25 de enero de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

LOS PREMIOS DE LA FUNDACION DE LA CIA

Por: Jean-Guy Allard.

3 de enero de 2011

La Fundación Interamericana (IAF), una de las varias fachadas “humanitarias” de la CIA, presidida desde 2005 por Larry Palmer que Washington intenta imponer a Caracas de embajador, atribuyó su “premio” Dante Fascell a la congresista de extrema derecha Ileana Ros-Lehtinen, hoy máxima representante republicana en la Cámara Baja en materia de Relaciones exteriores.

La representante para Miami, portavoz en el Capitolio de la mafia cubanoameicana, recibió la controvertida distinción el miércoles 14 de octubre 2009 en una gala organizada en Washington por Palmer y sus acólitos. Amiga del jefe golpista hondureño Roberto Micheletti, Ros-Lehtinen se distingue por su histeria en contra de Venezuela y del conjunto de los países progresistas de América Latina y su fervor sionista.

El premio Dante Fascell fue creado en honor a un connotado representante de la CIA en el Congreso norteamericano que fundó, con el ultraderechista mandatario Ronald Reagan, la National Endowment for Democracy (NED), instrumento privilegiado de injerencia de la inteligencia norteamericana.

El Premio Dante Fascell está otorgado por la Fundación Interamericana (IAF – Inter American Fundation), que se define como una “organización no gubernamental para otorgamiento de donaciones para programas de autoayuda en Latinoamérica y el Caribe con sede en Arlington, Virginia”, donde también radica la CIA.

Al lado de la NED, la USAID y Freedom House, la IAF es una de las dependencias del Departamento de Estado que mantienen oficinas en distintos países del continente, notablemente en Venezuela donde financió organizaciones involucradas en planes de golpe de Estado y de magnicidio.

Según su pagina web, la IAF de Larry Palmer financia ONGs para “mejorar la calidad de vida de la población pobre”.

Es sin duda con este propósito que atribuyó hace un par de años 115 000 dólares a la “ONG” venezolana Primero Justicia, manejada por el neofascista Alejandro Peña Esclusa, detenido en Caracas por posesión de explosivos, después de una denuncia del terrorista salvadoreño Francisco Chávez Abarca, condenado hace unos días a 30 años de cárcel por una mortífera campaña de atentados en La Habana.

La IAF tuvo como presidente hace diez años al funcionario corrupto Adolfo “USAID” Franco, que desde 1985 había sido sucesivamente Vicepresidente Ejecutivo, Director de Asuntos del Congreso y Asesor General, de esta misma organización.

Franco, un amigo personal de Ros-Lehtinen, pasó luego a la USAID que estafó.

Por su parte, Fascell fue un representante activo de la Agencia Central de Inteligencia en el seno del Congreso de Estados Unidos donde se encargo de concretar los planes y cuidar los intereses propios de la llamada comunidad de inteligencia.

En Honduras donde fue el Embajador de George W. Bush como en Ecuador, Larry Palmer siempre priorizó los proyectos de injerencia de la llamada Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos, la USAID.