24 de agosto de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

PERU: ORGANIZAR LA HUELGA NACIONAL INDEFINIDA DEL MAGISTERIO

Por: Felipe Torres Andrade*

18 de abril de 2008

INTRODUCCIÓN.

Las luchas anteriores deben servir siempre para sacar conclusiones de las fortalezas y debilidades que puedan servir para mejora las nuevas que se vienen.

Y entonces cuando se habla de realizar la huelga nacional el 2008, merece necesariamente una revisión profunda la huelga del 2007. Pero no sólo es necesario hacer un balance localista y sectorial, sino también es importante enmarcarlo en la dimensión que tuvo (nacional) y los factores que influyeron en su desarrollo y desenlace final. Solamente así podremos ubicarnos dentro del contexto necesario.

Lo real y concreto es que existen dos bloques bien marcados. Uno orientado por el CEN SUTEP (patria roja) y el otro por el Comité de Reorientación y Reconstitución (CONARE) del SUTEP, donde se trata de practicar el frente único, aunque a veces se nota algún tufillo sectario.

Otra cosa muy visible es que poco a poco el CEN SUTEP a perdido influencia en varias de las regiones del interior del país, aunque mantiene aún algún predominio visible en el Cuzco, Arequipa, La Libertad, Ica e Iquitos. Sumándose a estas la zona urbana de Lima más el cono este y cono norte. Mientras que el CONARE, luego que en el 2003 su influencia no pasaba de tres o cuatro regiones, en la actualidad ha logrado avanzar en muchas regiones del interior del país. Sin embargo en Lima ese avance no ha sido muy satisfactorio, y si bien es cierto el SUTE 17 y SUTE 14 son las únicas que pueden mostrarse como tales , no se puede asegurar que se haya logrado consolidar totalmente el proceso de reorientación.

Ahora Bien, otra cosa que se debe tener en cuenta es que existiendo dos bloques, donde uno de ellos, el del CEN, tiene la ventaja de llegar a los maestros a través de los medios de comunicación a su alcance, gracias a “representar” legalmente a los maestros del Perú. El CONARE, por su parte, es muy poco la labor de difusión que tiene y que hace más difícil el que numerosos maestros puedan seguir las directivas que imparten. Es decir, aquí hay un desbalance bastante a favor de la corriente del CEN SUTEP.

Todo esto se advirtió durante la huelga 2007. Incluso la convergencia temporal, en plena huelga, no hizo más que despertar falsas ilusiones en un gran sector del magisterio, puesto que era sabido lo difícil que podía resultar una unidad sin principios.

Y eso lo sabía el gobierno y los sectores que controlan el poder político. Por que de lo contrario no hubiera sido posible que en pleno momento cumbre de la huelga magisterial ( 6 de julio) se apruebe en el congreso la ley 29062, y lo que fue peor (el 11 de julio) se promulgue la ley 29062. Un duro golpe que, unido a las vacilaciones del CEN, hicieron tambalear y terminar con la huelga, en especial aquí en Lima y en las regiones donde el CEN tiene influencia.

Habría que preguntarnos qué ha cambiado de esa fecha a hoy en cada una de las regiones y, en especial, en Lima. Si las Asambleas del mes de febrero sirvieron de algo o simplemente se realizaron y luego vino el reflujo.

Otro tema importante que conviene tener en cuenta es lo acontecido con respecto al examen para “nombramiento”. En todas las regiones se efectuó y, como estaba previsto, sirvió una vez más para que el gobierno insista en desprestigiar a los maestros. Lamentablemente, luego del examen censal, no se tomó en cuenta la forma de enfrentar este segundo paso que se había trazado el gobierno. Lo que vino luego del 9 de marzo es historia conocida, el problema ahora es ¿Qué hacer?

LOS MAESTROS SOMOS PARTE DEL PUEBLO

Parece que no todos los maestros somos conscientes que somos parte del pueblo oprimido y explotado, por lo tanto nuestros problemas son las del mismo pueblo. Así los problemas de obreros, campesinos, madres de vaso de leche, comedores populares, frentes regionales, agricultores, cocaleros, ambulantes, jóvenes con futuro incierto, niños de la calle, desempleados, etc, también es parte de nuestro problema.

Si no logramos entender que los maestros no somos una clase aparte de las demás, y que más bien debemos convertirnos en líderes de opinión y esclarecimiento de los problemas existentes, entonces seguiremos aislados de otros sectores que al igual que nosotros están defendiendo sus derechos conquistados.

Somos conscientes que hasta el momento son pocas las regiones del interior del país que han logrado integrar en buena cantidad a los maestros en los frentes de defensa, puesto que en muchas de ellas sólo figuran los dirigentes como parte de los frentes, más no las bases. Y, entonces, es necesario que la integración no sólo sea de cúpulas sino de masas.

LA LUCHA ES DE TODO EL PUEBLO

Si bien es cierto que el magisterio, como sector educación, tiene problemas concretos que enfrentar, sin embargo es bueno recordar que estos problemas son de carácter estructural. Por lo tanto, hay que evocar a Mariátegui cuando nos recalca que debemos de redistribuir la riqueza por igual para poder construir una sociedad más justa y solidaria. Y justamente, la lucha de los mineros, campesinos e incluso de los ambientalistas, se inscribe en una lucha por transformar la sociedad, pero cada uno de ellos lo realiza de manera sectorial, entonces no se puede avanzar, simplemente se solucionan en parte cada problema, más no lo fundamental. Y eso es lo que les conviene al imperialismo norteamericano, a su gobierno aprista títere y a los empresarios capitalistas. Sectorizar las luchas para poder negociar con ventaja,

Por otro lado, también los viejos dirigentes políticos y sindicales han seguido con ese juego, nunca han podido o no han querido entender la necesidad de articular las acciones sectoriales en uno solo para garantizar no sólo el éxito de los reclamos, sino de ir caminando a la forja de ese instrumento que debe servir para convertirse en alternativa de poder del pueblo frente a los diferentes gobiernos pro imperialistas.

Entonces es momento de ir entendiendo que solos, cada sector podrá alcanzar éxitos en su lucha, pero estos serán pasajeros, no durarán en el tiempo, incluso podrán revertirse, los hechos actuales así lo demuestran.

Debe quedar en el pasado la lucha aislada, que puede catapultar dirigentes para candidatear a congresista o alcalde, pero no podrán solucionar los problemas de fondo. La hora actual exige un compromiso mayor de cada dirigente, y es poner en práctica la unidad-crítica-unidad en la lucha de masas.

Al margen de creencias religiosas y credos políticos, el pueblo sufre por igual el embate del imperialismo norteamericano, sus gobiernos de turno y los capitalistas voraces. No hay nada que diferencie a gente del pueblo que tenga simpatía por partidos de derecha con los de izquierda o de “centro”. El problema es que falta un trabajo de esclarecimiento en las masas, con un lenguaje que los integre al torrente de lucha de manera cada vez más consciente. Y así, serán más numerosos los que participen en cada jornada de lucha, por que sabrán que lo que se defiende es parte de la lucha por lograr la transformación de la sociedad.

LA HUELGA NACIONAL DEL MAGISTERIO DEBE CONTAR CON LA PARTICIPACIÓN DEL PUEBLO EN SU CONJUNTO.

Con todo lo visto hasta el momento, podemos decir que el magisterio, hoy por hoy, necesita del apoyo del resto de la población para enfrentar con éxito la ola de desprestigio y represión desatada por el gobierno. Si bien es cierto que en varias regiones del interior del país se alzan voces planteando una HNI hasta las últimas consecuencias, ésta no pasa de ser un deseo que choca con la realidad de otras regiones vecinas o lejanas. Es conveniente que el repudio o la furia de los maestros contra el gobierno, por las continuas ofensas recibidas, no genere respuestas aisladas y/o sin una planificación mínima.

Ha llegado el momento de vertebrar una cadena de unidad con otros sectores del pueblo, y esta debe ir soldándose en cada jornada de lucha que uno u otro sector de la producción, frente de defensa, organizaciones de barrio, grupos juveniles e incluso los pobladores de lugares de frontera. Una unidad, no sólo de cúpulas, sino con la participación de los miembros de base.

La HNI ya no debe ser solo patrimonio del magisterio, tiene que convertirse en una acción reivindicativa de todo el pueblo. Toda persona sabe que sin educación formal de calidad, estamos condenados a seguir siendo mano de obra barata. Por lo tanto la lucha por la defensa de la educación pública y en contra de la liquidación de la estabilidad laboral, es una lucha contra el actual sistema económico y social de desigualdad que vivimos.

Así como la lucha de los mineros, de los textiles, de los agricultores, de los jóvenes, las mujeres, etc son también luchas del magisterio, entonces nuestra lucha también es la de todos los sectores mencionados.

Y entonces cada lucha que hoy se lleva a cabo debe servir para organizar la HNI del magisterio, cada sector del pueblo debe ir convirtiéndose en base de apoyo para la HNI. Se debe ir ganando espacio en los medios de comunicación a través de la presencia permanente de los maestros en cada acción de lucha.

La lucha en contra de la llamada “Ley de la Selva”, la ley de inversión privada en los centros arqueológicos del país, la lucha en contra de los despidos masivos en las empresas privadas, la lucha en defensa del medio ambiente, la lucha contra las leyes que facultan a la PNP y el ejército asesinar a los que reclaman sus derechos, etc debe contar con la participación militante de los maestros. Sólo así iremos organizando desde las bases y con todo el pueblo la respuesta del magisterio a todo esta ofensiva anti magisterial y anti educativa del régimen aprista.

Para poder implementar todo eso es necesario que los dirigentes actúen con madurez y seriedad, con proyección y no coyunturalmente, que logren una convocatoria que signifique un avance cualitativo en el trabajo sindical.

Justamente, se vocea la realización de un Paro Nacional convocado por la CGTP, ya hicimos notar nuestro punto de vista al respecto, entonces debemos convertir dicho paro en uno que abarque la participación de todos los sectores del pueblo, tanto organizados sindicalmente, como los frentes de defensa, frentes regionales, organizaciones de base, organizaciones juveniles e incluso de los desempleados. Convertir dicha jornada de lucha en el fortalecimiento de la organización de la HNI del magisterio.
-----------------------------------------------------------------
* Ex Secretario General SUTE 14-San Juan de Miraflores - Lima