25 de agosto de 2014
edicion 439
Información y análisis de América Latina y del mundo

BOLIVIA: EL HAMBRE Y LA CANASTA FAMILIAR

René Quenallata Paredes (XINHUA)

Martes 2 de noviembre de 2010

El alza desmesurada de los precios (entre 25 y 50 por ciento) en los principales alimentos básicos de la canasta familiar (carne de res y pollo, papa, azúcar, harina y tomate) provocó alarma y preocupación de los bolivianos.

Productores, gobierno, analistas y el Banco Central de Bolivia (BCB) coincidieron, por separado, en manifestar hoy que este panorama se debe a la sequía y a los incendios forestales, por lo que es necesario comenzar a importar y prohibir la exportación de algunos productos.

El BCB salió el lunes a calmar las preocupaciones de las amas de casa y aclaró que el incremento de precios en los últimos meses tiene un carácter "transitorio".

A su vez, la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, aseguró que la inflación en Bolivia "está controlada" y que la gestión del año 2010 concluirá dentro de los márgenes previstos en la ley financial, es decir, entre el 4 y 4,5 por ciento, debido a la tendencia a la baja de los precios de alimentos en los últimos meses del año.

La aguda sequía que vivió el país durante los primeros nueve meses de este año logró afectar al menos a 300.000 personas de seis departamentos de Bolivia, cuya región más amenazada en su seguridad alimentaria es el Chaco, según reportes brindados por Defensa Civil y gobernaciones.

El fenómeno del incremento en el precio de la canasta familiar se registra en gran parte de las regiones, como Santa Cruz con el desabastecimiento de carne de res y de pollo, en Tarija con el tema del azúcar, Potosí experimenta el alza en la papa. En Cochabamba se constató la subida del azúcar y la harina.

El mismo panorama se registra en Oruro. En los mercados de La Paz, los productos que se han encarecido son la azúcar, tomate, papa, carne de res, pollo, entre otros.

Los diferentes medios de prensa mostraron la disconformidad de las amas de casa por la permanente subida de precios de los productos de primera necesidad y expresaron su preocupación.

A su turno el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Goran Vranicic, planteó al sector productivo privado y el gobierno reunirse para acordar políticas de incentivo a la producción de carnes, tubérculos, maíz, azúcar, soya y sorgo para evitar la escasez de estos productos en 2011.

"Nosotros creemos que estamos a tiempo todavía para poder generar políticas claras de desarrollo agrícola", agregó.

Alimento y cambio climático

En un comunicado oficial, el BCB señaló que la papa, el azúcar, la carne de res y el tomate subieron de precio por la sequía, los incendios forestales provocados y algunos conflictos sociales.

Algunos de los efectos son el descenso del nivel de las aguas en algunos de sus principales reservorios, además de sequías y precipitaciones extremas, como no sucedió en las tres últimas décadas, según datos proporcionados por el gobierno.

El viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco, manifestó que las sequías aparecieron este año más temprano que en la pasada gestión, por lo cual se estima como un problema que se prolongará hasta fin de año.

Informes de gobernaciones y Defensa Civil señalan que las familias afectadas por la sequía de 2010 fueron 59.985 en 85 municipios.

Por departamentos, La Paz concentra la mayor cantidad de familias afectadas, con 22.838, según el gobierno paceño; luego, está la región del Chaco boliviano, con 19.595 familias; Santa Cruz, con 8.000 afectados, Oruro con 7.000, y Cochabamba con 2.552.

Por otro lado, el Consejo Nacional para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y Emergencias (Conarade), en la región del Chaco boliviano, que comprende a 16 municipios de tres departamentos, estimó en 19.595 el número de familias afectadas.

Además, calculó daños en 30.774 hectáreas de maíz, poroto y maní, así como 538 cabezas de ganado perdido y 27.000 cabezas en riesgo.

Inflación

El gobierno boliviano y el Banco Central consideran que la inflación no se disparará tras la subida de precios de los últimos días.

El BCB aseguró que la inflación a 12 meses hasta septiembre fue de 3,3 por ciento y que el año cerrará en casi 4 por ciento.

Para el analista económico Gonzalo Chávez, el fenómeno del alza de precios en los productos de la canasta familiar obedece a la oferta y la demanda, asociados a un exceso de liquidez que podría hacer variar la meta inflacionaria del 4,5 por ciento.

De acuerdo con estimaciones de Chávez, la inflación podría llegar a 6 por ciento, tomando en cuenta que la acumulación entre enero y septiembre llegó a 4,9 por ciento.