25 de enero de 2020

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

¿REAFIRMACIÓN IMPERIAL O DEFENSA DE LA DIGNIDAD LATINOMERICANA?

CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

27 de abril de 2009

COMITÉ BICENTENARIO SEGUNDA INDEPENDENCIA

CEPRID

Entre el 17 y 19 de abril se realizará la V Cumbre de las Américas, bajo el altisonante epígrafe: “Asegurando el futuro de nuestros ciudadanos mediante la promoción de la prosperidad humana, la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental”. Si los pueblos de América Latina y del Caribe viviesen de frases rimbombantes, de promesas políticas siempre incumplidas, de cumbres de sonoros discursos, sin duda, ya no habría necesidad de luchar por la justicia social, libertad, derechos humanos. Ya se habrían liberado de los dictados imperiales, de la subordinación económica y política, de la imposición de las transnacionales y sus oligopolios. Como la realidad no cambia sustancialmente para beneficio de los pueblos, frente a la V Cumbre que reunirá a Jefes de Estado y de Gobierno de 34 países de América y el Caribe, cabe preguntar si ¿esa cita será para reafirmar el poder imperial bajo el nuevo liderazgo del “cambio y progresismo” representado por Barack Obama o si por fin los Presidentes de los países de América Latina y el Caribe, serán capaces de defender la soberanía y la dignidad latinoamericana?

Esta Cumbre, a diferencia de las 4 anteriores, estará signada por la peor y más profunda crisis del capitalismo mundial, y a pesar de que no será tema de esta Cumbre, sus turbulencias no dejarán de sentirse y menos de conversarla, debatirla, o preguntarse: ¿que va a pasar con nuestros pueblos? Callar sería una grave irresponsabilidad de nuestros mandatarios tanto como carecer de ideas y propuestas, porque hablar de “prosperidad humana” en medio de pobreza extrema y pánico, sería mayor irresponsabilidad todavía, puesto que no puede haber prosperidad si no se solucionan los problemas derivados de las injusticias sociales y económicas, de las inequidades y desequilibrios que afectan a 800 millones de personas de este Continente.

El Primer Ministro de Trinidad y Tobago, Patrick Manning, aliado de Estados Unidos, que será el anfitrión de esta Cumbre, ya habló de los efectos negativos del descenso de la economía en los países de América Latina y el Caribe y expresó que se deben buscar soluciones conjuntas en “el mundo interdependiente de hoy día”. Enfatizó que “necesitamos más que nunca, reforzar las asociaciones”. Lo que no dijo el anfitrión es que esta crisis no fue desatada por nuestro gobiernos, ni nuestros pueblos. Esta crisis nació, creció y se hizo incontenible por culpa de los países capitalistas desarrollados, por el neoliberalismo depredador y sus ansias que privatizaron las riquezas y socializaron las pobrezas a nivel global. No dijo que el precio de esas crisis será pagado por los países en desarrollo del sur que, como siempre, serán esquilmados para mantener el poder económico de los países desarrollados del norte. No dijo de qué manera se llegaría a la prosperidad si primero nuestros pueblos no se liberan de la tutela yanqui, pero si dijo que Trinidad y Tobago estará en el “centro de la escena del multilateralismo hemisférico y global lo que podría también conducir a una ventaja estratégica para nuestro propio desarrollo y progreso”.

Esta Cumbre de las Américas que se reunirá en Puerto España, a más de la crisis del capitalismo tendrá un factor político especial, ya que por primera vez, nuestra América Latina y el Caribe tienen gobiernos progresistas y democráticos, varios de ellos que se identifican con el llamado Socialismo del Siglo XXI en formación doctrinaria, filosófica y política y que, además, han cuestionado duramente al poder imperial que estuvo representado por Bush y ahora por Obama que, al igual que su antecesor, se ha referido en términos poco adecuados al presidente Hugo Chávez Frías, de Venezuela y a otros gobiernos “izquierdistas” de la región, seguramente porque representan un peligro que trate de resquebrajar la hegemonía imperial.

La I Cumbre de las Américas se realizó en Miami, Estados Unidos, en diciembre de 1994, cuando América Latina y el Caribe estaban gobernados por presidentes neoliberales o simpatizantes del neoliberalismo. Cuba, históricamente ha sido la excepción de esa y otras reglas. En esa Cumbre, casi todos los gobiernos asistentes, decidieron impulsar una agenda común mediante la creación del ALCA. Desde entonces, y a lo largo de estos años, los Jefes de Estado y de Gobierno se han reunido periódicamente para, en teoría, reafirmar la cooperación internacional y para “evaluar” las citas cumbres, los acuerdos y sus resultados, o las prioridades sociales como el consabido “combate a la pobreza”. Dos años después de la reunión de Miami, se produjo la cita que se efectuó en Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, para debatir sobre el “desarrollo sostenible”. La II cumbre de las Américas tuvo lugar en Santiago de Chile, en abril de 1998. La III Cumbre de las Américas se realizó en Québec, Canadá, en el mes de abril de 2001 y fue allí en donde, con la presión de Estados Unidos, se aprobó la famosa Carta Democrática Interamericana, que no ha servido para nada. Previamente a esta Cumbre, se realizó otra Cumbre Especial en Monterrey, México.

La IV Cumbre de las Américas se efectuó en Mar del Plata, Argentina, y es considerada como la más importante de todas las cumbres habidas, porque varios presidentes latinoamericanos tuvieron una posición valiente, digna y soberana con la que derrotaron al imperialismo y al emperador de turno George W. Bush, que no tuvo otra opción que retirar el plan reconolizador conocido como ALCA. Frente a la Cumbre se realizó la Anticumbre de los Pueblos que dio el golpe final al alicaído imperio.

En la IV Cumbre, varios presidentes latinoamericanos defendieron la independencia y soberanía de sus patrias al decidir no inclinarse ante el llamado Consenso de Washington que resolvió imponer las “democracias al estilo yanqui” y la economía de nuestras patrias, subordinada al estilo globalizador neoliberal y diseñada para defender los intereses de las transnacionales y del poder económico-político del imperio.

Ahora, más que ayer, los presidentes de América Latina y el Caribe, en particular, los progresistas y democráticos, están predispuestos a defender la dignidad de sus pueblos y acerca de esta nueva actitud altiva y soberana, el presidente Obama de los Estados Unidos, tiene toda la información y hará todo lo posible y hasta lo imposible para que no le ocurra lo mismo que a su antecesor, George W. Bush y aquí está el peligro amenazador del imperio.

Nada bueno, nada especial, nada positivo para nuestros pueblos han traído las cumbres anteriores que, como todas las cumbres sólo han servido como escenario en que se han pronunciado discursos demagógicos plagados de lugares comunes que han sembrado falsas esperanzas y que han servido para que los mandatarios se reúnan para compartir cenas, almuerzos y cócteles que son pagados por los pueblos anfitriones.

En todas las cumbres anteriores se han repetido las mismas ofertas y se acordaron los mismos objetivos: Fortalecimiento de la democracia, consecución de la justicia social mediante una mejor y más equitativa distribución de la riqueza, implantación de una cultura de respeto a los derechos humanos, la promoción del “libre comercio” y de los procesos de integración de nuestros pueblos, naturalmente desde la óptica del neoliberalismo y desde la visión e interés imperial; la erradicación de la pobreza y alcanzar el crecimiento económico y social. Nada se ha logrado, más bien se ha conseguido mayor sometimiento y mayor dependencia de nuestros pueblos porque así decidió el interés geoestratégico de Washington.

Fernando Ramón Bossi, Director de la Escuela de Formación Política Emancipación, en análisis publicado en Adital, sostiene: “Jeff Davidow, diplomático estadounidense encargado de la V Cumbre, indicó que Obama llegará a la reunión con un “espíritu de igualdad” y que percibe el encuentro como “una oportunidad para reunirse con los líderes, intercambiar ideas y escuchar”, a partir de una posición respetuosa hacia todos sus pares. Obama, cuando entre sus primeros anuncios referenciados a América Latina, incluyó cerrar la prisión de Guantánamo y eliminar las restricciones comerciales a Cuba, ganó la simpatía de una importante franja de la población latinoamericana. La actitud del nuevo presidente norteamericano es tomar distancia de aquella que caracterizó al gobierno de Bush. Dan Restrepo, Director de Asuntos Hemisféricos en el Consejo Nacional de Seguridad, trata de demostrar -en sus declaraciones- que en la región no hay antinorteamericanismo, sino que lo que hubo fue antibushismo. Obama intentará seducir, esgrimiendo la zanahoria en primera instancia, como lo anunció en su campaña electoral”. ¿Obama tendrá nuevas actitudes? Podría tener nuevas intenciones, pero el imperio tiene sus propias estrategias, intereses y objetivos y, por consiguiente Obama, no podrá sustraerse de ellos.

La Jefa del Departamento de Estado, Hillari Clinton ya se refirió a Hugo Chávez en términos nada diplomáticos y Obama lo calificó de desestabilizador de la democracia por lo que Chávez, en respuesta, lo calificó de ignorante. Si la zanahoria no le da resultados a Obama, se podría esperar que utilice la política de las cañoneras o de los misiles? Los hechos indican que Obama no privilegiará la diplomacia en sus relaciones con América Latina. Thomas Shanon, Secretario de Estado Adjunto, en su visita a Guatemala fue enfático en declarar que “no hay mucho que podamos hacer para evitar la reducción de las remesas y las exportaciones. Antes nosotros tenemos que resolver nuestra crisis económica. Se reducirán las importaciones de América Central y Washington poco puede hacer para ayudar a la región”.

Para América Latina, el concepto ayuda es humillante y neocolonizador frente a lo que realmente importa: un comercio justo en igualdad de condiciones, pago de precios justos por nuestros productos, respeto a la dignidad de nuestros pueblos. América Latina no pide caridad, ni se postra ante el imperio.

No hay que esperar mucho de la V Cumbre a realizarse en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago, a pesar de que el proyecto de Declaración tenga seis secciones principales, las tres primeras dedicadas a los puntos temáticos generales, como son: avanzar hacia la prosperidad, reforzar la seguridad energética y promover políticas ambientales sanas. Las otras partes del Documento Final se refieren a temas tales como: medidas relacionadas con el mejoramiento de la seguridad pública, la promoción de un buen gobierno y los derechos humanos, y, así mismo se declara que se propone buscar los mecanismos que permitan impulsar los procesos de las cumbres para que éstas sean más dinámicas. El discurso de las declaraciones cambia en la forma pero el fondo se mantiene, por lo que valdrían decir con nuestros pueblos: “A otro perro con ese hueso.”

En esta V Cumbre, Cuba estará presente a pesar de que fue excluida por Washington de estos foros de las Américas y tal vez este asunto sea el positivo y destacado. Así se infiere de las declaraciones de Luis Inácio da Silva -Lula- que afirmó que espera que Barack Obama levante el bloqueo o lo suavice por lo menos. Cabe recordar que Raúl Castro se entrevistó con los presidentes de Panamá, Ecuador, Chile, Guatemala, Honduras, República Dominicana y Brasil con lo que demuestra al mundo y en especial a los Estados Unidos de Obama que América Latina vive un nuevo capítulo en sus relaciones con Cuba. Recuérdese que Cuba es parte activa de los foros latinoamericanos y caribeños. En diciembre de 2008, la Cumbre de América Latina y el Caribe, que se efectuó en Salvador de Bahía, (Brasil) emitió una declaración de trascendencia histórica con la que se demandó el fin del bloqueo que mantiene Estados Unidos contra Cuba. Esta Cumbre, pidió a Washington que cumpla con las 17 resoluciones sucesivas aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas, para poner fin al bloqueo.

Obama debe comprender que América Latina no es la sumisa región que en 1960 expulsó a Cuba de la OEA por mandato del imperio. Hoy es una subregión diferente, cada vez con mayor dignidad porque va en un proceso de recuperación de su voz y su rostro, por tanto, nuestra América Latina no es más el “patio trasero” del imperio y no debe esperar de Estados Unidos más que el respeto que se merece. José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA ya dijo que no esperaba que la nueva administración de los Estados Unidos lanzara grandes políticas en la V Cumbre, en especial debido a los problemas apremiantes que existen en otras partes del mundo. América Latina y el Caribe quieren ver medidas que ayuden a aliviar la crisis económica, pero están mirando hacia Obama, particularmente por una “demostración de buena voluntad y un clima diferente, un clima de predisposición al diálogo”, dijo. Bastaría que Estados Unidos sepulte la política del injerencismo en nuestras patrias y abandone para siempre su papel de gendarme que ordene que hacer o no hacer.

América Latina vive momentos diferentes que le impulsan a nuevos tiempos y quizá ya se inició el cambio de era debido a que muchos países comenzaron a plasmar varias facetas de cambios económicos, sociales y políticos. “La principal tendencia política que encontramos hoy día en América Latina y el Caribe es el acento puesto en la participación popular en los mecanismos políticos de gobierno. El fin de la desgastada democracia representativa par a ir a la búsqueda de la democracia participativa o lo que es lo mismos: el poder ciudadano”, advierte Orlando Gómez, en Bolpress. Agrega que cuando el fracaso del neoliberalismo es aceptado incluso por los que se enriquecieron con él, nuestros países vienen tejiendo grandes alianzas de negocios, en la búsqueda de posesionarse mejor en la interacción comercial de un mercado global.

“Hay líderes situados a la izquierda en el espectro político de la región, que reclaman como una cuestión de justicia, que Latinoamérica y el Caribe jueguen un papel importante en la economía global. Es decir un nuevo status geopolítico, neoeconómico y geoestratégico. No se trata de un “destino manifiesto” criollo, inventado, se trata de la visualización histórica que nos heredaron Bolívar, José Martí, Sandino…Se trata de 39 países incluyendo los territorios dependientes en el Caribe, con un producto interno bruto combinado de 3.44 trillones de dólares y una rotación comercial de 1.65 trillones de dólares con una población de 562 millones de habitantes.”

América Latina y el Caribe son más: Una biodiversidad extensa, rica, variada y tienen las mayores reservas de agua y oxígeno del planeta. Tiene las reservas minerales más grandes de la tierra a pesar de la expoliación colonial y neocolonial y por sobre las cosas materiales posee una riqueza cultural extraordinaria que proviene de las grandes civilizaciones prehispánicas como la Olmeca, Maya, Azteca, Inca, Aymara, Valdivia y Quitu en Ecuador, chibcha y caribe.

América Latina ya no está gobernada por dictaduras militares impuestas por Estados Unidos y esta subregión ha sido declarada territorio libre de armas nucleares, químico- bacteriológica y otras de destrucción masiva. América Latina y el Caribe promueven la paz, la solución pacífica de las controversias, la estabilidad política y gubernamental. Con afán busca el desarrollo y el fin de las iniquidades en varios países y conjuntamente promueven la integración a través de la Comunidad Andina de Naciones, MERCOSUR, UNASUR, CARICOM y ALBA.

Orlando Gómez afirma: “La V Cumbre de las Américas debe servir para que Estados Unidos y América Latina y el Caribe se redescubran, aquello de que somos el “Patio Trasero” de Estados Unidos debe quedar como una nefasta referencia histórica y en este crítico momento, cuando la crisis financiera en el mundo desarrollado nos impactará aún no sabemos con que repercusiones, la Administración Obama debe sentar las bases de un nuevo enfoque en las relaciones con América Latina, basado en el respeto y la cooperación horizontal sin condicionamientos que lesionen la soberanía y la autodeterminación de nuestros pueblos.”

El Comandante Fidel Castro, reflexiona sobre la V Cumbre y afirma que “esas cumbres tienen su historia y por cierto bastante tenebrosa. La primera se realizó en Miami, capital de la contrarrevolución, el bloqueo y la guerra sucia contra Cuba. Esa cumbre se efectuó durante los días 9, 10 y 11 de diciembre de 1994. Fue convocada por Bill Clinton, electo presidente de Estados Unidos en noviembre de 1992.”

Agrega, el presidente de Argentina Carlos Ménem, encabezaba la lista de Presidentes suramericanos que acudirían a la cita, seguidos por Lacalle el vecino derechista de Uruguay, Eduardo Frei de la Democracia Cristiana de Chile, el boliviano Sánchez de Lozada, Fujimori de Perú, Rafael Caldera de Venezuela. Nada extraño tenía que arrastraran a Itamar Franco y Fernando Enrique Cardoso, sucesor suyo a la presidencia, Samper de Colombia y Sixto Durán de Ecuador.

La lista de asistentes a Miami por Centroamérica era encabezada por Calderón Sol, del partido ARENA en El Salvador y Violeta Chamorro que, en virtud de la guerra sucia antisandinista, había sido impuesta por Reagan y Bush padre en Nicaragua.

Ernesto Zedillo representaba a México en la Cumbre de Miami. Detrás de la misma había un objetivo estratégico: el sueño imperialista de un acuerdo de libre comercio desde Canadá hasta la Patagonia.

Al analizar algunos párrafos de lo que sería el Documento o Declaración Final, Fidel Castro sostiene: La OEA dicta pautas como secretaría permanente de la Cumbre de las Américas: es el papel que le asignó Bush. Contiene 100 párrafos, parece que la institución gusta de los números redondos para dorar la píldora y darle más fuerza al documento. Un epígrafe por cada una de las 100 mejores poesías de la hermosa lengua. Había por cierto gran número de conceptos inadmisibles. Será una prueba de fuego para los pueblos del Caribe y América Latina. ¿Es acaso un retroceso? ¿Bloqueo y además exclusión después de 50 años de resistencia?

¿Quién cargará con esas responsabilidades? ¿Quiénes exigen ahora nuestra exclusión? ¿Acaso no se comprende que los tiempos de los acuerdos excluyentes contra nuestro pueblo han quedado muy atrás? Habrá importantes reservas en esa declaración suscrita por jefes de Estado para que se comprenda que, a pesar de las modificaciones alcanzadas en duras discusiones, existen ideas que son para ellos inaceptables.

Cuba siempre mostró su disposición en las nuevas circunstancias a ofrecer el máximo de cooperación a las actividades diplomáticas de los países de América Latina y el Caribe. Lo conocen bien quienes deben conocerlo pero no se nos puede pedir guardar silencio ante concesiones innecesarias e inadmisibles”.

Cuba estará presente en la V Cumbre por intermedio de los presidentes progresistas y democráticos de nuestra América Latina y el Caribe por lo que ni Obama ni los títeres del imperio podrá aislar a Cuba y si Estados Unidos piensa seguir imponiéndose en nuestras patrias, sería deseable -para demostrar ejercicio pleno de soberanía y dignidad- que se cree la Organización de Estados Americanos sin Estados Unidos. Esta propuesta debe ser impulsada por mujeres y hombres democráticos y libres de nuestra Patria Grande: América Latina.

Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.ec