemente creen en Santa Claus y el Conejo de Pascua, y a menudo pelearán ferozmente con sus hermanos. ¿Se supone que, como adultos, tengamos esas cualidades? Jesús realmente no lo dice, por lo que este requisito es totalmente nebuloso.

¿Pero esto es verdad? Si te "vuelves como niño", ¿consigues llegar al Cielo? No, realmente no. En realidad, tienes que "nacer de nuevo" para ver el reino de Dios. En Juan 3:3-8, Jesús dice:

Jesús le respondió: "Te aseguro que el que no renace de lo alto no puede ver el Reino de Dios". Nicodemo le preguntó: "¿Cómo un hombre puede nacer cuando ya es viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el seno de su madre y volver a nacer?" Jesús le respondió: "Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu..

Esto es más o menos tan claro como el fango, ¿no es así? Pero eso es lo que dijo Jesús, y contradice totalmente todas las otras cosas que dijo.

Pero ignoremos las contradicciones por un momento. ¿Eso es verdad? Si nos volvemos como niños pequeños... de hecho, si retrocedemos todo el camino para volvernos infantes por medio de ser "nacidos de nuevo" en agua y en Espíritu, ¿conseguiremos llegar al Cielo? No... Jesús se equivoca otra vez. Porque en Mateo 5:17-20, Jesús dice esto:

No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice. El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos. Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.

Esto se está poniendo absurdo, ¿no es así? Los fariseos y los escribas son adultos, no niños. Y si lees la Biblia, sabes que los fariseos eran tipos rudos. Pero eso es lo que dice Jesús. Olvídate del tema de "nacer de nuevo" y los niños -al contrario, vuélvete un tipo rudo. Nuestra rectitud, y nuestra adhesión a las leyes del Viejo Testamento, deberían exceder aquellas de los fariseos, para entrar al reino de los Cielos. Lo que quiere decir, que necesitamos empezar a matar a un montón de personas.

Y luego está el famoso versículo, de Juan 3:16:

Porque Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

¿Pero esto qué es? ¿Qué es lo que tenemos que hacer para tener vida eterna e ir al Cielo? Hay, probablemente, otras 15 condiciones dispersas a través de la Biblia. No hay forma de saber cuál es correcta, y todas ellas se contradicen entre sí. Ahora que hemos visto todos estos temas, una cosa debería ser clara como el cristal: Jesús no tenía absolutamente ni idea de lo que estaba hablando.

La parte más divertida de todas es que la "vida eterna" es una fantasía total. Nadie consigue la vida eterna, porque con lo que Jesús está traficando es una estafa. Cada biólogo te dirá con certeza que toda la vida es una reacción química. Por lo tanto, toda la idea de "alma" es un producto de la imaginación humana.

Cuando combinamos todos estos ejemplos vistos, la verdad es completamente obvia. Jesús no fue "el hijo de Dios". Tampoco fue ni perfecto ni libre de pecado. Jesús fue un imbécil total. Fue una persona engreída, como ninguna otra. Y también fue un vendedor de bálsamos. El hecho de que los "cristianos" no pueden ver esto, te muestra la profundidad de su engaño.

También te muestra que Dios es completamente imaginario.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)