24 de agosto de 2019

INICIO > LATINOAMERICA > Perú

La bronca es entre matones del mismo barrio.

A BALAZOS SE DEFINEN LAS ELECCIONES EN PERU.

Por: Luis Arce Borja.

27 de mayo de 2006

En anteriores oportunidades hemos dicho que la sociedad oficial del Perú esta plena crisis, cuya expresión política esta reflejado por el carácter lumpenizados de los partidos políticos del medio oficial. Esta apreciación no es exagerada y se puede ver con suma claridad en las etapas electorales cuando la descomposición alcanza niveles escandalosos. Esta situación salta a la vista en la disputa electora entre Alan García como Ollanta Humala. Ambos pretendiente al palacio presidencial han sacado a relucir sus métodos delincuenciales y de los bajos fondos. No hay que olvidar que en Perú el Estado es un botín que se reparte cada cinco años entre esas bandas políticas que participan en las elecciones generales.

“La competencia electoral tomó el giro más peligroso. Del clima de agresión verbal desatado en los últimos días por Ollanta Humala, ayer la intolerancia dio paso a la violencia armada. En el Cusco, militantes del Apra y de Unión Por el Perú (UPP) protagonizaron un enfrentamiento en diversas calles de la Ciudad Imperial que dejó un saldo de seis heridos, tres de ellos con impactos de bala. Se trata del hecho más violento en lo que va de la campaña. Sin duda, un punto de quiebre, dado que existe el riesgo de que este clima de intolerancia se desborde en más hechos de violencia que no puedan ser controlados por los propios líderes del Apra y de UPP”. Información del diario La República, Lima 26 de mayo 2006.

Alan García y Ollanta Humala tienen sus propios paramilitares y sus matones a sueldo. En el caso de García ahí están los famosos “búfalos” guardia de choque que fueron organizados en los años 1930 por el mismo Víctor Raúl Haya de la Torre (fundador del partido aprista) y desde esa fecha han violentado universidades, sindicatos, organizaciones campesinas y centros urbanos y populares. A punta de cachiporra y balazos los “búfalos” apristas han asesinado a decenas dirigentes sindicales y luchadores sociales. Jorge Idiaquez, el “búfalo Pacheco, el “Moncherito”, o el “chito Ríos”, solo para mencionar algunos de los mas afamados matones del APRA. El “chito Ríos”, fue uno de los “búfalos” que en 1986 puso un mortal coche bomba contra El Diario, y que durante todo el gobierno de Alan García Pérez (1985-1990) integró el “comando Rodrigo Franco”, que organizó y dirigió Agustín Mantilla ministro del interior del régimen de Alan Garcia.

Por su parte Ollanta Humala, militar de carrera y ducho en acciones de represión y asesinatos (se entreno en la época de Fujimori), ha organizado su propia banda armada a partir de la participación a sueldo de los “reservistas”. Como se sabe estos “reservistas son ex soldados que tuvieron activa partición en la guerra contrainsurgente que dirigieron las fuerzas armadas en el periodo que va desde 1980 hasta cerca del 2000, cuyo saldo fue cerca de 70 mil muertos y de ellos cerca de 50 mil a cargo de los militares y policías. Junto a estos ex soldados participan como cabecillas ex generales del ejército que desde 1980 para adelante ocuparon altos cargos en el aparato militar represivo. Por ejemplo basta mencionar al general EP (r) Ludwig Essenwanger Sánchez jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) en el periodo 1981 y 1982, y que hoy es asesor en materia de Defensa del grupo político de Humala. Este general es tío del capitán de fragata AP (r) Hans Essenwanger Ballesteros, quien fue secretario personal del comandante general de la Marina, Américo Ibárcena Amico (actualmente preso por corrupción), vinculado a Vladimiro Montesinos.

Hay otros militares que vale mencionar. Por ejemplo el capitán de fragata AP (r) Carlos Valencia Guerra, el coronel FAP (r) Benigno De La Cruz Aguado y el coronel EP (r) José Goicochea Cacho, todos de las apocas mas sanguinarias de las fuerzas armadas. Pero si eso no es suficiente hay que referirse a Gonzalo García Núñez, que participó como candidato a la primera vicepresidencia en la lista de Ollanta Humala. Este personaje con algunas cuentas con la justicia peruana fue en la década del 60 y 70 “búfalo” del Comando Aprista de la Universidad de Ingeniería (UNI. Pero Gonzalo García, no solo fue matón del APRA. Durante el régimen de la dictadura militar de Velasco Alvarado (1968-1975) participó junto con Javier "pocho" Tantalen, Guiulfo, Angel de las Casas, Salomón Lerner Ghitis y otros conocidos apristas en la acciones vandálicas del Movimiento Laboral Revolucionario (MLR) que organizo la dictadura para controlar criminalmente las organizaciones de los trabajadores. Una nota aparte merece Lerner Ghitis que de aprista saltó al puesto de viceministro de Industrias en la época de Velasco, y que actualmente es el encargado de hacer las coordinaciones entre Humala y los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional.

Las actitudes violentas y delincuenciales de ambos candidatos es de carácter ideológico, y de formación política. Tiene que ver con la esencia reaccionaria e intolerantante de las fuerzas armadas y del Partido Aprista Peruano (Apra). Tanto García como Humala se sienten depositarios del legado de Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador del APRA y conocido anticomunista visceral que en su tiempo utilizo su partido como fuerza de choque los grupos de poder del Perú. En el caso particular de Ollanta Humala, él proviene no de las canteras más cultas y democráticas del Perú. Al contrario él se forma en los inmundos claustros y cuarteles del ejército, donde se adiestra para el crimen y la represión. Y donde la formación de sus cuadros y oficiales se sustenta en un anticomunismo primario y en la defensa de los intereses de los grupos de poder y del imperialismo.

Bruselas, 26 de mayo 2006.