10 de noviembre de 2019

INICIO > EUROPA

¡No a la resolución anticomunista del Parlamento Europeo!

Rupture & Renouveau

10 de noviembre de 2019

Tomado de la revista Rupture & Renouveau
https://www.ruptureetrenouveau.be/post/non-%C3%A0-la-r%C3%A9solution-anticommuniste-du-parlement-europ%C3%A9en

Traducción de El Diario Internacional

1. El 19 de septiembre, el Parlamento Europeo aprobó una resolución "Sobre la importancia de la memoria europea para el futuro de Europa" . Con esta resolución, el Parlamento declara que el pacto germano-soviético abrió "el camino al estallido de la Segunda Guerra Mundial"; "condena cualquier manifestación y difusión de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo, en la Unión Europea" y "expresa su preocupación por el hecho de que los símbolos de los regímenes totalitarios se sigan utilizando en espacios públicos y con fines comerciales, al tiempo que recuerda que varios países europeos han prohibido el uso de símbolos nazis y comunistas ". También condena "el creciente uso de fuerzas políticas extremistas y xenófobas en Europa para distorsionar los hechos históricos y su uso del simbolismo y la retórica que hace eco de ciertos aspectos de la propaganda totalitaria". Además, hace un llamamiento a los Estados miembros "para prohibir efectivamente los grupos neofascistas y neonazis y cualquier otra fundación o asociación [!] Que exalte y glorifique al nazismo y al fascismo o cualquier otra forma de totalitarismo [...]". ¡Tenga en cuenta que la resolución sugiere furtivamente (a través de uno de sus considerandos) tomar el ejemplo de "ciertos Estados miembros", que prohíben las "ideologías comunistas o nazis"!

Las resoluciones del Parlamento Europeo no son actos vinculantes; no crean obligaciones legales. Sin embargo, tienen un gran significado simbólico.
Esta resolución fue votada (82%) por, además de la extrema derecha y los conservadores, la mayoría de los socialdemócratas y ecologistas. Entre los belgas, Marie Arena (PS), Marc Tarabella (PS), Kathleen Van Brempt (SP) Philippe Lamberts (eco), Petra De Sutter (Groen) ...

2. En primer lugar, esta resolución destaca el pacto germano-soviético de 1939 y declara este pacto como responsable del estallido de la Segunda Guerra Mundial (por lo tanto, la responsabilidad de los soviéticos y la de los nazis en el estallido de la guerra debe ser puesta en igualdad de condiciones). En segundo lugar, equipara y condena a los regímenes comunistas y nazis. En tercer lugar, vemos, en el fondo de esta resolución, la voluntad, en última instancia, de impulsar la prohibición de las ideologías comunistas y nazis.

3. Esta resolución ilustra perfectamente la manipulación de la historia con fines ideológicos y políticos. El ejercicio es simple, pero eficaz: falsifica la Historia para finalmente llevar a la infame conclusión de que el comunismo y el nazismo son totalitarismos equivalentes. Debe enfatizarse que desde la infancia hasta la muerte, cada individuo se enfrenta, por medio de libros de texto de Historia, planes de estudio, documentales, películas, etc. - a esta propaganda elaborada por quienes están a la cabeza del sistema. Esta propaganda es poderosa y coloca, paciente y meticulosamente, en el subconsciente de las personas, una "historia oficial" sin más fundamentos que los ideológicos. Además, esta propaganda es normal e inevitable: los comunistas representan (potencialmente) la amenaza última contra los intereses de la clase dominante, la clase dominante tiene control sobre la máquina del estado y su aparato de propaganda, los medios de comunicación...

En resumen, esta resolución, que aparece en este período del despertar de movimientos sociales, en muchos Estados miembros, , es parte de esta vasta y fuerte dinámica de propaganda anticomunista diseñada para proteger los intereses de la clase dominante. Como escribió un colectivo de académicos, intelectuales y artistas, en una carta blanca publicada en La Libre, esta resolución constituye una maniobra relacionada con la intimidación política, la amenaza, contra los investigadores y las formaciones políticas.

No debe olvidarse que en el pasado el Parlamento Europeo aprobó resoluciones similares. Por ejemplo, en 2009 se adoptó una resolución sobre "Conciencia europea y totalitarismo", que tiende a equiparar los regímenes comunistas y nazis. Sin embargo, el Parlamento Europeo, en la resolución de este año, fue un paso más allá que en los anteriores en lo que llama a prohibir las ideologías comunistas y nazis, invita a prohibir los símbolos comunistas y nazis.

Finalmente, se debe tener en cuenta un último elemento. El Parlamento Europeo, en esta resolución, llama a "la sociedad rusa a aceptar su pasado trágico", exige a los líderes rusos que dejen de "distorsionar los hechos históricos" e insiste en que deben condenar "los crímenes cometidos por el régimen soviético totalitario ". El último punto de la resolución también requiere que el Presidente del Parlamento Europeo transmita el documento a la Duma Estatal de Rusia. Encuestas recientes realizadas este año entre la población rusa, revelan que la popularidad de Stalin nunca ha sido tan alta en 20 años.

4. El nazismo es el fascismo al estilo alemán de Hitler. ¿Y qué es el fascismo? Es la forma más reaccionaria de la dictadura del capital financiero, establecida por los capitalistas para aplastar toda resistencia de los elementos progresistas de la sociedad. El fascismo establece un régimen de terror de los capitalistas y tiene en su ADN la preparación y el estallido de las guerras para esclavizar a los pueblos. Se basa en el racismo y el culto letal de la "sangre racial". Hace que los instintos animales tengan prioridad sobre la razón. Su establecimiento atestigua el hecho de que las clases dominantes ya no pueden gobernar por medios democráticos, que requieren violencia y terror para aplastar las aspiraciones de las masas populares.

5. Dicho esto, ¿es cierto que los soviéticos, por haber establecido el pacto germano-soviético, deberían asumir alguna responsabilidad por el estallido de la guerra? Veamos eso más de cerca.
En 1933, los fascistas llegaron, con Hitler a la cabeza, al poder en Alemania. Desde el principio, expusieron su voluntad y propósito, que compartieron con las potencias capitalistas de todo el mundo, de aniquilar a la Unión Soviética.
Desde el principio, en 1934, Stalin declaró que "si los intereses de la URSS exigen un acercamiento con tales países que no tengan ningún interés en que se rompa la paz, dudamos en hacerlo".
Desde sus inicios, el régimen nazi remilitarisa el país, paso a paso, y pisotea el Tratado de Versalles.
En 1935, Hitler restableció el servicio militar obligatorio. Así formalizó la remilitarización de Alemania y denunció las cláusulas del Tratado de Versalles sobre la limitación del ejército, con la complicidad tácita de los líderes de Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos.
En 1936, los nazis ocuparon Renania (volvieron a ocupar esta zona desmilitarizada por el Tratado de Versalles). Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos no se movieron. A finales de año, Alemania y Japón concluyeron el "Pacto Anti-Kominterm". Italia se unió poco después. Los acuerdos secretos de este pacto preveían la asistencia mutua de las partes durante un enfrentamiento con la URSS.

En 1938, se da la anexión de Austria por Alemania. La URSS se opuso y llamó a la defensa de Austria, pero sus llamadas no tuvieron respuesta sino un eco distante. En mayo de 1938, los nazis colocaron tropas en la frontera checoslovaca para ocuparla. En septiembre, Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia se reunieron, sin haber invitado a Checoslovaquia y la URSS, y concluyeron el Acuerdo de Munich. Como resultado de estos acuerdos, los nazis inicialmente ocuparon la región del sur este de Checoslovaquia y, más tarde, todo el país. Los soviéticos ofrecieron asistencia a Checoslovaquia, puesto que estaban obligados por un tratado de asistencia mutua, pero la oferta fue rechazada (el presidente checoslovaco insistió en que el tratado debía incluir una cláusula que condicionara la asistencia de Checoslovaquia a una intervención preliminar francesa).
Continuando con su impulso, Gran Bretaña y Francia prepararon un "Munich bis"; planearon sacrificar a Polonia con la esperanza de que los nazis continuaran su campaña en el Este contra la URSS.
Cabe recordar que los soviéticos propusieron la conclusión de un acuerdo con Polonia para poder intervenir y contrarrestar a los nazis en el territorio polaco en caso de agresión. La propuesta fue rechazada, haciendo imposible cualquier acuerdo militar efectivo.
Cabe señalar, como escribió Gabriel Gorodetsky, que "la historiografía de la conferencia de Munich ignoró deliberadamente los intensos esfuerzos de la diplomacia soviética para frustrar los actos beligerantes de Hitler en los últimos cinco años". . ("Otra versión de los acuerdos de Munich", Le Monde diplomatique, octubre de 2018). De hecho, durante la década de 1930, el régimen soviético aprovechó todas las oportunidades para impulsar una alianza con Gran Bretaña y Francia contra el fascismo y, más específicamente, contra Hitler. Nada se hizo.
En resumen, Gran Bretaña y Francia hicieron todo lo posible para provocar un enfrentamiento entre la URSS y Alemania. La URSS se enfrentaba a un peligro inminente y extremadamente grave. Tomando en cuenta todos estos datos (no olvidemos el pacto anti-Kominterm y la amenaza japonesa que retumbó en el Este), la URSS probablemente enfrentaría una inmensa coalición antisoviética con el apoyo tácito del Gran Gran Bretaña y Francia. Para sobrevivir, necesitaba tiempo para prepararse para la inevitable guerra (que conocía muy bien) y tuvo que reaccionar.

Gran Bretaña y Francia erróneamente pensaron que podrían salvarse. No habían previsto la posibilidad de que los nazis, codiciosos e incontrolables, los atacaran antes que a la URSS. Esto es lo que pasó. El 20 de agosto, los nazis propusieron a los soviéticos un pacto de no agresión. Por supuesto, el 23 fue firmado. El 1 de septiembre de 1939, Alemania invadió Polonia. Gran Bretaña y Francia, garantes de Polonia y atrapados en su propia trampa, tuvieron que declarar la guerra a Alemania. La Segunda Guerra Mundial se desata.

Gracias a este famoso pacto, la URSS se beefició de un tiempo precioso (hasta el 22 de junio de 1941, fecha del comienzo de la invasión nazi) para la preparación de la confrontación y evitó caer en la trampa de Francia y de Gran Bretaña, lo que habría sido un desastre para la URSS y el mundo entero.

La URSS pudo construir áreas fortificadas a lo largo de su frontera occidental, preparar la industria y el transporte para la guerra, colocar docenas de divisiones en la frontera, etc. Las palabras del mariscal Zhukov sobre este tema son elocuentes: "En cuanto al período que se extiende desde 1939 hasta mediados de 1941, es un momento en que el pueblo y el Partido han proporcionado, para fortalecer la defensa, particularmente importante, esfuerzos que requirieron la aplicación de todas las fuerzas y medios. Una industria desarrollada, una agricultura colectiva, educación pública, extendida a toda la población, la unidad de la nación, el poder del estado socialista, el alto nivel de patriotismo del pueblo, la dirección que, por El Partido, estaba listo para darse cuenta de la unidad entre el frente y la retaguardia, todo este conjunto de factores fue la causa principal de la gran victoria que coronó nuestra lucha contra el fascismo. El mero hecho de que la industria soviética pudiera producir una cantidad colosal de armas: casi 490,000 pistolas y morteros, más de 102,000 tanques y cañones autopropulsados, más de 137,000 aviones de combate, prueba que los fundamentos de la economía, en el punto de vista militar, se había planteado de la manera adecuada y eran sólidos. "

6. Se estima que unos 25 millones de soviéticos, dos tercios de ellos civiles, murieron durante la guerra. De los 4,743,000 soldados alemanes muertos durante la guerra, 3.5 millones estaban luchando contra el Ejército Rojo (cifras de una investigación realizada por el historiador alemán Rüdiger Overmans, según los informes del ejército alemán y los archivos alemanes). Eso es casi ¾, es decir, tres de cada cuatro soldados alemanes.

Hay muchas otras cosas que decir, pero lo dicho anteriormente es lo mínimo.
Geoffrey Roberts, defendiéndose de tomar posición por el comunismo, concluyó su investigación sobre este período, cuya alta calidad no es discutida por nadie, alegando que la Unión Soviética había derrotado a Hitler y "salvó la democracia mundial". Está lejos de ser el único ... R. Seth, un historiador inglés, escribió:
"Sea lo que sea que pienses del comunismo, si eres honesto, no puedes evitar admirar a los rusos ... por la valentía, la firmeza y el dominio con el que detuvieron a los alemanes en Stalingrado en 1942, y admirar a Stalingrado como cabeza de lanza, desde la cual se terminó cambiando el curso de la guerra a su favor y en favor de los aliados occidentales ".
Es imperativo luchar resuelta e implacablemente contra el torbellino de la falsa propaganda anticomunista y las acciones que conducen a la prohibición de la ideología comunista y sus modos de expresión.