15 de noviembre de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

Iglesia Católica beatificará al reaccionario Juan Pablo II

Por: Agencias/ Laclase.info

26 de abril de 2011

El papa Benedicto XVI podría beatificar a Juan Pablo II el 16 de octubre del año 2010, aniversario de su elección en 1978 como el primer pontífice polaco, anunció este miércoles la revista italiana Panorama. Juan Pablo II marcó una época como una de las figuras más destacadas de la política reaccionaria, junto con Ronald Reagan y Margaret Thatcher.

Benedicto XVI deberá firmar en los próximos días el decreto en que se reconocen las llamadas "virtudes heroicas del Siervo de Dios" Juan Pablo II, primer paso para su beatificación.

Luego vendrá la última etapa antes de la beatificación propiamente dicha, con el examen de un "milagro" atribuido a Juan Pablo II.

El proceso de beatificación fue iniciado por Benedicto XVI dos meses después de la muerte el 2 de abril de 2005 de su predecesor, un plazo excepcionalmente breve. Durante las honras fúnebres de Juan Pablo II en la plaza de San Pedro en Roma, en abril de 2005, algunos fanáticos gritaron "Santo Subito", reclamando que Juan Pablo II sea proclamado santo de inmediato.

A través de la Congregación de la Doctrina de la Fé, forma moderna de la inquisición, presidida entonces por el actual Papa, Joseph Ratzinger, Juan Pablo II atacó a las corrientes reformistas de la Iglesia Católica, execrando a teólogos como Hans Kung y Leonardo Boff. Además de excomulgar a los curas centroamericanos que abrazaron la lucha armada contra los regímenes fascistas de la región en las décadas 70 y 80, Juan Pablo II beatificó y canonizó al cura Josemaría Escrivá de Balaguer, un español adicto a Hitler y partidario furibundo de la dictadura franquista. También fue "santificado" por Juan Pablo II el Papa pro-nazi Pío XII.

Un furibundo anticomunista, Juan Pablo II jugó un papel importante en las maniobras del imperialismo en Polonia, al tiempo que compartió apariciones públicas con dictadores fascistas como Augusto Pinochet, y apoyó la gestión pro-dictatorial del Nuncio Apostólico en Argentina durante la dictadura. En la década del 90, cuando Pinochet fue detenido en Londres por petición de un juez español, Juan Pablo II exigió su inmediata liberación.

En sus últimos años, el Papa polaco se dedicó a predicar la no utilización del condón en el África subsahariana, pese estar esa región sufriendo los embates de una terrible epidema de SIDA.

.