24 de agosto de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

PERÚ: EL ECONOMISTA ALAN GARCÍA

Por: Carlos Angulo Rivas.

7 de octubre de 2008

El neoliberalismo y la globalización han creado un mundo interdependiente. Los vasos comunicantes entre país y país, mercado y mercado, son inevitables. En consecuencia una crisis financiera tan profunda como la que está ocurriendo en Estados Unidos, país líder de la economía neoliberal, afecta gravemente a todos y con mayor fuerza a los países llamados en vías de desarrollo, el Perú entre ellos.

Sin embargo, Alan García Pérez, un individuo que no sabe nada de economía y tiene en su haber la quiebra total del país entre 1985 y 1990, añade una mentira más en su conocido prontuario: "el Perú está libre de la crisis financiera y de las amenazas internacionales, estamos mejor estructurados en este momento. No debe llegar el pánico, sino mantener firmemente la calma y serenidad, porque es un problema de los grandes del mundo." Aquí sólo podemos agregar que la ignorancia es atrevida, mucho más atrevida que García Pérez que ya es decir bastante.

Desde el lunes pasado en Lima, muchos ahorristas han visto perdidas sus pequeñas inversiones en la Bolsa de Valores; hoy mismo esa institución ha retrocedido 3.37% y los fondos mutuos han perdido su valor entre 10 y 15% en lo que va de la semana; y conste que apenas estamos en el inicio de la debacle. Los presidentes Lula, Morales, Correa, Chávez, reunidos en Manaos están sumamente preocupados por la crisis mundial que afectará indudablemente a sus respectivos países; y téngase presente que estos presidentes están a la vanguardia de la lucha por la independencia económica y política de los Estados Unidos. Son países con proyectos nacionales mucho más independientes de Estados Unidos que el peruano, como la iniciación del Banco del Sur, la UNASUR, el ALBA, el plan energético, el pago de la deuda externa, la moneda única, etc. y a pesar de ello están preocupados. Entonces nos preguntamos ¿qué pasa con Alan García cuando afirma que el Perú está libre de la crisis financiera internacional, cuando él sí está metido hasta los huesos, comprometido y sometido a los designios de la Casa Blanca? García y Uribe son los abanderados de George W. Bush y corren con él la misma suerte de la enorme crisis norteamericana. Y este asunto no es "un problema de los grandes del mundo" como dice sin saber lo que dice Alan García. Las principales bolsas de valores del mundo vienen operando en "rojo" con fuertes caídas, Europa (Londres, Alemania, Paris, Madrid, Milán) Asia (Tokio, Seúl, Taiwán) Estados Unidos; y las más chicas, México, Buenos Aires, Santiago, etc. retroceden aceleradamente; la de Lima opera en "rojo" pero García Pérez dice que nada nos afecta ni nos afectará.

Estamos hablando de la interdependencia y de una crisis global, mucho más peligrosa para los países chicos que para los grandes. No debe olvidarse que el pez grande se come al chico. Además, una cosa es la crisis financiera y otra muy distinta la económica que sobreviene con ella: inflación y recesión en un país como el nuestro de altísimos índices de pobreza extrema. Desde hace dos años la estamos viviendo, sin crisis financiera internacional, gracias a las promesas incumplidas de este mismo sujeto que sin saber lo que dice anuncia "el Perú está libre de la crisis financiera y de las amenazas internacionales." La endeble economía peruana es una burbuja de crecimiento y nada más; las utilidades se las llevan las empresas transnacionales y unos cuantos empresarios peruanos que confían el grueso de sus fortunas en la banca extranjera. Las reservas están en dólares agujereados, no en oro, por tanto dependen de Estados Unidos; los precios de los minerales y los metales también y el "mercado" abierto con un TLC colonialista ni se diga. ¿De cuál solidez de la economía peruana habla García Pérez? ¿No será la de su casa y la de los suyos? El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte que hay muchas posibilidades de que EE.UU. entre en una aguda y prolongada recesión, tras analizar los factores que han confluido en la actual crisis económica del país. Si esto es así ¿de qué le sirve a Alan García el TLC suscrito de rodillas en la Casa Blanca? ¿Quién va a comprar los productos peruanos en Estados Unidos en medio de la recesión? ¿El economista García Pérez?

Y como de costumbre García Pérez no juega solo. El ideólogo del alanismo, el escribidor de la serie panfletaria los "Perros del Hortelano" o sea el Niño de Praga, Mirko Lauer, se pregunta ingenuamente en su columna del diario La República ¿qué viene después de un paro? otro paro y lo dice cachaciento como si las movilización social fuera un deporte nacional. Sí, señor, vamos a hacerle caso, otro paro, otro paro y después una huelga nacional de destitución a su amigo Alan García debido a su demostrada incompetencia, total incumplimiento de promesas electorales, escalada de la corrupción y entreguismo sometido a la Casa Blanca, hoy en problemas graves por la profundidad de la crisis financiera que provocó George W. Bush. La protesta social no sólo es protesta, porque nada se puede sacar de un gobierno comprometido hasta la médula con el neoliberalismo extremista que será la tumba, una vez más, de la economía nacional. El 7 de octubre próximo la jornada de lucha no es un "ensayo" como señala Lauer ni una replica del paro nacional del 9 de julio pasado, es una apuesta a la destitución de un incapaz como gobernante, además de hombre corrupto y totalitario. Es una apuesta por el cambio social como en Bolivia, Ecuador, Venezuela. No podemos esperar a que la enorme crisis norteamericana nos llegue hasta el cuello.