20 de octubre de 2017

INICIO > MEDIO ORIENTE

NUEVAS MASACRES EN GAZA Y LA BANCARROTA POLÍTICA DE LA ANP

Por: Abel Samir.

30 de diciembre de 2008

Los nuevos y furiosos ataques del Estado de Israel sobre el pueblo civil y sobre las milicias y el gobierno legítimo de Palestina en Gaza, con cerca de 310 muertos y más de 1.400 heridos, muestran una realidad que se contradice con la actitud servil y “juiciosa” de la ANP dirigida por Abbás.

Esta ANP que gobierna sin el consentimiento popular, al menos de la mayoría del pueblo palestino, es incapaz de presionar política y militarmente al Estado de Israel para que detenga el genocidio de los civiles indefensos, aduciendo el derecho a la defensa por haber sufrido una baja mortal y tres heridos por los cohetes artesanales de los palestinos de la Franja de Gaza. Nada dicen de la provocación de los judíos que días antes habían provocado la muerte de varios jóvenes palestinos que estaban dentro de su territorio.

Y como siempre, el juicio mordaz y cínico del gobierno norteamericano no se hizo esperar: acusó a los “terroristas” palestinos y no dijo nada de los terroristas israelíes. Nada de la masacre de 300 civiles indefensos y de más de 800 civiles heridos; nada de los innumerables edificios destruidos totalmente por cientos de misiles; nada del cerco a que están sometidos los habitantes palestinos de Gaza viviendo como en una cárcel sin posibilidad de establecer contacto con el resto del mundo; nada de la falta de víveres y de medicinas y todo sería culpa de los “terroristas” de Hamás y no de los terroristas judíos. De la falta de lo más indispensable para la vida cotidiana producto de la actitud criminal y contraria a los derechos humanos de quiénes en el pasado sufrieron a manos de los nazis cosas semejantes, entonces al menos, envueltos en una guerra que tendría consecuencias sobre los criminales. Aquí no hay ninguna guerra, a no ser la que siempre han tenido los israelitas contra la población palestina de los terrenos ocupados a quienes no llaman palestinos, sino árabes descalificando así su legítimo derecho a la tierra de sus antepasados, los filisteos y cananeos; por tanto, de facto existe un “estado de guerra” producto de la ocupación del territorio palestino por los judíos.

La ANP ha entrado en una bancarrota política. Como saben que no cuentan con el apoyo de la mayoría de su pueblo y como desean a toda costa mantener sus privilegios, no importando los verdaderos intereses del pueblo palestino, lo confían todo a una carta: confían en que la comunidad internacional no va a permitir ele estado de cosas actual y un mayor desmembramiento del territorio palestino. ¡Si sólo les queda menos que un octavo de su territorio original! Creen los de la ANP que basta con no aceptar las opciones, llaman ellos, a la acción destructora y avasalladora del Estado Israelí que se ajusta a una política realista: jamás permitir la existencia de un verdadero Estado palestino en los territorios ocupados. Las palabras o el juego de palabras de la ANP no ayudan para nada a disuadir la política reaccionaria del Estado judío. Su actitud de mantenerse al margen mientras sus hermanos son masacrados les va a costar muy caro: No recuperarán nunca la simpatía de sus conciudadanos. Si se presentase una nueva elección si fraudes serían estrepitosamente derrotados. Y el nuevo aliado de la ANP, USA, llama, con todo cinismo, a los palestinos a detener el fuego de sus misiles caseros y no les dice a los israelitas que detengan la masacre de civiles, como acostumbran hacer desde ya hace mucho. En la mente de mucha gente están grabados todavía los crímenes de Israel contra los civiles libaneses en la última guerra.

El gobierno de Israel aprovecha que todavía mister Bush no ha hecho abandono de su puesto en la Casa Blanca para realizar estos ataques contra la población civil palestina, aunque no se ve que el nuevo presidente norteamericano vaya a tener una política distinta de Bush, en lo que concierne a los palestinos. La alianza USA-Israel no depende ni del partido republicano ni del demócrata, tampoco de un presidente o de otro. Pueden haber diferencias, pero son pequeñas y de poca importancia. Tal vez sólo la OLP sueña con obtener un aliado en Obama: se equivocan. Los aliados de los norteamericanos, tanto en Europa como en el Oriente Medio se lamentan, con las típicas lágrimas de los cocodrilos. Al menos Rusia ha dicho que es necesario que los israelitas detengan inmediatamente la escalada de las acciones militares.

Por otro lado, los gobiernos árabes, una gran mayoría de ellos hoy pro-norteamericanos reaccionan muy lentamente, sin darle mucha importancia a estos tristes sucesos. Se encuentran maniatados por su alineamiento con USA y sin que se den cuenta, son esclavos de la política internacional de USA y también de su geopolítica en el Oriente Medio. De ellos no se puede esperar nada. Tal vez algún poco de retórica que más bien va dirigida a engañar a sus propios pueblos y mantenerlos así en calma. Una política parecida es la que ha asumido la ANP con Abbás a su cabeza. Ahí tenemos a Mubarack en Egipto tratando de aparecer como el que “indignadamente” encabeza la condena de estos actos criminales, sin embargo hace sólo unos pocos días se entrevistó con la canciller israelí Tzipi Livni, mujer archireaccionaria que encabeza la política criminal del Estado judío. De hecho en su país hay una efervescencia enorme debido al doble juego de Mubarack que por un lado aparece manifestando su condena y en la realidad aprueba estas acciones porque el gobierno de Gaza es del movimiento Hamás, una organización hermana de la egipcia “la Hermandad Musulmana” actualmente no sólo en la oposición, sino con una gran parte de sus dirigentes en la cárcel, por “atentar contra la seguridad del Estado”. También es claro el entendimiento entre Abbás y Mubarack. Ambos responden a una misma política: de apoyo a la política imperial de USA aunque en apariencias traten de demostrar lo contrario.

La ANP ha entrado en una bancarrota total. Su actitud demuestra claramente que para ellos lo más importante es recobrar sus cuotas de poder sin importarles para nada lo que está sucediendo con los palestinos de Gaza. Su bancarrota es, además de política, una bancarrota moral y con toda seguridad que el pueblo palestino no olvidará su actitud. De hecho, alguien ha estado colaborando con Israel en entregar información sobre los túneles que existen entre Egipto y la franja de Gaza, por donde transitan mercancías y armas para la población de Gaza, de otra forma es inexplicable el conocimiento que tienen los israelíes sobre la ubicación de esos túneles que en gran parte han sido objeto de ataques aéreos. Y los únicos adversarios de Hamás interesados en su destrucción son precisamente la ANP. Hacia ellos apuntan los dedos acusadores.

El rol que cumplen los gobiernos árabes pro-norteamericanos y el rol de potencia dominante de USA en el Oriente Medio están ahogando a los palestinos de la franja de Gaza. Así se está cumpliendo con los intereses de Israel, pero tarde o temprano esta actitud entreguista y cobarde de estos gobiernos cavará sus propias tumbas.

Foto: Cuerpos de policías palestinos de Hamas dispersos en el suelo tras un ataque aéreo israelí en la ciudad de Gaza el 27 de diciembre de 2008. Más de 190 palestinos resultaron muertos y cientos de heridos en una serie de ataques aéreos israelíes simultáneos en la Franja de Gaza. / Autor: XINHUA

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)