20 de noviembre de 2017

INICIO > EUROPA > España

La corrupción en España es generalizada

Escrito por Rafael Calero Palma (Kaos en la Red)

11 de noviembre de 2014

Lo de la corrupción en este país no tiene nombre. Cuando uno cree que la cosa ya ha tocado fondo y que ya es prácticamente imposible que empeore, aparece un nuevo caso.
Lo de la corrupción en este país no tiene nombre. Cuando uno cree que la cosa ya ha tocado fondo y que ya es prácticamente imposible que empeore, aparece un nuevo caso. Últimamente salimos, más o menos, a una media de uno por semana: las tarjetas de Bankia, lo de la operación Púnica, lo de los viajes de Monago, la imputación de Cotino, la de Grau, la cuenta de Pujol en el extranjero, los ERES andaluces, lo del millón y medio de euros del sindicalista asturiano Fernández Villa, lo de la Pantoja, lo de la Infanta Cristina, etc., etc. Lo último es lo de la operación Madeja, que es de hoy mismo. Pero a mí esto ya no me produce ni frío ni calor.

Dice un buen amigo mío que no hay ni un solo político honrado en todo el país. Y visto lo visto, va a resultar que mi amigo tiene toda la razón del mundo. Ni uno solo. Desde el presidente del gobierno hasta el último concejal del pueblo más pequeño. Según mi amigo, todos, en un momento u otro de su carrera política, acaban cometiendo algún tipo de fechoría. Unos meten la mano en el cajón de los dineros; otros le buscan un trabajito a su cuñado o al primo de su amante, que no sabe hacer la o con un canuto, pero que de todas formas, para lo que tiene que hacer en ese puesto, va sobrado; otros cobran una comisión del tres por ciento, como si tal cosa, y otros te construyen un parque, plantan cuatro árboles y al final multiplican por seis o siete el presupuesto inicial y, de la noche a la mañana, resulta que son multimillonarios y que habían recibido una herencia del padre que tenía una tienda de comestibles. Y luego están los que, si hay que construir un hotel en una zona de alto valor ecológico pues se construye y tan tranquilos, total, luego vendrá el Tribunal Superior de In-Justicia de la comunidad y dirá que sí, que todo es legal, y que además, el hotel es, desde el punto de vista estético, una auténtica maravilla, digna de figurar en los manuales de arquitectura.

Está claro que en esta orgía desatada de corrupción, todos los partidos han hecho lo que han podido, y un poquito más. Cada cual mangonea según sus posibilidades. En los años noventa, fueron los socialistas los que se llevaron la palma, porque acaparaban todas las parcelas del poder. Conforme la cosa fue cambiando y el PP se fue haciendo con el control de ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas e incluso del estado, la balanza se fue inclinando claramente hacia ellos. Aunque los socialistas no han abandonado del todo sus viejas y queridas prácticas. Ahí está el ejemplo andaluz para demostrarlo. O lo del alcalde de Parla, imputado en la operación Púnica, hace unos días. De todas formas, yo no creo que los del PP sean, por naturaleza, más corruptos que los de otros partidos. Tal vez más avaros. Eso no lo pongo en duda. Lo que sí creo es que van más sobrados de confianza. Y hasta tal punto ha llegado su capacidad de control en lugares como Valencia o Madrid, que piensan que es imposible que alguien se dé cuenta de sus fechorías. Y a lo mejor hasta llevan razón. Porque digo yo que sólo conocemos los casos que salen a la luz. Pero seguro que hay otros muchos ocultos en las entretelas del poder.

Lo que tiene de bueno todo este asunto de la corrupción es que uno aprende geografía tumbado tranquilamente en el sofá de su casa. Yo, hace unos meses, era incapaz de nombrar más de seis o siete pueblos de la provincia de Madrid, y hoy, gracias a la operación Gürtel y a la Púnica, ya soy capaz de poner en el mapa un montón de pueblos. Mejor que un máster, oiga usted. Y lo mismo me ocurre con la comunidad valenciana o con Murcia, que a fuerza de verlos en los telediarios he acabado por aprendérmelos.

Dice el filósofo Fernando Savater que lo que ocurre en España es “inmoral y desmoralizador”. Yo creo, sencillamente, que es una tomadura de pelo. Ellos nos lo toman a nosotros. Y nosotros a tragar. Y es que al fin y al cabo, ser corrupto en la Marca España, sale, muy barato. Prácticamente gratis, diría yo.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)