24 de agosto de 2019

INICIO > MEDIO ORIENTE > Irak

Irak

LA SITUACION PRE-ELECTORAL SE ASEMEJA A UNA GUERRA CIVIL

27 de julio de 2005

A nte sus primeras elecciones en 40 años, el próximo domingo, Irak da muestras de hallarse inmerso en una guerra civil no declarada contra instituciones de poder tuteladas por Estados Unidos.

Tras el derribo ayer de un helicóptero con 31 marines a bordo, todos muertos, un tractor-bomba explosionó este mediodía muy cerca del cuartel estadounidense en Ramadi, 100 kilómetros al oeste de Bagdad.

Al estallido siguió un tiroteo breve e intenso, pero hasta el momento se desconocen las consecuencias de ambos hechos. Ramadi se encuentra en el llamado triángulo sunita, el corazón de la insurgencia iraquí contra la coalición ocupante.

Otro automóvil con explosivos estalló en Samarra, 100 kilómetros al norte de la capital iraquí y causó siete muertos y 15 heridos, de ellos varios soldados australianos, dos de ellos de gravedad.

Una bomba artesanal reventó a su vez al paso de un convoy militar iraquí en la carretera entre Mahmudiya y Latifiya, al sur de Bagdad, y dejó cinco muertos y 15 heridos.

Entre estos últimos había cuatro soldados del ejército estructurado y entrenado por el ocupante estadounidense.

En Baquba, 60 kilómetros al noroeste de esta capital, murió un oficial de policía tras un ataque de la resistencia, en tanto en Muqdadiyah (norte) cayó un soldado de la Primera División de Infantería estadounidense.

Esta última versión no pudo ser confirmada.

Ante las elecciones a una asamblea provisional constitutiva de la que debe salir el nuevo gobierno -tutelado por Washington, al igual que el actualmente en funciones-, los centros de votación se convierten en objetivos de la resistencia.

Así, varios cohetes hicieron blanco este jueves en la sede de la comisión electoral en Tikrit, la patria chica del depuesto presidente Saddam Hussein, preso junto con otros 11 de sus colaboradores y a la espera de juicio.

El atentado de Samarra ocurrió muy cerca de un colegio electoral.

Ante la inseguridad reinante, Rusia declinó hoy participar como observadora en los comicios, después que ayer se abstuviera también Naciones Unidas, no sin antes advertir que había preparado a 150 iraquíes para fiscalizar el acto electoral.

Gran Bretaña, con 9.000 soldados en el sur de Irak, que hoy fueron puestos en estado de alerta ante la inminencia de las elecciones, anunció que reemplazará en unos días los 220 soldados holandeses que se retirarán en marzo próximo.

La noticia se conoció en coincidencia con el llamado del líder de la oposición liberal demócrata, Charles Kennedy, al primer ministro Tony Blair, para que fije la secuencia de la salida de las tropas británicas de Irak tras las elecciones del domingo.

(Argenpress.info, 27/1/2005)