20 de mayo de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

LA AUTOPSIA DEL APRA.

Por Cathy Garcia

2 de junio de 2006

¿Por qué perdera Garcia Perez? Porque el mito aprista fue destruido tan pronto tomo el poder el 85, alli el APRA murió ahogado en un inmenso rió de sangre de mas 10,000 peruanos asesinados y desaparecidos. Fue el régimen del genocidio institucionalizado y la corrupción generalizada. Luego vino la convivencia del 90. El APRA, junto a su variante ideológico Izquierda Unida (liderado por el aprista Barrantes), puso en el poder al FujiMonteCinismo que prentendio perpetuarse en el poder. Renuncio por fax el vendepatria. Asume el poder Toledo disfrazándose de nacionalista y prometiendo un "gobierno de todas las sangres". El pueblo es apuñalado una vez mas por la espalda. Toledo resulto ser uno de los lacayos mas fieles que tuvo el imperio. De nuevo la convivencia aprista. A cambio de inmunidad para Garcia Perez, el APRA cogobierna con el toledismo reaccionario y hambreador en el Congreso y los gobiernos regionales.

Estamos a las puertas de las elecciones definitorias del 2006. Garcia Perez esta en un dilema y juega a los dos cañones. Si gana la historia se repite. Genocidio y hambre contra el pueblo (con las FFAA al mando de Giampietri), los escuadrones de la muerte (a cargo de Mantilla), y carne podrida importada por el "flamante" Ministro de Agricultura Remigio Morales. Y ya lo dije bien claro que hará si pierde. Convivencia. Garcia declaro, "buscare de inmediato a Humala para conciliar..." (La Republica 5-31-06). Quiere ser Ministro de Agricultura (por lo del TLC con EEUU) o de relaciones exteriores (para favorecer los intereses yanquis contra el bloque Cuba-Venezuela-Bolivia) o director del Instituto Penitenciario INPE (para que los pocos sobrevivientes del genocidio del Frontón le puedan ver los ojos).

Nadie se trague el cuento que Garcia quiere chamba después de vivir de parasito toda su vida (Garcia Perez jamas tuvo un empleo digno). No. Tiene todavía muchos millones de dolares producto del botin que se llevo al terminio de su gobierno. Garcia y Fujimori-Montesinos fueron los presidentes mas pillos que tuvo el Peru.

I. EL APRA HISTORICO. El APRA surgió como un partido reformista radical en 1924, cuando sus lideres se encontraban en el exilio. Contrario al APRA actual que promueve el capital extranjero y el saqueo de las riquezas del Perú por trasnacionales, el APRA original sostenía que el factor dinámico del desarrollo estaba en la nacionalización de la industria, la reforma agraria, la participación de la pequeña burguesía en el poder, el fin del Estado oligárquico, el alejamiento del militarismo del poder político y la formación de un frente nacional anti-imperialista. Con su posición inicial, el APRA mantuvo una alianza relativa con las clases populares, en especial con el proletariado emergente y el campesinado. Esa alianza, le enfrenta al ejercito (institución tutelar del orden injusto) que no le permitió una participación directa en el poder hasta el 85. El APRA entonces tuvo que romper su alianza con las clases populares para insertarse en el poder político, y así demostrar con hechos que se trataba de uno de los partidos mas reaccionarios y anticomunistas de Latinoamérica. Sus blancos históricos favoritos fueron el Partido Comunista y la Confederación General de Trabajadores (CGTP), ambos organizaciones fundadas por Mariategui.

De allí para adelante, la vida del APRA ha sido una continua traición a los sectores populares, con el uso de la demagogia (la llamada escopeta de 2 cañones) no se canso de darle puñaladas por la espalda al pueblo. La primera traición del APRA a las masas fue su participación en el Frente Democrático Nacional (FDN) de Bustamante y Rivero en 1945; en 1956 ajusto su ideología para aliarse a la oligarguia comercial, y en 1962 se engancho a la oligarquia latifundista. Cae Bustamante con el golpe militar de Odria ( representante de la oligarquía exportadora) en 1948, y el APRA regresa a la ilegalidad. Odria impulsa el crecimiento de los sectores urbanos y las exportaciones, y a la vez promueve la expansión del imperialismo norteamericano en todos los sectores productivos de la economía peruana.

En el sector minero y la agricultura los verdaderos gobernantes del Perú eran las trasnacionales Grace y la Southern. El Dept. de Comercio de USA puso en las nubes a Odria, "el gobierno peruano promulgo leyes muy valiosas para estimular la inversión y aumentar la confianza del inversionista extranjero" (U.S. Corporations in Perú", 1954). ¡Que similitud con los elogios de Bush a Toledo! Odria cae en medio de una fuerte presión popular hábilmente aprovechada por la burguesía latifundista que impulsa el "retorno a la democracia" vía elecciones. El APRA se alía a Manuel Prado en 1956. Prado era representante de la oligarquía banquera, le ofreció al APRA lo que buscaba: participación en el poder (un pedazo de la torta). A cambio, el APRA prometió luchar por un clima de paz social mediante el control popular o la neutralización de las demandas laborales a través de su Confederación de Trabajadores (CTP). La CTP, en ese entonces, ya era solventado por la AFL-CI0, organismo político-laboral de EEUU que tiene lazos con la CIA.

En 1960, el APRA se alió con Odria, el viejo dictador sangriento que les reprimió, encarcelo y exilio en el pasado, pero esta vez fijando una posición claramente pro-imperialista y Macartista. Haya lanza la idea de la convivencia en el discurso de la confraternidad de ese ano, "como dijimos cientos de veces, la convivencia es un nuevo clima de la política peruana, es como el aire que respiramos" (Bourricaud F., Poder y Sociedad en el Perú Contemporáneo,1967, p. 270). Rompe el APRA Rebelde (MIR) de De la Puente Uceda, también se fracciona el Partido Comunista en pro-Moscú y pro-Chino (el joven Abimael Guzmán líder de la Juventud Comunista se alinea con el segundo). En 1962, un fraude cometido a favor de Haya de la Torre con el apoyo de la Embajada de EEUU, empuja a su contrincante Belaunde Terry a provocar un golpe de Estado que se concreta en julio. La convivencia o "gobierno de coalición" del APRA fue tirado al tacho de basura. Belaunde justifico el golpe militar: "fuimos testigos de un escandaloso espectáculo de la autoridad electoral que puso oídos sordos a la voz autoritativa de las fuerzas armadas que no intervinieron en este proceso arbitrariamente. Lo hicieron como una obligación legal y constitucional." (Bourricaud F. P. 291).

Como resultado, el APRA tuvo que consolidar su alianza con la Unión Nacional Odriista (UNO), dando un salto cualitativo de la "convivencia" a la "superconviviencia". El APRA fue el partido que pidió mas represión militar a las guerrillas del 63, Townsend Ezcurra pidió la pena de muerte para Hugo Blanco y otros subversivos que quedaban con vida.

En la arena electoral, el APRA ya estaba quemada por su alianza con su antiguo verdugo Odria. Lo mismo ocurría con el revisionismo, encabezado por Jorge del Prado que apoyo al "mar menor" Belaunde. Belaunde llega al poder el 63, pero con mayoría APRA-ODRIA en el Congreso. La demagogia "modernizante" de Belaunde dura muy poco, el papagayo había prometido que la recaudación de impuestos quedara bajo el control del Estado en reemplazo del sector privado, la solución del problema del petróleo (la IPC) en menos de 90 días, la reforma agraria. Belaunde presento un proyecto de ley de reforma agraria en agosto de 1963 que afectaba a todas las haciendas del país. La coalición APRA-UNO modifico el proyecto excluyendo a las haciendas azucareras y algodoneras, además de pagar por las haciendas con bonos del estado y amortizaciones hasta por 20 anos (un excelente negocio para los gamonales). Pero en el campo la reforma agraria trató de hacerlo realidad por su cuenta los propios campesinos con masivas invasiones a las haciendas, pero Belaunde los reprimió a sangre y fuego. La coalición APRA-UNO representante de la burguesía terrateniente critico de "suave" a Belaunde pidiendo mas represión contra los campesinos. Belaunde capitula. Lo único que quedaba era la lucha armada.

El foquismo fracasa estrepitosamente en los 60’s. El Partido Comunista estudiaba el problema, se abstuvo de participar. La crisis se intensifica el 67, la burguesía no tiene autonomía frente al capital extranjero y por lo tanto no tiene poder de decisión. Al final, Belaunde impulsa un gabinete "técnico" formado por AP, APRA, el odriismo (el infame Pedro Beltrán) y las fuerzas armadas, fue presidido por Manuel Ulloa (un individuo conectado a los intereses de la familia Rockefeller). Belaunde capitula frente a la IPC a quien exonera su deuda de 690 millones de dólares a cambio de que entregue los pozos a la Empresa Petrolera Fiscal. Belaunde (por obra del actual Kuczynski) hace desaparecer la pagina 11 del contrato donde precisamente estaban estipulados los precios a los cuales se les debe vender petróleo a la misma IPC. El 3 de octubre del 68, las FFAA le dan un golpe al fracasado Belaunde, pero anos mas tarde (1980) lo vuelven a entronar en el poder por obra del dictador Morales Bermúdez.

El APRA se vuelve a dividir el 68, una fracción se alía con el general Velasco. Las medidas del gobierno militar no significaron, en modo alguno, una ruptura con el imperialismo ni el orden semi-colonial y semi-feudal de nuestra sociedad. Fue una reestructuración necesaria para eliminar los vestigios tradicionales que impedían el desarrollo del capitalismo burocrático, y principalmente para hacer más difícil la tarea revolucionaria que el Partido Comunista preparaba aceleradamente para iniciarlo el 80.

Belaunde vuelve a tomar el poder el 80, esta vez con el compromiso de mantener a cualquier precio el status quo de la sociedad peruana. Prometió aniquilar a la guerrilla maoísta en menos de 90 días, considerándolos unos simples "abigeos". El APRA desde el Congreso pide el ingreso inmediato de las FFAA.

III. EL APRA DE GARCIA PEREZ.

"Declaro, y este es mi compromiso, que desde hoy, el Estado es de todos los peruanos, y que si nadie ha hablado por los comuneros y desempleados, el Estado hablara en nombre de ellos por el bien de la justicia". Garcia Pérez, 28/7/85.

Las elecciones del 85 se caracterizo por el fraude masivo, donde el ejercito reemplazo la labor del Jurado Nacional de Elecciones. Según la denuncia del personero de Izquierda Unida (IU), desaparecieron 500,000 votos (el 18.9% de los votos emitidos), se violo la ley por el apoyo del Canal 5 de Delgado Parker (asesor político de Alan) el mismo día de las elecciones. El APRA obtuvo el 45.5% de los votos (34.6% de los peruanos aptos para elegir) pero con insultante desparpajo García declaro al mundo que había obtenido el 80% del electorado. Barrantes de IU (el aprista nunca expulsado) y sus candidatos vicepresidenciales (mas apristas que izquierdistas: Agustín Haya y Bernales) sin consultar a sus bases, capitulan y le entrega el poder a Alan García. Barrantes acudió en persona a felicitarlo: "Acudi a felicitar al Doctor Alan Garcia y a decirle que IU no queria dificultar su ascenso al gobierno", ademas de añadir que su triunfo era una derrota del "terrorismo". Esa palabrita clave "terrorismo" ya estaba siendo usada en el mundo por Ronald Reagan para apagar con sangre y fuego las luchas de liberación nacional. Ese fue el presente griego de IU al APRA que el pueblo nunca debe olvidar, la de facilitarle su ascenso al poder. A cambio Barrantes recibió dos ministerios y la promesa del apoyo aprista a su futura candidatura a la alcaldía de Lima. El 28 de julio del 85, Alan García Pérez se instala en el poder en clara violación del mandato imperativo del Art. 203 de la Constitución del Estado que requería mas de la mitad de los votos validamente emitidos.

En su discurso, García repitió la perorata aprista de un Estado nacionalista, democrático y popular, presuntamente "modernizadas" por el en un mamarracho que acababa de publicar: el futuro diferente. Copiándose de los políticos chinos, García dijo que en Perú hay "tres injusticias" por resolver. Dijo que el problema del Perú es de injusticias no de dependencia, enterrando para siempre el falso anti-imperialismo del APRA. La trinidad justiciera del APRA se redujo a las peroratas: injusticia regional, divorcio económico de sectores y la injusticia social. La solución del APRA a la "injusticia regional" fue en realidad la creciente burocratización del Estado y la mayor militarización de Lima. Se inflo los ministerios al máximo para acomodar a sus correligionarios y familiares. La gran burguesía en sus dos fracciones (la compradora y burocrática) que constituyen los grandes banqueros, industriales, comerciantes y terratenientes inmobiliarios aumentaron la concentración de los medios de producción en Lima, igualmente las trasnacionales mineras y petroleras, aumentaron la centralización de sus operaciones en la capital. En el fondo el APRA buscaba mercados para el excedente productivo del imperialismo y las clases explotadoras. ¿Que es la industria moderna del Perú? Es el capitalismo burocrático desarrollado bajo dominio imperialista y ligado a terratenientes. Las empresas más importantes en cada industria son extranjeras, y la mayor parte de estas empresas son subsidiarias de grandes corporaciones trasnacionales. ¿Y que es la agricultura rural andina? La semifeudalidad con las tres connotaciones que Mariategui estableció: tierra, servidumbre y gamonalismo. Es la cuestión de la tierra el motor de la lucha de clases en el campo, lo fue en los tiempos de Mariategui y lo es ahora con la penetración mayor de trasnacionales mineras y energéticas que arrebatan las tierras y aguas de las comunidades campesinas. ¿Qué es el Estado? Es una maquina engrasada con "elecciones" para mantener la dominación de una clase sobre otra, por consiguiente es el producto y la manifestación del carácter irreconciliable de las contradicciones de clase.

García Pérez dijo en las Naciones Unidas el 85, "para hacer la revolución democrática debemos ser antiimperialistas". Pero ese falso antiimperialismo del APRA consistió en beneficiar al mas grande monopolio petrolero del globo de ese entonces, la Occidental Petroleum Company (OXY), en hacer altisonantes declaraciones de pagar la deuda externa con solo el 10% de los ingresos de exportación y terminar pagando el 35.5% o el 56.9% en el segundo semestre del 85 (14.7% por deuda publica, 6.4% por el Banco Central de reserva y 35.8% por el sector privado). Es falso que se negó a pagar la deuda externa por dos anos.

En lo referente al "respeto a la libertad de opinión y expresión", dentro del orden reaccionario, es solo para los para los explotadores dueños de casi todos los medios de comunicación masiva y la forma unidimensional de la información que propalan. Un ejemplo claro fue la desinformación del genocidio del Frontón de junio de 1986. En su afán de buscar un certificado de buena conducta del imperio, el régimen "justiciero" del "jefe" García reprimió con brutalidad a los obreros del SIMA, Moraveco, a los mineros de Canaria, Cerro de Pasco, La Oroya, Morococha, CITE, SUTEP, médicos, a los caneros de todo el país, a los pueblos de Cusco, Puno y San Martín, y con mas alevosía contra los humildes pobladores de pueblo jóvenes cuyas viviendas fueron arrasadas, atentando contra el derecho a la vida e integridad física de sus adversarios políticos. En síntesis, el APRA transformo el orden demo-representativo en un orden social corporativo bajo dirección de una política con claro tufo fascista.

En lo económico, el plan de emergencia del APRA (que contó con la aprobación del FMI) se implemento con numerosos ajustes y reajustes con el cuento de siempre, "reactivación de la economía". Congelo los ahorros de los pequeños ahorristas, pero no de sus aliados los grandes explotadores ligados a trasnacionales. Según el economista Iguinez, solo en 6 meses del gobierno aprista las remuneraciones de los trabajadores decrecieron en capacidad adquisitiva en 89.4%, y para julio del 86 el precio de los alimentos se eleva 210.8%. En el campo, la situación era peor, se había decretado el interés cero para prestamos en el trapecio andino, pero solo cubría del 8 al 10% de los productores la mayoría divertidos en la costa. Se organizo el PAIT para dar trabajo con salario mínimo a casi 50,000 personas a cambio del apoyo al APRA, y el Programa Ocupacional de Emergencia (PROEM) por el cual se permitió a los empresarios estatales y privados contratar hasta por 2 anos pagando el sueldo minino, el propósito era claro: liquidar los sindicatos de trabajadores. Esa era la esencia del "Estado popular" del APRA. El sector y salud y educación fueron invadidos por funcionarios apristas como el tal Sota Nadal en la UNI, que coordinaron con las fuerzas represivas la eliminación de la educación publica por ser "centros del terrorismo". En síntesis, el gobierno aprista fue simplemente una dictadura de clase pro imperialista, antidemocrática y antipopular, lo demás son viejos vinos en odres nuevos, y demagogia a raudal.

IV. EL APRA EN LA CÚSPIDE DEL GENOCIDIO.

"Nuestra carta de presentación democrática ante el mundo es el respeto a la vida y al derecho de las personas. Nada justifica la tortura, la desaparición o la ejecución sumaria. La barbarie no debe combatirse con la barbarie." Alan García, discurso en la ONU, 9/9/85.

Apenas instalado el gobierno, el Consejo de Defensa Nacional encabezado por García Pérez se reúne con los jefes de las fuerzas armadas y varios asesores militares velasquistas. Deciden proseguir con la misma estrategia contrarrevolucionaria de Belaunde pero dotándole de mas recursos a los militares, sobre todo dándoles mas carta blanca para desarrollar el genocidio. Pensaban derrotar a sendero luminoso en menos de 100 días (El Nacional 18-5-85). Solo dos semanas después de instalarse en palacio, el 14 de agosto de 1985, en Accomarca, provincia ayacuchana de Vilcashuaman, se produjo una de las mas aterradoras matanzas de campesinos por obra del Ejercito. 62 civiles muertos, 39 adultos y 23 niños. García Pérez oculto los hechos hasta el 11 de septiembre, cuando los familiares de los deudos denunciaron lo sucedido al senador Cesar Rojas Huaroto. Alan García hizo el simulacro de pedir "explicaciones" a las FFAA y el cuento de siempre "Comisión Investigadora del Congreso". García llama al General genocida Jarama para decirle: "cholo te tengo que quemar". Al mismo tiempo le premio con el cargo de agregado militar a Washington DC junto al genocida anterior Noel (Dossier de DDHH, La Republica 13/11/91). El autor material del genocidio de Accomraca fue el subteniente Telmo Hurtado al mando de la patrulla "Lince 7" de 25 soldados. Según un testigo, los arresto a todos los pobladores por ser "posibles terroristas", a los hombres lo torturaron, a las mujeres y niñas los violaron en las pampas de Llocllapampa, luego los metió a todos en la casa de Cesar Gamboa, los ametrallo y remato con una granada. Todos fueron quemados adentro. "La mayoría de esa gente esta contra nosotros. Por la ideología que llevan ya es difícil volverlos a captar," declaro Hurtado a la Comisión Investigadora del Congreso. Telmo Hurtado fue declarado "héroe de la democracia", ascendido por el gobierno aprista y enviado a España para protegerlo (Comisión Investigadora del Congreso, Valle Riestra, JDC y otros). El Comercio, en su editorial del 25/10/85 pidió que "no se maniate a los militares". La impunidad llega al 100%.

Siguió el genocidio de presos en Lurigancho de octubre 1985. García Pérez promovía en sus militares activamente el genocidio. En Pucayacu se encuentra una fosa con 50 cadáveres, un periodista (Jaime Ayala) andaba investigando el cementerio secreto de Pucayacu. El secuestro y posterior asesinato del periodista Ayala, permite describir a otro monstruo llamado "Comandante Camión", el capitán de corbeta Álvaro Artaza. La marina lo protegió enviándole al extranjero, el gobierno aprista después de llamarlo "héroe de la democracia" le expidió un certificado de defunción falso de declarándolo oficialmente "muerto".

Durante el régimen de Alan García Pérez, el genocidio militar se expandió a gran parte del territorio nacional. Los muertos sin nombre batieron números récord en Junin y la zona del Alto Huallaga. De las 1,629 desapariciones denunciadas durante la gestión del APRA, 1,087 quedaron sin esclarecer, y por su puesto impune (APRODEH, Reporte Especial 1991).

El gobierno aprista también se caracterizo por un gran numero de escuadrones de la muerte al servicio de las fuerzas del orden. Desde el ministerio del interior actuaban el Grupo Comando Rodrigo Franco al mando del viceministro Agustín Mantilla, brazo derecho de Alan García. El Comando llevaba el nombre del Némesis de Alan García, Rodrigo Franco, a quien mando asesinar tiempo atrás. El gobierno aprista tiene el record escalofriante de haber asesinado en 1986 al mayor numero de presos políticos en el mundo: 400 presos.

Los religiosos no escaparon del genocidio aprista. El comandante camión se entero que fieles de la iglesia evangelista de Huanta sabía de los cementerios clandestinos, a las seis dela tarde de 1/8/85 llega la patrulla de la marina a la iglesia, escogen a 6 para ametrallarlos. Le metieron una granada a la humilde iglesia mientras los fieles corrían en pánico.

Durante el régimen aprista se descubrieron casi un centenar de fosas comunes con cadáveres NN (nombre ninguno). Muchas de ellas estaban minadas para que nadie se atreviera a investigarlas. La razón que los familiares de las victimas no quieren participar en la identificación de los NN es el de ser detectados por el gobierno, porque el hacerlo significaba una muerte segura para todos sus familiares (igual ocurrio con la llamada Comision de la Verdad del gobierno de Toledo).

El 19 de junio de 1986, el APRA llega a la cúspide del genocidio en la historia del Peru, excepto los cometidos por Pizarro en la epoca de la conquista, 400 presos políticos fueron asesinados por la Marina y la Guardia Republicana, bajo dirección personal de Agustín Mantilla, y la dirección política de Garcia Perez. Los complices fueron el fiscal Elejalde, la Comision de Paz, el Ministro de Justicia Gonzales Posada, y el aprista Barrantes Lingan, cabeza de IU, por proponer el archireaccionario "frente antiterrorista". El exterminio de los mejores hijos del pueblo peruano derrumbo como castillo de arena de playa la credibilidad y moral del PARA, liquido para siempre las pretensiones del APRA en la política del Peru contemporáneo. Tambien estremecio de espanto la conciencia de las masas populares en todo el mundo, y la sonrisa genocida de Garcia Perez quedo imborrable en la memoria de todos los peruanos. El APRA ya es un cadáver insepulto. La guerrilla solo podia ser confrontado con el genocidio y el terrorismo estatal, Belaunde-Garcia-Fujimori (inseparable de su siames Montesinos) fueron consistentes en esa política. Esperar que estos tres monstruos pidan perdon al pais, es pedir peras al olmo.

Solo el pueblo juzgara y sancionara a los genocidas.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)