10 de noviembre de 2019

INICIO > OTRAS SECCIONES > Especiales

CRISIS MUNDIAL Y CRISIS DE DIRECCION POLITICA

Por: Frente Estudiantil Revolucionario de San Marcos (Perú).

22 de noviembre de 2008

Retomando el Camino Democrático.

La comisión de prensa y propaganda del Frente Estudiantil Revolucionario reproduce un trabajo elaborado por los compañeros del circulo de estudios 23 de mayo de Ingeniería Mecánica de Fluidos, en el se hace una sumaria pero concisa exposición del proceso seguido para llegar a la actual crisis Norteamericana y de igual forma se señala de manera certera la causa fundamental de la actual crisis económica.

Razón tienen los compañeros al señalar que la crisis formalmente se origina en los préstamos de dinero a personas insolventes, generándose con ello la llamada "burbuja inmobiliaria" esto porque la causa fundamental de la presente crisis responde a la esencia misma del capitalismo, a la contradicción interna del imperialismo, a su carácter monopolista, parasitario y agonizante.
Debe remarcarse que es la segunda crisis general de la globalización con la diferencia que el epicentro de la actual se localiza en la entraña misma de los EEUU, la primera, la de los años 90 del siglo pasado, se localizo en los países del Asia. Esta ubicación implica una mayor repercusión de la crisis a nivel internacional, EEUU representa un cuarto del PBI a nivel mundial, de hecho prácticamente los EEUU ya entro en franca recesión "contagiando" ello a otras potencias imperialistas como Alemania, Inglaterra, Francia, Japón y afectando el crecimiento económico de países como China e India. Los llamados países emergentes y las naciones oprimidas no pueden escapar a esta crisis general que básicamente se descargara sobre ellas.

La crisis actual tiene su origen fundamental en el modo de producción capitalista, en la contradicción fundamental del régimen capitalista entre el régimen de producción social y la apropiación capitalista privada lo cual es la causa de las crisis económicas cíclicas. Debe tenerse en cuenta que globalización implica una mayor socialización de la producción y una mayor apropiación de la riqueza en pocas manos.

Esta crisis repercutirá inevitablemente en países como el nuestro y convergerá con el propio ciclo económico del capitalismo burocrático en el Perú cuya ley es entrar en crisis económica en la segunda mitad de cada década.

Esta crisis económica, como se ha dicho, recaerá básicamente sobre los países y naciones oprimidas del mundo entero, lo cual agudizara la contradicción principal imperialismo – naciones oprimidas además de agudizar las contradicciones interimperialistas por el reparto del mundo. De hecho el actual recorte presupuestal en el Perú, diseñado y ordenado por el FMI, afecta principalmente a las masas trabajadoras de nuestro pueblo.

Aunque huérfanos de una acertada dirección política esto por la carencia de verdaderos Partidos Comunistas las masas del mundo entero desenvolverán luchas contra los efectos de la actual crisis y en nuestro país ello se traducirá en la lucha por los derechos fundamentales del pueblo peruano.

SOBRE LA CRISIS FINANCIERA

Estamos atravesando una crisis financiera Norteamericana, tan grave como la que se dio en 1929, pero de una magnitud y complejidad mucho mayor. Esta crisis que se desató en EEUU ahora es global, golpeando a las principales economías del mundo y con mayor énfasis a los países de economías emergentes y pobres, por su alta vulnerabilidad ante variaciones radicales como estas.

La crisis financiera Norteaméricana tiene su origen formal en los préstamos de dinero a personas insolventes para que se puedan comprar una casa. Estos préstamos fueron luego "empaquetados" como bonos, que recibieron un calificativo AAA por las agencias calificadoras de riesgo, y vendidos por los bancos de inversión, no solo en EEUU sino en todo el mundo.

No hubo transparencia de parte de los bancos sobre estos prestamos porque su objetivo central era obtener altas rentabilidades, del 25 a 30%, más del doble que la del sector industrial. Estos señores no eran alquimistas modernos que podían obtener oro donde lo no había, sino "estafadores de saco y corbata" de esos que abundan en todas partes del mundo (y en nuestro país hay muchos ilustres de esos) pregonando que "el neoliberalismo es el mejor sistema", "que el estado no debe intervenir en los mercados", "que la regulación exhaustiva solo pone trabas al crecimiento económico", entre otros disparates.

Con la intensión de evitar que la crisis sistémica se propague con mayor rapidez, han tenido que nacionalizar Fannie Mae y Freddie Mac (los dos gigantes del mercado hipotecario EEUU) en el cambio de régimen más radical de las últimas décadas en temas financieros y económicos globales. EEUU, que apoyó agresivamente la política de privatización de las empresas estatales, ahora abandona la política de los beneficios del mercado y la libre empresa, ¿qué pueden decir ahora los paladines de la privatización nacional? Esta ha sido la nacionalización más grande de la historia de la humanidad: ha aumentado los activos del Estado Norteamericano en US$ 6 billones, así como sus obligaciones de deuda pública en otros US$ 6 billones.

La burbuja financiera estalló y la crisis financiera entró en su pico más elevado. Podría decirse que perdieron los bancos y también los prestatarios. Con una diferencia: como la quiebra del sistema financiero ha dado lugar a una crisis sistémica, los paquetes gubernamentales de salvataje (con el dinero de todos los contribuyentes) salvan a los grandes accionistas pero no a los pequeños que compraron su casa. Lo que ha dado origen a un nuevo capítulo de una historia tan antigua como la alquimia: cuando hay ganancias, éstas son privadas, pero cuando hay pérdidas, éstas se socializan.

Sin embargo esta crisis económica global es un proceso inherente al capitalismo y a su forma de generar riqueza, estando siempre en desequilibrio constante a lo largo de su historia, teniendo períodos de auge económico y de recesión. Estos períodos de crisis cada vez más agudos y complejos tienen una causalidad interna que supera largamente los errores que puedan cometer los tomadores de decisiones de política económica.

En estos momento es crucial tener en claro los orígenes de esta crisis. Una de las causas centrales es que el sector financiero ha tomado preeminencia sobre el sector industrial, cuyos principales indicadores de rentabilidad no han recuperado los niveles de los años 70. Es así que el capital financiero, sin regulación alguna "creo" toda clase de nuevos "vehículos financieros" sin soporte alguno dándole ganancias extraordinarias, pero ficticias, pero sobre todo dolosas y criminales.

Pero, ¿porque una crisis que se desarrolla a miles de kilómetros de aquí nos debe preocupar tanto?; la respuesta es simple: porque nosotros pagaremos los platos rotos. Nuestra económica es una economía dependiente, sujeta al crecimiento y desarrollo de otras, siendo una de las más preponderantes la norteamericana. La crisis norteamericana traerá como consecuencia el retraimiento del mercado mundial debido al peso relativo que la economía norteamericana tiene. Los países con economías sólidas podrán sobrellevar esta crisis de mejor manera dando mayor prioridad al mercado interno, sin embargo el Perú que tiene un mercado interno insipiente (debido una política económica nefasta) y que tiene a la exportación de minerales, textiles y agroindustria a su mejor fortaleza, será golpeada fuertemente, disparando así los indicadores económicos inevitablemente (la inflaciones es uno de ellos) afectando directamente a los sectores más necesitados de nuestro país.

Circulo de Estudios 23 de Mayo de Ingeniería Mecánica de Fluidos.