20 de noviembre de 2017

INICIO > EUROPA > España

ECUADOR: AZNAR HONORIS CAUSA DE LA EXTREMA DERECHA

Dax Toscano (Noticias Obreras)

20 de octubre de 2011

La juventud chilena ha demostrado el potencial liberador, creativo que tienen las y los estudiantes cuando rompen con el sistema explotador capitalista y sus instituciones académicas formadoras de mentes sumisas.

No claudican, no se venden, no se dejan chantajear, no se atemorizan. Han soportado con firmeza la brutal represión, tal como se la ejerció en la época de la dictadura pinochetista.

Ellas y ellos no están interesados en regresar a las aulas para simplemente pasar un año más de estudios. Están decididas y decididos a conseguir un presente mejor, que les garantice una perspectiva distinta en el futuro inmediato, porque con el modelo actual no solo perderán un año, sino que a la gran mayoría se les cerrará definitivamente las puertas para poder estudiar y, en general, para poder vivir.

Su lucha ha desenmascarado las supuestas “bondades” del sistema capitalista y del modelo neoliberal chileno, país que la industria mediática, a través de una poderosa campaña propagandística, ha pretendido hacer creer a la gente que es ejemplo de prosperidad, ocultando las profundas injusticias, desigualdades que existen en esa sociedad en la que solo unos pocos gozan de la riqueza mientras la mayoría vive mal.

Mientras esto sucede en Chile, en la Universidad de las Américas de Ecuador (UDLA), dirigida por Carlos Larreátegui, ex funcionario de los gobiernos neoliberales de Sixto Durán Ballén y Jamil Mahuad, se otorgó un Doctorado Honoris Causa al ex presidente del gobierno español, José María Aznar. Como invitados a ésta ceremonia estuvieron presentes los ex presidentes del Ecuador, Oswaldo Hurtado, Sixto Durán Ballén y Gustavo Noboa.

Hurtado fue responsable de la sucretización de la deuda de los empresarios privados ecuatorianos, lo cual les significó grandes beneficios económicos. Durante el gobierno de Sixto se dieron actos de corrupción en los que estuvieron implicados sus familiares como fue el caso de Flores y Miel. Noboa fue el vicepresidente de Mahuad, responsable de la dolarización y el feriado bancario. Una vez destituido Mahuad por el pueblo, Noboa asumió la presidencia en la cual cambió los bonos Brady por bonos Global de deuda externa, con un perjuicio económico para el país, así como fue responsable de las leyes privatizadoras Trole I y Trole II, tal como lo explica el ex candidato socialista Diego Delgado Jara.

Esos fueron los selectos invitados en la UDLA.

Tampoco se debe olvidar que fue Sixto el que entregó la Orden Nacional al Mérito en el grado de Gran Cruz del Gobierno Nacional del Ecuador, en el año 1996, a Larreátegui, así como a otros miembros de su círculo entre los que se encontraba la corrupta Ana Lucía Armijos.

Más allá de haber sido parte del círculo íntimo de Sixto Durán Ballén, ¿cuáles fueron los méritos de Carlos Larreátegui para recibir tal condecoración? Ningún aporte para el país.

Nada de esto debe causar sorpresa: Obama es premio Nobel de la Paz, pese a que ha aumentado el gasto militar de EEUU, continúa la invasión a Afganistán e Irak y ha demostrado ser un guerrerista igual o peor que Bush al autorizar la invasión a Libia. Es lógico, la institución burguesa del premio Nobel debía premiar a uno de los suyos.

Bajo la misma lógica, la institución burguesa de la UDLA, no podía dejar de premiar a uno de los suyos, como es el caso del ex presidente del gobierno español José María Aznar. Tal vez también lo hagan más adelante con Uribe, otro más del grupo de ex mandatarios criminales, fascistas y neoliberales.

La UDLA fue fundada por empresarios neoliberales chilenos y ecuatorianos. Sus actividades académicas las inició en 1994. Bajo el gobierno de Durán Ballén se oficializó el funcionamiento de la Universidad, que adaptó el modelo de educación de la UDLA de Chile al Ecuador.

Su misión: formar profesionales dóciles al sistema, que trabajen para el sostenimiento y fortalecimiento del capitalismo.

En el mes de septiembre el Consejo Superior de la UDLA decidió por unanimidad otorgar el doctorado a Aznar en “reconocimiento a su invalorable aporte cívico, ético y político a favor de las libertades y la democracia en el mundo”. En la ceremonia celebrada el día martes 11 de octubre de 2011, la presentadora de la UDLA dijo, en tono solemne, que esta entrega se hacía a personas por su intachable trayectoria.

Larreátegui, en entrevista publicada por el periódico HOY señaló que “José María Aznar es un referente mundial, por su acérrima defensa de la democracia representativa, de la institucionalidad de los estados, de las libertades, de las relaciones positivas entre naciones en la era de globalización. Ha sido un luchador y ha reivindicado la política como una actividad ética indispensable para el desarrollo de los pueblos.”

El periodista Diego Oquendo, el día 12 de octubre de 2011, manifestó que se trataba de un reconocimiento “justo” para Aznar. Mientras, la prensa concedía amplios espacios para difundir las ideas del fascista Aznar, tal como lo han hecho los periódicos El Comercio, El Universo y HOY de Ecuador. Otras universidades privadas en el mundo le han entregado este reconocimiento a José Aznar. Con este, ya suma doce.

Así, sin ningún análisis de la figura de este personaje, pretenden ocultar la realidad y hacernos tragar que Aznar es un buen hombre, casi un santo. Lo que la industria mediática y los directivos de la UDLA ocultan es que Aznar es un fascista, corrupto y guerrerista.

Datos precisos:

Aznar autorizó el envío de tropas españolas a Irak y Afganistán para respaldar la criminal invasión yanqui a esos países. Aznar mintió sobre los atentados perpetrados en la estación del metro de Atocha en marzo de 2004, acusando a ETA con el claro propósito de obtener réditos políticos que le condujeran a la reelección en ese entonces como presidente, utilizando para ello la misma estrategia de Bush de la supuesta lucha contra el terrorismo. Aznar mintió a los españoles y al mundo que desconocía que en Irak no había armas de destrucción masiva, tal como lo afirmaba la propaganda de EEUU. Aznar autorizó los vuelos secretos de la CIA que transportaron a personas que fueron secuestradas y torturadas en las cárceles secretas de esta organización criminal en Europa y en Guantánamo. Aznar ha abogado porque se lleve a cabo una invasión militar contra Cuba.

En cuanto al “milagro económico” que supuestamente se produjo en la época de Aznar en España, Aníbal Garzón Baeza señala que “la política económica aznariana se basó en una estafa piramidal como fue la burbuja inmobiliaria promovida desde el poder a mediados de los 90 (ley de liberalización del suelo, incentivos fiscales compra de vivienda, bajón repentino en los tipos de interés, etc.), todo lo cual terminó explotando, con la gente en la calle y para más INRI endeudada de por vida.”

De igual manera, dice Aníbal Garzón, “su política económica se basó en la obtención de fondos a cuenta de malvender las grandes empresas públicas como Telefónica, Repsol, Cepsa, Tabacalera, Argentaria, Endesa, etc. mientras invertía la mitad en I+D de lo que invirtió el actual gobierno (que ya de por sí es muy poco). Ahora esas empresas nos sablean desde su posición de monopolios privados”, concluye Garzón.

Ese es el “modelo sensato de la economía” que hoy el fascista Aznar quiere vender a Latinoamérica y el mundo, a través de sus conferencias. Estas son las cosas que falsimedia y la podrida institución universitaria burguesa ocultan sobre este remedo del führer.

Frente a esto cabe hacer una breve reflexión sobre el papel de las universidades y sus académicos. Dice Fernando Buen Abad Domínguez que:

La maquinaria “educativa” financiada por la burguesía, en todos sus niveles y extensiones, (y con excepciones honrosas) es una maquinaria de guerra ideológica empeñada en sistematizar, en las aulas, los modos y los medios para amaestrar personas, para inocular la ideología de la clase dominante disfrazada con “prestigio científico” y para hacer tragar a los pueblos la “dignidad culterana” de las más vergonzosas teorías pseudocientíficas, y los más bochornosos exorcismos al capitalismo. Diariamente un ejército de “educadores” serviles infesta los espacios “académicos” (públicos o privados) para hacer creer a los “estudiantes”, gracias a un salario mayormente mediocre, que el “saber”, autorizado por las oligarquías y sus instituciones, es la verdad revelada que los conducirá a un futuro de “bienestar” a cambio de entregar su cerebro con docilidad y servilismo. Espejismos del cuentapropismo académico parasitario y decadente. Y lo avalan con títulos de pre-grado, grado, post-grado… el fetichismo de los títulos académicos.

Ese modelito de falacias y extorsiones “educativas”, ¡institucionales!, ha tendido trampas “lógicas” a diestra y siniestra para garantizar la sobrevivencia de un monstruo burocrático costoso, anacrónico, anti-democrático, autoritario y discriminador basado en reproducir en las aulas les relaciones obrero-patronales. Todo revestido con palabrería “científica” para hacer creer que es “conocimiento” cierto, ese magma de ignorancia, limitaciones y petulancia que desparraman diariamente millones de “educadores” cómplices de la farsa. Eso, claro, con la bendición de los jefes que no son menos serviles, ni menos cómplices, ni menos ignorantes que sus súbditos “cultos”. Aunque “administren” o “gerencien” bien. (En El Capitalismo, su “Educación” y sus “Educadores”)

Palabras precisas para describir y explicar una realidad objetiva, concreta: las instituciones universitarias, bajo el sistema capitalista, sean públicas o privadas, están al servicio del mercado y no de la sociedad como tanto pregonan.

En las universidades se reproducen no solo las ideas que a la clase dominante le interesa que se conozcan, muchas de ellas encubiertas con fraseología seudocientífica, sino que se forman a profesionales serviles, dóciles al sistema, gracias a las enseñanzas que sesudos académicos, en todos los campos, les proporcionan.

¿Cabe preguntar si las y los estudiantes de la UDLA de Ecuador fueron informados sobre las acciones criminales de Aznar o si simplemente se les presentó la imagen de santo que le dio Larreátegui?

Decía Aníbal Ponce que los intelectuales al servicio del sistema no son otra cosa que una mezcla de esclavos y mercenarios, lo cual calza con precisión para muchas profesoras y muchos profesores universitarios que, creyéndose una especie superior, pretenden formar mentes sumisas, acríticas entre el estudiantado.

Para lavar su imagen quieren hacer creer a sus estudiantes que ellas y ellos cumplen una labor social. Nada más alejado de la realidad.

La gran mayoría, profesionales asalariados de la Academia Universitaria, sirven a sus amos fielmente, porque tienen miedo a que se les impida publicar sus escritos, a que se les quite el dinero que reciben para sus trabajos académicos. En otros casos, son los mismos empresarios, como en el caso de la UDLA, los que imparten las clases. Ya se podrán imaginar qué clase de ideas transmiten a las y los estudiantes: el capitalismo es el sistema superior al que puede aspirar la humanidad, las intervenciones de EEUU son de carácter humanitario, la lucha de clases no existe, etc.

Estas universidades están directamente vinculadas a los proyectos imperiales y al sustento del orden burgués. En la década de 1960 un grupo de sociólogos, antropólogos, psicólogos participaron en el desarrollo del Plan Camelot, proyecto del imperialismo yanqui para contrarrestar, detener y reprimir la lucha popular. El Plan Camelot fue elaborado como parte de las actividades que más adelante conducirían al golpe fascista en Chile, en 1973.

Hoy las universidades y sus académicos mantienen estrechas relaciones con la USAID, la NED, el Instituto Republicano Internacional, la Fundación Heritage, la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales de Aznar, entre otras. Ellas financian, en muchos casos, sus actividades.

Las instituciones de educación superior y su cuerpo docente tienen como propósito la despolitización de la juventud, su desmovilización. Su interés es convertir a la academia, como señaló el pensador marxista Agustín Cueva, en torres de marfil alejadas de la lucha popular.

La actividad política está reservada solo para un grupo selecto, parte de la élite, según el discurso de la sociología burguesa, mismo que será el encargado de la dirección política en cada sociedad en la que se formen. Por ello preparan sus cuadros, les conceden becas y les financian sus estudios como hace el instituto CATO internacional con jóvenes de la burguesía y clase media venezolana.

Todas estas organizaciones promueven las ideas burguesas, en defensa del mercado, de la explotación asalariada y del imperialismo.

Hay que cuestionar y desenmascarar las acciones que en este sentido se llevan dentro de las instituciones de educación superior.

Hoy la UDLA entrega un doctorado a un fascista. En 2004 la Universidad Andina invitó como expositor al agente de la CIA Carlos Alberto Montaner, gracias a los buenos oficios de César Montúfar. La Universidad Central condecoró a Lucio Gutiérrez en la época de Olalla, mientras que el actual rector mantiene relaciones muy amistosas con funcionarios de la embajada norteamericana y el Departamento de Cultura propicia la exposición, nada inocente, del cine sionista. A todo ello hay que sumar el mutismo permanente por parte de las autoridades universitarias frente a los problemas sociales, nacionales e internacionales. Y las y los docentes, en su mayoría obsecuentes con el poder, que no han protestado y han aceptado dócilmente que se atenten contra principios democráticos al dejar pasar que no haya elecciones de las autoridades universitarias en cada facultad, sino que éstas sean elegidas por designación por el rector de la Universidad Central del Ecuador, tal como lo hace el Papa con sus cardenales.

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Oviedo, en el año 2010, le expresaron claramente a Aznar que es un “asesino, fascista y terrorista”. Este intachable fascista, que le gusta colocar los bolígrafos dentro de los escotes de las reporteras para callarlas, también les sacó el dedo en forma ofensiva a las y los estudiantes. De esto no dice nada falsimedia. Claro, no se trata de Chávez, porque si no ¡hubiese ardido Troya! Los diarios El País y El Mundo, justificaban, en cierta forma, que Aznar se haya cabreado. En definitiva, las y los estudiantes que se manifestaron en su contra no fueron políticamente correctos para el establishment.

La juventud universitaria debe deslindarse de las ataduras alienantes de la institución universitaria y sus docentes. Es hora de levantarse. La preparación teorética solo conduce al misticismo y la formación pragmática a conductas individualistas. Hay que conjugar la teórica adecuada, con la práctica consecuente. No solo se trata de comprender, sino de transformar el mundo, dijo Marx. La juventud chilena ya empezó a trazar el camino, igual lo están haciendo en Colombia las y los estudiantes con grandes movilizaciones contra el gobierno de Santos.

Es urgente la tarea de des-Aznar la academia universitaria y esto solo se logrará con la lucha social y la implicación con la causa de los pueblos.

DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO
John Reed.
PREFACIO DEL AUTOR Este libro es un trozo de historia, de historia tal como yo la he visto. (...)
TORTURADORES & CIA.
Autor: Xabier Makazaga.
MEMORIA DE UNA GUERRA Perú 1980-2000
FICHA TÉCNICA Análisis histórico-político Páginas: 321 Año: Abril 2009. Precio para (...)