10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

INSURRECCIÓN EN GRECIA: ¿SOLO UN RECLAMO POR "GATILLO FÁCIL"?

Por: Lucas Vadura.

28 de diciembre de 2008

¿Qué pasaba en Grecia antes del asesinato de Alexandros Grigoropoulos en manos de la policía, en medio de una protesta (dato no menor)?

Es sabido que Alexandros Grigoropoulos, de 16 años, era un joven anarquista de los suburbios atenienses, y que, en medio de una manifestación, fue asesinado por una bala policial (otra más que se dispara en el mundo).

Se sabe, también –ni los grandes medios capitalistas lo han ocultado- que luego del asesinato de Alexandros "Anarquistas y Comunistas se han aprovechado de la muerte (no asesinato, sino muerte) de un adolescente (no militante anarquista, sino adolescente), y se han lanzado a las calles con bombas molotov a atacar a la policía y a los centros comerciales".
Hasta aquí lo que se sabe, vía medios y discurso dominantes que, por falta de información y de investigación, por confusión o por querer ocultar la realidad y los hechos (creemos que esta última es la opción que explica la desinformación).

Pero… ¿Qué pasaba en Grecia antes del asesinato de Alexandros Grigoropoulos en manos de la policía, en medio de una protesta (dato no menor)?
"Durante los 24 últimos días, 15 inmigrantes están en huelga de hambre reivindicando sus derechos a vivir. Piden el obvio: Que les den permiso de residencia, sin más retrasos y procesos burocráticos, no solamente a ellos sino a unos 140 inmigrantes más. Sus peticiones son totalmente "lógicas" pensando que ya han pagado dos veces la cantidad de dinero que se pide en estos casos por parte del estado por esos procesos burocráticos. Sin embargo el estado griego sigue considerando a esas personas como "ilegales".

Como respuesta ante la indiferencia por parte del ayuntamiento y de la jefatura comarcal del "Oeste de Creta", gente de la ciudad de Janiá formó una plataforma de solidaridad. Llevaron a cabo una serie de actos reivindicativos...

Manifestaciones masivas... y entre otras la ocupación del ayuntamiento de la ciudad de Janiá la cual se terminó ayer...

Habiendo "agotado" todos los medios posibles de lucha, y teniendo en cuenta que la propia vida de los inmigrantes corre peligro se ha hecho un llamamiento a nivel panheleniko para la realización de una manifestación en Atenas para el día 5 de Diciembre"

Bastaba mirar un poco Internet para saber que la manifestación del 5 de diciembre, donde la policía griega (ni la federal ni la bonaerense [policías argentinas de triste fama]) asesina a Alexandros Grigoropoulos, era consecuencia de un conflicto mayor, de larga data.

Pero el reclamo inmigrante no era el único: "El 3 de Noviembre estalló una batalla en las cárceles Griegas, la cual brota hace tiempo. Es la lucha de los presos para tener juicios justos, infraestructuras dignas dentro de las cárceles, higiene, etc.

Los aproximadamente 12.000 presos en Grecia viven, como en casi todos los países, en condiciones vergonzosas. Están alojados en edificios que están destinados para recibir como mucho 7.5000 presos, los servicios médicos brillan con su ausencia, casi un tercio de los presos están en condiciones de "detención temporal", algo que en Grecia puede llegar a ser unos 18 meses o mas.

Los encarcelados, abandonados ante una sociedad que cierra sus ojos, están en una situación crítica. Desde el 3 de Noviembre una gran parte de los presos ha empezado huelga de hambre exigiendo unas mejoras condiciones de vida dentro de las cárceles de la democracia burguesa.
Unos 7.000 participan activamente o apoyan la huelga de hambre generalizada. Algunos, como una medida extrema, han cosido sus propias bocas negándose tomar siquiera agua. A través de su lucha, obligaron al gobierno Griego que aceptase un listado de 16 peticiones.

Múltiples actos de solidaridad se han realizado a lo largo de todo el territorio Griego. Concentraciones, manifestaciones, ataques a ministerios y sedes de partidos políticos.

El aniversario de la caída de la dictadura, que se celebra cada año el día 17 de Noviembre, ha coincidido con la lucha-huelga de hambre de miles de presos en las cárceles Griegas. Se realiza una Manifestación solidaria con los presos en huelga de hambre".

De esta forma, el asesinato del joven anarquista de 16 años pasa a formar parte de una historia diametralmente opuesta a la mediática oficial.

Lo que hemos leído hasta aquí es suficiente para comprender el contexto amplio del conflicto en Grecia: el asesinato de Alexandros Grigoropoulos es la gota que empujó a la insurrección, pero no el motivo.

"Los acontecimientos en Grecia van más allá de los estereotipos que nos lanzan los medios de desinformación masiva, como son los saqueos y los enfrentamientos con la policía. Hay un cuestionamiento generalizado de los aparatos del Estado herencia directa de un régimen militar cuya transición al parlamentarismo es más reciente que en nuestro país, con unas bases de izquierda que no han perdido la tradición de la movilización y la lucha callejeras y que tienen frescos los días de las barricadas, con una izquierda de intención revolucionaria en la que los anarquistas no son el único factor, con un movimiento obrero que en los últimos años ha dado señales de bastante combatividad a pesar de la influencia que sobre él ejerce el Partido Comunista, con unos estudiantes que vienen desarrollando procesos de radicalización y confluencia a partir de la oposición a Bolonia...

Nos equivocamos si pensamos que son sólo anarquistas y otros sectores de izquierda revolucionaria los que están saliendo a las calles y dando una respuesta contundente, no a un hecho puntual aunque trágico como el asesinato de un joven (ésa ha sido la chispa que ha encendido la mecha), sino a una situación de constante deterioro de las condiciones de vida de las clases populares que ha afectado especialmente a la juventud. Esto es importante tenerlo en cuenta". (Extraído de un artículo realizado en el marco de una huelga general.

El estallido de violencia en Grecia tiene su contextualización local, pero es un fenómeno de malestar social más profundo que puede verse en otros países.

"La noche del domingo, día 9 de noviembre, en Londres, Gran Bretaña, la embajada griega fue pintada con slogans en solidaridad con los presos griegos y algunas ventanas reventadas. Esa acción también fue realizada en solidaridad con los 3 activistas de liberación animal detenidos recientemente en Suecia, involucrados en una campaña para cerrar una tienda que comercia con pieles de animales.

El Lunes 10 noviembre, nuevamente en Londres, la embajada griega fue atacada otra vez por un grupo de anarquistas, que pintaron el muro de este órgano diplomático con frases anticarcelarias, las ventanas también fueron reventadas, y los neumáticos de los coches diplomáticos que estaban estacionadas en la embajada pinchados.

El 13 de noviembre, jueves, el Ministro griego de Economía, G. El Alogoskoufis, fue blanco de un puñado de huevos tirados por un grupo de anarquistas en Londres, durante una charla en la Escuela de Economía de Londres. El grupo también esparció diversos folletos por el local y soltó gritos y cánticos en solidaridad con los presos griegos. El mismo día, el Ministro griego fue atacado otra vez en el aeropuerto por un grupo de anarquistas en solidaridad con los prisioneros griegos. Esta vez le arrojaron yogures.

La noche del día 16 de noviembre, domingo, un grupo de anarquistas atacó con "bombas de pintura" la embajada griega en Lisboa, Portugal, en una acción de solidaridad con los presos griegos en lucha.

También el día 16, domingo, un grupo anarquista promovió un acto de solidaridad con los presos griegos en Brixton, Reino Unido, frente a la prisión de esa ciudad.

El 17 de noviembre, Lunes, en Nicósia, Chipre, el grupo de Acción Autónoma Anti-autoritaria organizó una manifestación frente a la embajada griega en solidaridad con la lucha de los presos en huelga de hambre"

Es necesario amanecer lúcido el día en que, como suelen hacerlo, los portavoces del sistema nos digan: "despidos por la crisis", "baja de imputabilidad por los delitos", "momento de transición en el mundo", o "es una situación particular de un país que pide cambios".

En Grecia se vive lo que podría vivirse en cualquier país de Europa o América, e incluso Asia, o cualquier otro país de los cinco continentes: las miserias recaen en las espaldas de los trabajadores, de las clases populares, que con su esfuerzo y su hambre, con el dolor de sus hijos y con el pasar de una vida insoportable, sostienen día a día las ostentosas vidas del pequeñísimo sector rico de las sociedades de cualquier país, obteniendo como recompensa el castigo cada vez más siniestro, llegando a dejar sus vidas en la fábrica o en las balas represoras.

El sábado pasado, 20 de diciembre, se cumplieron 7 años del estallido Argentino, que por obra de la inexperiencia o la falta de organización quedó en la nada.

Se levantan, con mas o menos fuerza, con mayor o menor estruendo, las masas trabajadoras y populares de China, de Palestina, de Chile, de Brasil, de Inglaterra, del Estado Español, y hasta de Estados Unidos (para quien no crea esto último, recordar los enfrentamientos en Seattle en 1999, ante una reunión de la Organización Mundial del Comercio), entre otros.
Algo anda mal en este mundo, nuestro mundo.

Grecia es la noticia (excelente noticia) que hoy ocupa alguna página perdida de los diarios.
Grecia no es un "caso más": es la expresión más potente y genuina que hoy conocemos de la recuperación de la resistencia global.

Agencia Walsh