10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

EL GENOCIDIO COMETIDO POR ISRAEL EN GAZA

SIEMPRE ES 26 BOLETIN Nº 6]‏ (Argentina).

4 de febrero de 2009

En sólo 22 días el ejército de Israel asesinó 1.315 palestinos –entre ellos 410 niños y 108 mujeres- y 5.300 resultaron heridos. Fueron destruidas totalmente más de 5.000 casas y dañadas otras 20.000 por el bombardeo israelí.

La principal excusa que pone Israel es que pelea contra la “organización terrorista” Hamas que disparaba cohetes contra ciudades israelitas. Primero: Hamas gobierna la franja de Gaza desde que ganó las elecciones democráticas en 2006, hechas bajo supervisión internacional. Israel no es quién para obligar a un pueblo a desistir del derecho a la autodeterminación y a elegir al gobierno que quisiere. Segundo: los Qassam palestinos son muy limitados en su capacidad de daño y estaban dirigidos hacia la zona ocupada ilegalmente por Israel, quien tiene bloqueada la franja de Gaza prohibiendo la entrada de medicamentos y alimentos e impidiendo que el gobierno palestino pudiera negociar con cualquier país.

Es claro el genocidio que el gobierno de Israel está llevando a cabo. Diputados del movimiento islamista inspeccionaron algunas zonas destruidas por las bombas israelíes en el norte de la franja de Gaza. “Esta destrucción muestra que la batalla estaba dirigida contra el pueblo palestino. Quieren una tierra sin pueblo para tomar el control de Gaza”, dijo el diputado Fathi Hammad (Agencia AFP 20/01/09). Resta decir que por parte israelí murieron solo 10 militares y tres civiles.

El ejército de Israel utilizó aviones F-16, helicópteros Apache, tanques blindados, miles Maverik, Sparrow y Sidewinder, todo esto de procedencia yanqui, así como armas prohibidas como el fósforo blanco y uranio empobrecido. Estados Unidos no condenó esta masacre, no lo hizo la administración Bush ni tampoco Obama que ya había sido electo y estaba por asumir. Es que el imperialismo yanqui y el sionismo israelí son dos genocidas aliados entre sí para robar riquezas de cualquier país y masacrar y hostigar cualquier pueblo del mundo que busque su libertad. Todo lo que pide EEUU lo hace Israel, y todo lo que hace Israel es apoyado y financiado por EEUU. Recordemos todas las votaciones en la ONU contra el bloqueo yanqui a Cuba, pese a que prácticamente todo el mundo lo condenaba desde 1992, Israel vota siempre junto a EEUU.

En la reunión ministerial del 23 de enero del Movimiento No Alineado, Rodolfo Reyes, director de asuntos multilaterales de la cancillería cubana, propuso “condenar la brutal agresión israelí y evitar su repetición en cualquier parte del mundo es un compromiso del movimiento”. Por su parte, en Argentina, la RAP (Red Antiimperialista y por la Paz) marcharon por las calles de Buenos Aires junto a MIL POR CUBA y otros organizaciones proclamando, entre otras cosas, la necesidad de expulsar al embajador de Israel en Bs. As., Daniel Gazit, quien ha defendido el genocidio y calificado al mismo de “guerra justa”.

La abrumadora mayoría de las organizaciones de Argentina demanda la retirada total de las fuerzas militares israelíes de Gaza, el levantamiento del bloqueo de los territorios y la apertura de los cruces fronterizos para permitir acceso a la ayuda humanitaria y a la reconstrucción de viviendas, hospitales y escuelas. Los responsables del genocidio deben ser llevados a tribunales internacionales para que paguen por lo hecho en Gaza, no importa el tiempo que pase.

Ahora que la soldadesca se retiró de Gaza, la solidaridad con Palestina debe continuar, con recitales, declaraciones, actos, marchas y donaciones. MIL POR CUBA seguirá participando de tales actividades junto a la Red Antiimperialista y por la Paz porque además de ser solidario con Cuba lo es con todos los pueblos del mundo agredidos por el imperialismo, el colonialismo, el fascismo, el racismo y el sionismo.